Estanterías de hierro

Estanterías de hierro

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Estanterías de hierro:la guía Westwing

Con el revival del estilo vintage, las estanterías de hierro vuelven a ocupar lugar de honor en la decoración moderna. Los diseños tradicionales han dado paso a muebles mucho más ligeros y, sobre todo, a modelos modernos y con chispa. En cualquier acabado (envejecido, aspecto óxido o cobre) y color (blanco, negro, dorado, azul turquesa, verde malaquita...), las estanterías de hierro son tendencia hoy día.

Si te gustan las estanterías de hierro para amueblar tu casa, no te pierdas las ideas inspiradoras de Westwing. En este artículo encontrarás las claves para adaptarlas a tu estilo decorativo, y consejos de mantenimiento para que luzcan en todo su esplendor.  

PARA CASAS MODERNAS Y CAMPESTRES

Aunque se suelen asociar a los ambientes rústicos, las estanterías de hierro se integran a la perfección en viviendas de estilo contemporáneo. En especial, los modelos con estantes de cristal y estructura acabada en negro o metal. Si las colocas contra la pared, resaltarán del fondo; en mitad de un espacio, serán ideales para dividir zonas.

Por otro lado, las estanterías de hierro con estantes de madera encajan como un guante en casas campestres. Una estantería de forja queda de lujo en un salón rústico, en una cocina campera, en una bodega, en el cuarto de baño… En la cocina, por ejemplo, será ideal para organizar los tarros de especias, de confituras y mermeladas, de legumbres o de pasta, siempre con el contenido a la vista.

En los baños se pueden disponer sobre los estantes toallas dobladas, botes de perfume, objetos de aseo bonitos, etc. Además de un espacio extra de almacenaje, las estanterías de hierro se transformarán en un vistoso expositor.

CÓMO SE MANTIENEN LAS ESTANTERÍAS DE HIERRO

Su mantenimiento es bien sencillo. Para limpiar estanterías de hierro solo es necesario un paño limpio, agua y jabón. Pero si tienes una estantería de hierro que quieres restaurar o modernizar, píntala y quedará como nueva. En el caso de que esté en buen estado, solo deberás eliminar la suciedad antes de aplicar la pintura. Hazlo así:

  • Agua jabonosa. Con un paño humedecido en agua con detergente (lavavajillas o similar) limpia pequeñas secciones de la estantería de hierro. Si el mueble tiene filigranas, usa un cepillo de dientes para acceder a todos los recovecos. Aclara después y seca perfectamente.
  • Cepillo de alambre. Esta herramienta es de gran ayuda para eliminar pintura desprendida. También se puede emplear un papel de lija grueso. Quita el polvo a continuación y aplica la pintura.
  • Pintura. Usa un producto específico para hierro. Las nuevas pinturas se dan directamente, sin necesidad de extender una selladora previa. Con ellas se consigue un magnífico acabado, brillante o satinado y en cualquier color imaginable.

No te quedes con las ganas y busca en Westwing lo último en estanterías de hierro. Encontrarás una selección con el encanto de ayer y el diseño de hoy.