¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Heladera:la guía Westwing

El verano es una de las mejores estaciones del año sin duda. Los días se hacen cada vez más largos, la gente sale a la calle a disfrutar del buen tiempo y es hora de dejar las chaquetas en casa. En verano ya no es tiempo tampoco de bebidas calientes, sino que van apeteciendo refrescos y cócteles. Pero algo que es inseparable del verano son los helados, pues el verano no empieza oficialmente hasta que no probamos el primer helado del año.

En Westwing nos encanta la estación estival y no podemos imaginarnos esta época del año sin el inconfundible sabor de los helados. No obstante, no tenemos por qué limitar los helados a la calle o a las heladerías, sino que un helado sabe todavía mejor si lo preparamos en casa. Para ello puedes ayudarte de una fantástica heladera que hará el trabajo más fácil y también podrás encontrar otros pequeños electrodomésticos de cocina como batidoras y licuadoras para preparar smoothies fresquitos.

SABOR DE VERANO SIN SALIR DE CASA

Hay veces que cuando aprieta una ola de calor insufrible no sabemos dónde meternos para escapar de esas temperaturas inhumanas que azotan nuestro país cada verano. En estos días de extremo calor es cuando nos apetece sin duda un helado fresquito con el que refrescarnos. No obstante, la idea de tener que salir a la calle a buscarlo un día de agosto por la tarde puede no agradarnos en exceso. En estos casos es cuando nos alegramos de tener una heladera en casa. Las heladeras son unas máquinas fantásticas para preparar helados de forma fácil y rápida sin salir de casa.

Si tenemos niños, las heladeras son ideales, ya que los pequeños siempre sienten fascinación por saber cómo funcionan las cosas y ver cómo se pueden preparar en casa ricos helados igual que los que compran en la calle les puede parecer una cosa de magia. Las heladeras son el electrodoméstico perfecto para pasar una tarde de verano estupenda tomando helados en familia.

Heladera

HELADERAS: HELADOS EN UN PERIQUETE

Muchos se preguntarán, ¿pero era imposible preparar helados caseros antes de las heladeras? La respuesta es obviamente no. Los helados son un postre tradicional cuyo origen se remonta nada más ni nada menos que a unos cuantos siglos antes de Cristo en la antigua Persia. No obstante la técnica ha revolucionado una vez más la forma de trabajar en la cocina y las heladeras no se quedan atrás.

Para que el helado quede cremoso y con una buena textura, con o sin heladeras la masa debe mezclarse con aire también y ahí es dónde la heladera entra en juego. Mientras que sin heladeras tenemos que estar constantemente removiendo el helado manualmente y con vigor para que el aire entre en la masa, para luego volver a meterlo en el congelador, sacarlo y vuelta a empezar, las heladeras remueven la masa del helado mientras lo enfrían.

Así solo tendremos que incorporar la masa del helado a la heladera y dejar que las heladeras trabajen para luego tomarnos unos deliciosos y fresquitos helados junto a nuestra familia o amigos. La única preocupación al preparar helados será decidir qué sabor queremos. No hay nada que sepa mejor que un helado casero y si es con heladeras mucho mejor aún.