Edredones ajustables

Edredones ajustables

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Edredones ajustables:la guía Westwing

Los edredones ajustables son un tipo de ropa de cama que nunca deja de estar vigente porque ofrece muchas ventajas, sobre todo en cuanto a lo práctico. Y además, en lo que respecta al estilo, no tienen problemas en combinar con sábanas, cojines o cortinas, puesto que cualquier color o estampado es perfectamente aplicable a ellos.

Si necesitas un pequeño empujón para elegir tu modelo perfecto, echa un vistazo al catálogo de edredones ajustables que encontrarás en Westwing. Solo tendrás que registrarte para poder explorar en esta variedad de colchas tan inspiradoras.

Cómo son los edredones ajustables

Los edredones ajustables son aquellos que mejor se amoldan al colchón. Para ello, cuentan con una o varias gomas elásticas dispuestas en las esquinas de los pies, que van remetidas por debajo del colchón. La parte de la cabeza puede ser recta o también contar con otro sistema ajustable, normalmente de cremallera para que una vez abierto, la persona se pueda arropar más cómodamente con el edredón.
Estos edredones ajustables no suelen tener fundas extraíbles y el tejido de la tela externa que encierra el relleno suele ser de algodón o de material sintético, siempre de tacto suave. Sin embargo, cada vez es más frecuente encontrar modelos hechos con franela en su parte exterior, interesantes para los más frioleros.

Cuándo se prefieren los edredones ajustables

Los edredones ajustables se imponen como primera opción en muchos casos. Estas son algunas de las situaciones en los que un edredón de este tipo es muy recomendable:

  • En camas de niños: los edredones ajustables infantiles dan mayor calidez porque evitan que el frío entre por los pies. Así te aseguras de que duerman calentitos toda la noche. Existen modelos de distinto grosor para zonas más cálidas o frías.
  • Para camas nidos: en estos casos, los modelos ajustables son menos abultados y ayudan a que la cama entre en su posición una vez recogida.
  • Para habitaciones pequeñas: las fundas nórdicas o los edredones no ajustables sobresalen del colchón, ‘robando’ un espacio muy valioso en habitaciones pequeñas o estrechas. Con un edredón ajustable, no solo solucionas esta contrariedad, sino que además ofreces un aspecto ordenado y puedes usar la cama como sofá.
  • Para literas: las literas es una de las camas más divertidas que pueden tener los niños. A todos nos encanta subirnos a la cama de arriba o quedarnos bien cobijados en la de abajo. Pero no siempre es fácil hacer la cama y además conseguir un resultado óptimo. Por eso, en el caso de las literas, resulta especialmente práctico dispone de un edredón ajustable, para evitar que nos queden arrugas o picos que sobresalgan.

Una buena elección

Los edredones ajustables, resultan muy prácticos en el momento de hacer la cama. Además aporta armonía al resto de la habitación y nos permite usar la cama como sofá durante el día. La ventaja de los edredones ajustables frente a las sábanas y las colchas, es que nos permiten hacer la cama con más rapidez y no es necesario alisarlos varias veces para conseguir un resultado pulido.

Los edredones ajustables son la opción perfecta para que tus hijos empiecen a hacer la cama cada mañana. El sistema como ya hemos dicho antes, es muy sencillo y los materiales agradables, por lo que no habrá excusas para que la cama no esté hecha.

En estos casos y en otros muchos, los edredones ajustables te convencerán. Compruébalo con los modelos que te trae Weswing

Próximas campañas