Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Cómo decorar con cajas de vino tinto

Un revistero, una mesilla de noche, una estantería, un macetero… Decorar con cajas de vino ofrece infinidad de posibilidades. Con un poco de creatividad e ingenio, y poniendo en práctica la filosofía DIY (Do it yourself), podemos sacarle mucho partido a una caja de vino. No dudes en aprovecharlas, sobre todo si quieres darle un sencillo toque vintage o rústico al espacio. 

Las cajas de vino tienen muchas historias que contar 

Las cajas de vino de madera son uno de ese tipo de objetos de los que nos cuesta desprendernos. Será tal vez por su elegancia y porque es en ese tipo de cajas en las que precisamente se regalan los mejores vinos.  

La madera, y más particularmente el roble, es también el material donde tradicionalmente maduran los vinos más especiales. El vino madura en barrica de madera cuando queremos aportarle complejidad y matices de sabor y aroma, haciéndolo aún más especial. 

Una caja de vino de madera probablemente habrá albergado un buen vino que nos recuerda a una persona o a un momento especial de nuestra vida. Utilizarla como elemento de decoración puede ser una buena forma de inmortalizar ese recuerdo y dotar de historias nuestro hogar.  

Utiliza las cajas de vino tal cual o customízalas a tu gusto 

Aunque las cajas de vino de madera son bonitas de por sí, puedes optar por pintarlas o customizarlas, según el estilo que busques. 

Puedes lijarlas para crear un efecto más vintage y desgastado o pintarlas con el color o los motivos que mejor le vayan a tu espacio. Otra opción es utilizar pintura de pizarra para luego poder escribir mensajes divertidos o inspiradores sobre las cajas o usar la parte posterior a modo de pizarra. 

¿Cómo reconvertir las cajas de vino en originales objetos de decoración? 

Hay cajas de vino de madera de diferentes tamaños y para distintos números de botellas (de una botella, de dos, de tres, de cuatro, de seis…). Tengan el tamaño que tengan, toda caja puede serte de utilidad para decorar. Solo tienes que aguzar un poco tu ingenio. Te damos algunas ideas para comenzar a inspirarte. 

Una estantería de cajas de vino 

La estantería es uno de los objetos más populares que podemos hacer con cajas de vino de madera. Podemos fijarlas a la pared con la abertura hacia fuera, juntarlas entre sí o dispersarlas en el espacio, para componer formas o efectos de decoración sorprendentes.  

Una caja de vino reconvertida en macetero 

Una idea original es rellenar una caja de vino de tierra para obtener una bonita maceta de madera para tus plantas. Eso sí, tendrás que colocar algún aislante para que la madera no se humedezca en exceso. Este original macetero te puede también servir para tener tu mini huerto en casa. Aunque tengas poco espacio en casa, puedes utilizar un macetero hecho con una caja de vino para cultivar algunas plantas aromáticas con las que dar más sabor a tus platos de manera natural.  

Una caja de vino como revistero 

Pintada en el color que más le pegue a tu estancia, barnizada o en su estado original, una caja de vino de madera puede perfectamente cumplir la función de revistero. Si quieres darle un toque original puedes añadirle 4 ruedas, una en cada esquina inferior, para mover el revistero de un sitio a otro con facilidad. ¡Y listo! Ya puedes disfrutar en el salón de tus revistas, pero de una forma más chic y ordenada.   

Un zapatero de cajas de vino 

Otra de los muebles bastante originales que puedes fabricar con cajas de vino es un zapatero. Puedes apilar las cajas o pegar las unas con las otras con un pegamento especial para madera. La ventaja de dejarlas sin pegar es que podrás ir añadiendo o quitando filas, según tus necesidades en cada temporada.  

Y un par de ideas para reconvertir todo un espacio… 

Un recibidor muy original  

El recibidor es la carta de presentación de tu casa. Un lugar ineludible para todas tus visitas. Sorprender con elementos originales en el recibidor es una buena manera de llamar la atención y que tus invitados se lleven una buena impresión. Y qué mejor manera que con unas cajas de vino

Colócalas formando una consola o estantería de tamaño medio y aprovecha el hueco de cada caja para decorar con velas, vaciabolsillos, un jarrón con flores frescas o cualquier elemento que te identifique: libros, discos, colecciones, suvenires… Las cajas de la parte inferior te pueden ser además de gran utilidad para guardar las zapatillas de andar por casa. 

Un cuarto de juegos ordenado 

Una estantería de cajas de vino puede ayudarte a mantener el orden en una de las habitaciones más difíciles de manejar: el cuarto de juegos. Una actividad divertida puede ser pintar con los niños las cajas de múltiples colores o motivos, o bien forrarlas con algún papel con motivos infantiles. Podéis organizar los distintos juguetes por filas, por columnas o utilizar el color o motivos de las cajas como herramienta para que los niños aprendan a identificar en qué caja guardar cada cosa.