¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Galán de noche:la guía Westwing

¿Quién no ha soñado alguna vez con tener servicio en casa? Alguien que haga el desayuno, que organice la casa, que resuelva todo los problemas y que, por supuesto, se ocupe de planchar la ropa y tenerla preparada cada mañana. Tener servicio en casa puede costarnos una media de 10.000 euros al año por empleado, por lo que solo unos pocos pueden permitirse este gasto. Nosotros hemos encontrado para ti una alternativa económica al mayordomo tradicional: ¡el galán de noche!

En Westwing te damos algunas ideas sobre cuáles son  los mejores galanes de noche que puedes colocar en tu dormitorio. Los hay para todos los estilos, desde madera hasta metal o plástico. El galán de noche es un práctico elemento que nos ayuda a mantener nuestra ropa en orden y sin que se arrugue. ¡Hazte con tu galán de noche!

 

La utilidad del galán de noche

Te despiertas por la mañana y no sabes qué ponerte. Peor aún, tu ropa está arrugada o simplemente no encuentras lo que buscas en el armario. No te preocupes, existe una solución a todos estos problemas; el galán de noche. El galán de noche es un mueble muchas veces olvidado y considerado demasiado clásico para algunos, pero no por eso menos práctico.

Un galán de noche no sirve solo para dejar preparada la ropa del día siguiente, sino también para conseguir poner orden en tu dormitorio. Al llegar a casa y desvestirte, deja tu ropa colgada en el galán de noche en vez de encima de una silla o de tu sofá de mimbre. De esta forma conseguirás que tus chaquetas y pantalones conserven su forma y no se arruguen tanto.

Galán de noche como elemento decorativo

El galán de noche puede ser no solo un mueble funcional, sino también un elemento decorativo. En primer lugar existen -como suele ocurrir con cualquier otra pieza de mobiliario- distintos modelos de galán de noche. Desde los más clásicos, a los más modernos; de distintas maderas, de hierro o de materiales plásticos. Estamos seguros de que encontrarás alguno que se adapte a la decoración de tu dormitorio, ya sea minimalista, vintage, rústica o shabby chic.

También puedes utilizar el galán de noche como un elemento decorativo más, colgando en él alguna pieza de ropa que consideres que da un toque especial a tu dormitorio. Por ejemplo, cuelga de tu galán de noche ese bonito vestido de fiesta que nunca te pones o ese colorido chal. De esta manera consigues alegrar tu dormitorio y personalizar tu espacio.

Próximas campañas