Pareja en boda boho

¿Estáis pensando que quizás ha llegado el momento de formalizar vuestra situación de pareja? ¿Queréis casaros, pero no de manera tradicional ni tampoco tan fría como en una boda de Registro Civil? Hay muchas opciones, pero entre todas ellas, hoy nos quedamos con la más veraniega: una boda ibicenca. Si os gusta el mar, el estilo Adlib, la simplicidad y el relax, el estilo ibicenco encajará con vosotros. Aquí tienes 8 trucos y consejos para montar bodas con estilo ibicenco inolvidables. Acompáñanos y empieza a imaginar el que seguro será uno de los días más maravillosos de vuestra vida.

1. Bajo el sol y la luna

¿Dónde situarías una boda ibicenca? En Ibiza, claro, pero en realidad cualquier lugar puede ser ideal para montar bodas con estilo ibicenco, eso sí, hay una condición que debe cumplirse de forma indispensable: el contacto con el exterior. Puede que no puedas hacerla en una playa, pero tal vez sí en el campo o incluso en una azotea. Lo importante aquí es que todo, desde la ceremonia hasta el aperitivo, la comida o la cena y la fiesta nupcial, se celebren al aire libre. El objetivo es conseguir un entorno natural. Aunque también puedes celebrar una boda ibicenca en una iglesia: las ermitas pequeñas, sobre todo en el campo, son ideales para ello.  

2. El secreto está en la sencillez

Una boda ibicenca debe dar la sensación de estar improvisada y algo así no se consigue con complicados montajes. Una pasarela de tela blanca en la arena de la playa, unas antorchas, todo el mundo vestido de blanco y poco más se necesita para crear el ambiente delicado y mágico que se respira en las bodas con estilo ibicenco. Así que busca la simplicidad en todo aquello que elijas para tu boda. Solo así lograrás acercarte a este estilo tan seductor.

3. Dress code Adlib: la moda ibicenca para bodas

Cuando enviéis vuestras invitaciones de boda, tened en cuenta que, si queréis una boda al más puro estilo ibicenco, tanto vosotros como vuestros invitados deberán cumplir un estricto dress code Adlib. Es la moda ibicenca para bodas. ¿De qué se trata? Es un estilo que bebe de los años 70, de la moda hippy que llenó la isla de Ibiza en aquella época basándose en el color blanco y crudo, y en las técnicas artesanales de confección.

La moda ibicenca para bodas nos habla de vestidos y faldas largas blancas, vaporosas y ligeras, en el caso de las chicas, y de conjuntos blancos o de color arena poco ceñidos y muy ligeros, para los chicos. Los materiales orgánicos, el algodón, el lino, los bolillos, el ganchillo, el punto… no pueden faltar en los diseños de la moda ibicenca para bodas. Una moda que refleja libertad, informalidad y una belleza natural y sin artificios.

4.  El altar perfecto para tu boda ibicenca

Si no celebras tu boda en una iglesia, debes buscar un rincón donde situar el altar. Una boda con estilo ibicenco no necesita grandes estructuras. Recuerda: la sencillez es el secreto. Te proponemos que, si la celebras en el exterior, montes una especie de “escenario” de estilo ibicenco. Fácil y bonito. Fíjate: una base realizada con palets al natural o pintados de blanco –puedes tirar pétalos blancos encima– y una pérgola sencilla de madera, que puedas decorar con telas vaporosas, ramas verdes y flores de paniculata –una flor pequeña, delicada y blanca– serán ideales.  

5.  Sillas blancas para tus invitados

Aunque la celebres en la playa o en un prado, tus invitados deben estar cómodamente sentados. Viste las sillas siguiendo la moda ibicenca para bodas, es decir, de blanco. Aunque las sillas sean distintas, con fundas blancas iguales conseguirás un conjunto armónico y con mucho estilo ibicenco.  Puedes decorarlas anudando en la espalda de la silla una rama de paniculata o de la misma flor que utilices para tu pérgola.

6.  Una comida de estilo ibicenco

Si las sillas de la ceremonia deben estar vestidas convenientemente para la ocasión, la mesa no debe ser menos. Largas mesas de madera natural serán ideales para la celebración. Que no falten los bajoplatos de algas para sumar aire marinero al conjunto. Puedes ponerlos sobre caminos de lino, que también vestirán la mesa con elegancia y sencillez. La vajilla, blanca, aunque puedes optar también por combinar vajillas blancas con otras grises, azules e incluso rosadas. De loza clásica o de estilo Wabi Sabi quedarán genial porque tienen ese punto artesano que tanto persigue el look ibicenco.

Si quieres darle un toque chic a la mesa, apuesta por una cubertería en dorado mate, y como cristalería, vasos y copas tintados en azul o coral para compensar con un acento más informal. Y no te olvides de la deco: una guirnalda de ramas verdes y flores blancas que atraviese la mesa de lado a lado y pequeños portavelas para dar un toque de luz al banquete.

7.  Iluminación mágica

Puedes casarte por la mañana que por la noche seguirás en una fiesta que parecerá no acabar nunca. Y claro, si de noche seguís la celebración, necesitaréis iluminación: que no te falten farolillos de fibras o de metal blanco para diseminar por el suelo. Tampoco guirnaldas de luz: cubre el “cielo” de tiras de pequeños LEDs o bombillas que se crucen de manera informal sobre vuestras cabezas. Las lámparas de pie blancas también quedan perfectas junto a la mesa de las bebidas o del aperitivo. Toda luz que pueda regalarte brillos sutiles y cálidos será bienvenida.

8.  Un photocall ibicenco: un recuerdo imborrable

Para tener un recuerdo imborrable de tu boda ibicenca, olvídate de las típicas fotos de boda hechas en la mesa del restaurante. Tú tendrás un photocall ibicenco muchísimo más original. Hay mil ideas para hacerlo divertido y personal: con marcos de cuadros colgando, con una alfombra y cojines blancos en el suelo, con una cortina como fondo hecha con flores y guirnaldas de luz, etc. Ponle imaginación y quédate con el recuerdo de los que más queréis celebrando vuestra felicidad. ¿Se te ocurre una idea mejor?

Sigue descubriendo los must-haves de la boda ibicenca