Esponja

Esponja

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Esponja:la guía Westwing

Cuando se trata del cuidado de tu piel, toda precaución es poca. Pese a que nos parezca increíble, accesorios de baño tan simples como una esponja inciden en la belleza de tu piel. No sólo importa el gesto que hagas para limpiarte, sino también la esponja en sí. Dependiendo de la esponja que elijas, obtendrás un mayor o peor resultado.

El cuidado de nuestra piel es un tema muy serio, tanto de salud como de estética. Cuando usamos la esponja sobre nuestra piel, eliminamos las células muertas de ésta, pero ¿hace tu esponja un buen trabajo? En Westwing te damos las claves para descubrir qué tipo de esponja es la indicada para ti. En Westwing queremos que te veas radiante, así que no dejes de mimarte con nuestra variedad de sales de baño y crema de ducha.

ALGUNAS ESPONJAS: NATURALES, SINTÉTICAS Y DE BORLAS

Las esponjas naturales, las sintéticas y las esponjas de borlas no limpian en profundidad la piel debido a que son demasiado suaves. No obstante, son perfectas para las pieles sensibles y delicadas, pues no les irritan la piel. Aun así, es recomendable usar un exfoliante corporal una vez a la semana.

DIME EL TIPO DE PIEL QUE TIENES Y TE DIRÉ TU ESPONJA IDEAL

Hay personas que tienen la piel normal e incluso muy dura. Si este es tu caso, no utilices esponjas suaves. Te pueden resultar muy cómodas al tacto, pero recuerda que si la esponja no “rasca”, la suciedad no se va. La solución seguro que te satisface: puedes tener la comodidad y la suavidad de la esponja a la vez que la función de limpiadora en un mismo producto. ¿Cómo? Con las esponjas de doble cara: una suave y otra de material granulado. Puedes usar una parte u otra de la esponja en función de la zona que estés limpiando. Por ejemplo, en partes del cuerpo de piel más final, como el escote, utilizarás la cara suave de la esponja, mientras que en partes de piel más gruesa, como la espalda, usarás la cara más dura.

Las personas que tienen la piel grasa, tienen más dificultades para eliminar el exceso de sebo, por eso hay que insistir mucho en la limpieza corporal. Elige un buen gel de ducha y hazte con un guante de crin o una manopla exfoliante. En este tipo de pieles es posible frotar con una esponja contundente para mantener la piel libre de células muertas y suciedad gracias a que no se irritan con tanta facilidad.

¿CÓMO SABER SI SE ESTÁ USANDO LA ESPONJA CORRECTA?

Para empezar, estarás usando la esponja correcta, si ésta no te irrita o daña la piel. Si te pasa esto, cambia inmediatamente de esponja. Si, por el contrario, estás usando la esponja correcta, notarás la piel limpia y lisa. La esponja ideal eliminará los granitos de la piel y además, reactivará la circulación sanguínea.

Elige la esponja que mejor se adapta a tu piel y no olvides que una esponja bien elegida y usada es un arma de belleza infalible.

Próximas campañas