Hilo

Hilo

Compartir

Hablan de nosotros en
¿Quieres saber más? Lee nuestra guía

Hilo:la guía Westwing

Como todas las fibras naturales, el hilo añade un toque cálido y hogareño a la decoración. La impresión de que al menos una parte de los elementos de una habitación son de factura artesanal suma sensaciones de confort evocadoras de buenos tiempos.

Hay algo inevitablemente vintage en el hilo, ya sea en los objetos fabricados con él o en la ropa de casa. Inscríbete en Westwing y descubre cómo hacer que todo ello juegue a tu favor. ¡Déjate inspirar por nuestros expertos en decoración!

TEJIDOS DE HILO

Ya en el antiguo Egipto, el hilo se consideraba un tejido delicado con el que se confeccionaba ropa para los nobles y para sus casas. Hoy en día, las sábanas de hilo son muy apreciadas por su tacto, sobre todo durante el verano; y existe todo un estilo decorativo basado en la fibra natural. Ambientes campestres, frescos y de espíritu natural se logran aplicando cojines de hilo, o incluso fundas de sofá de hilo. Por supuesto, el hilo también se encuentra en la decoración más tradicional, tejiendo tapices complicados capaces de cubrir paredes enteras.

Como en casi todas las ocasiones, el material no hace el estilo. Es el tratamiento y la combinación del hilo con otros elementos lo que determinará el ambiente de cada habitación. Unas cortinas de hilo, por ejemplo, siempre son perfectas para maximizar la luz que entra por la ventana. Serán el tipo de bordados o estampados así como el largo y otros detalles los que definan su estilo. Por ejemplo, las flores entretejidas darán un aire más tradicional mientras que las formas geométricas suponen un punto más innovador. Y también hay cortinas de hilo de un color plano, por supuesto. Cada una tiene su función.

GRANDES SUPERFICIES Y PEQUEÑOS DETALLES

El hilo es perfecto para confeccionar pequeñas o grandes obras de arte que pueden solucionar la decoración de paredes enteras. A modo de ejemplo, hemos reunido algunas ideas que combinan hilo, fotografía y arte tradicional.

  • Puedes mostrar tus mejores fotografías en una misma pared sin necesidad de taladro. Reúne unas pocas puntas de cabeza estrecha, hilo grueso de colores (o blanco, o trenza varios hilos) y pinzas de madera. Valen pinzas corrientes, pero si has impreso tus fotografías en un tamaño superior al estándar, es mejor que sean grandes para conseguir el efecto más sorprendente. Cuando lo tengas todo, clava los clavos en líneas que no sean paralelas, para crear sensación de espontaneidad. Ya sólo queda colgar las fotos con las pinzas.
  • El punto de cruz es un pasatiempo sencillo al alcance de todo el mundo y que da unos resultados perfectos. Cuadros de todo tipo decorarán las paredes de tu casa. La variedad de dibujos es infinita e incluye reproducciones en hilo de algunas de las obras de arte más reconocibles de la historia.
  • Emplea bovinas de hilo para decorar los marcos de fotografías que ya tengas muy vistos. La forma vintage de las bovinas, los diferentes tamaños y los colores del hilo crearán auténticos hervideros de color y por tanto habitaciones muy divertidas y personales. Es una solución ideal para el cuarto de los niños.

El hilo es versátil y cada día surgen nuevas maneras de emplearlo en decoración. Para estar al tanto de todas ellas, regístrate en Westwing,