Estanterías cromadas

Estanterías cromadas

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Estanterías cromadas:la guía Westwing

Además de la multitud de materiales de los que disponemos hoy en día la gran diversidad de técnicas y acabados que existen hacen que podamos elegir entre una gran variedad a la hora de seleccionar nuestros muebles. ¿Has oído hablar del cromado? ¡Es un básico presente en más objetos de los que crees!

En Westwing no queremos dejar pasar esta oportunidad y hablarte de las estanterías cromadas, una buena opción para la despensa o la cocina. Toma nota de nuestros consejos sobre las claves de estas estanterías y sobre el cuidado y mantenimiento de las mismas y conseguirás resultados inmejorables en tu mobiliario.

ESTANTERÍAS CROMADAS PARA TU COCINA

Cada estilo decorativo tiene sus características propias y tiene un objetivo concreto, unas sensaciones que crear o sentidos que despertar. Hoy en día, una de las cualidades más buscadas en la decoración de interiores es el brillo ¡y el cromado te lo ofrece! Mediante esta técnica se crea una fina capa de cromo sobre otro metal como el acero o también sobre el plástico y forma un resultado brillante y muy demandado, sobre todo en la cocina.

Las estanterías cromadas son muy útiles tanto en la despensa como en la cocina ya que te darán la posibilidad de almacenar y ordenar todos tus alimentos de una forma higiénica y con estilo. Además, las estanterías cromadas al no disponer de baldas o estantes de base gruesa y consistente, ofrecerán una sensación de mayor amplitud y claridad, al dejar pasar la luz. ¡Y las estanterías cromadas no son los únicos muebles que pueden tener esta técnica! Las mesas y sillas cromadas son muy comunes en la cocina y la combinación de estos muebles creará un espacio luminoso con el brillo como protagonista.

MANTENIMIENTO DE LAS ESTANTERÍAS CROMADAS

Las estanterías cromadas necesitarán un cuidado individual sencillo para que permanezcan como el primer día. Además de limpiar estas estanterías cromadas con un paño mojado o el plumero, como en el reto de muebles, hay que prestar especial atención a que la capa de cromo no se desprenda, por lo que es aconsejable que cada cierto tiempo se le aplique una capa de vaselina con la ayuda de un paño de algodón. A continuación, hay que pasar un paño húmedo con agua caliente y por último secarlo con un trapo absorbente y las estanterías cromadas se mantendrán como el primer día. ¡Brillarán como nunca!

Las estanterías cromadas son una buena opción para la cocina y con un sencillo cuidado las tendrás como nuevas por muchos años. ¿Quieres descubrir las claves de otras técnicas o acabados? Regístrate en Westwing y descúbrelo.

Créditos: Living4Media