Gargantillas de oro

Gargantillas de oro

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Gargantillas de oro:la guía Westwing

Cuando nos hemos decidido a comprarnos un accesorio o un complemento de muy buena calidad, lo que normalmente conlleva un elevado coste, o queremos hacer un regalo de los que duran toda la vida, uno de los aspectos más importantes que hay que tener en cuenta es la “atemporalidad”. Las gargantillas de oro son unos de esos complementos que no pierden su elegancia a lo largo de décadas.

En Westwing te aconsejamos sobre los distintos tipos y materiales de accesorios que existen y las gargantillas de oro son un acierto seguro. También podrás encontrar otros artículos más concretos como collares boho chic o vistosos colgantes de estilo glam. ¿Quién dijo que en Westwing solo sabíamos de decoración?

GARGANTILLAS DE ORO: UN REGALO PARA TODOS

Las gargantillas de oro vienen estupendamente cuando queremos hacer un regalo de los buenos, ya sea para celebrar un acontecimiento especial en la vida de alguien, o simplemente por amor hacia esa persona. Este regalo es apto tanto para hombres y mujeres de todas las edades, desde bebés hasta personas mayores, e incluso para adolescentes y si queremos redondear el regalo podemos combinar las gargantillas de oro con otros artículos de joyería como pendientes, pulseras, relojes o collares. Algunos de los modelos más exitosos son los siguientes:

  • Cadena veneciana
  • Cadena forçat
  • Cadena de eslabones
  • Cadena cubana
  • Cadena en espiga
  • Cordón salomónico
  • Cordón trenzado

GARGANTILAS DE ORO: ¿AMARILLO O BLANCO?

Si ya nos hemos decantado por las gargantillas de oro, la cosa no acaba aquí y es que ahora viene la pregunta crucial sobre si regalar gargantillas de oro amarillo o blanco. Muchos alegan que el oro blanco es más fino que el amarillo y otorga más clase a quien lo lleva, pero el oro amarillo sigue siendo el metal del lujo por excelencia. A continuación os mencionamos algunas diferencias clave entre ambas opciones:

  • Aspecto: obviamente, la diferencia más notable entre ambos es el aspecto, especialmente el color. El oro blanco además, tiene un color más brillante que el amarillo, siendo este último más mate.
  • Durabilidad: dado que el oro blanco es producto de numerosas aleaciones, los diversos metales aleados con el oro le confieren una resistencia mayor, lo que lo hace más duradero.
  • Precio: el coste es sin duda un aspecto clave para ayudarnos a decidir. De media, el oro blanco supone un incremento de entre el 5% y el 50% con respecto al amarillo, debido de nuevo a su laboriosa producción.

Si buscas información sobre tendencias en moda y decoración, sigue la guía Westwing.