Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Telas colgadas en tendedero de estilo shibori

Lo habrás visto en infinidad de tejidos. Incluso quizás te hayas enamorado de alguno de ellos, pero tal vez desconocieras su nombre: Shibori. ¿Qué es exactamente el Shibori? Es una técnica de teñido de tejidos tradicional japonesa que blinda distintas zonas de la tela para evitar que se tiñan. De esta forma, se crean unos estampados muy llamativos de formas muy diversas. Son textiles únicos, ya que no habrá una pieza igual a otra, ni el resultado obtenido será nunca exactamente el que esperabas. Con el Shibori se crean piezas artesanales, bellas, muy personales y que siempre te sorprenderán. Y puedes teñir con Shibori cualquier prenda que te propongas: desde mantelerías y servilletas hasta fundas de cojín. 

Hay muchos tipos de Shibori  

Cada tipo responde a la técnica utilizada para crear los distintos estilos de estampado. Y, cómo no, cada una tiene su nombre. Atento: 

  • Kanoko Shibori: se prensa la tela con hilos o cuerdas y luego se sumerge para teñirla. ¿El resultado? Un estampado de círculos aleatorios. 
  • Shibori Kumo: se plisa la ropa y luego se tiñe para generar un estampado que se asemeja a la tela de una araña. 
  • Shibori Arashi: se pliega la tela en diagonal y se aplica el tinte con pincel. El resultado es un estampado en forma de “corrientes” de agua. 
  • Miura Shibori: se rasga la tela con una aguja y luego se enrolla. Al teñirla así, se genera una especie de estampado que simula las olas del mar. 
  • Shibori Nui: se cosen distintos dibujos con hilo, se tiñe el tejido y luego se retira el hilo para dejar esos patrones sin teñir. 
  • Itajime Shibori: se arruga la tela a base de cuerdas y piezas de madera de forma que el resultado que se crea es un estampado de cuadrados. 

¿Sabes cómo se hace?  

Aquí te dejamos una de las técnicas de Shibori paso a paso para que puedas realizarla en casa. Vamos a elegir la técnica del Shibori Kumo, que nos encanta.  

¿Qué materiales necesitarás? 

  1. Una tela de algodón
  2. Canicas
  3. Gomas elásticas (conocidas también como “gomas de pollo”)
  4. Tijeras
  5. Tinte que encontrarás en cualquier droguería. En cuanto al color, puedes hacerlo del color que quieras, aunque en esta técnica se suelen utilizar colores fríos. 
  6. Un recipiente grande donde puedas sumergir la tela.  

¡Empezamos! Tu Shibori paso a paso: 

  1. Coge una canica y una goma. Pon la canica bajo la tela y “anúdala” a esta con la goma.  
  2. Repite la misma acción con el resto de canicas tratando de dejar la misma distancia entre las distintas canicas que anudes a la tela. 
  3. Vierte el tinte en agua según las instrucciones del envase. 
  4. Humedece la tela con las canicas anudadas en agua para que el tejido abra sus poros y así el tinte penetre mejor. 
  5. Ahora, sumérgelo en el tinte y déjalo en remojo de 30 minutos a una hora. 
  6. Una vez pasado el tiempo, saca la tela del líquido con cuidado y corta las gomas elásticas con una tijera con mucho cuidado. 
  7. Es el momento de cambiar la tela de recipiente y sumergirla en uno con abundante agua fría. Déjala reposar ahí durante unas 3 horas.  
  8. Pasado este tiempo, aclárala bien con más agua fría hasta que esta salga limpia del todo. 
  9. Déjala secar tendida al aire libre ¡y ya tienes tu Shibori acabado! 

¿Cómo mantener tu Shibori? 

Para que los colores y el estampado duren inalterables el mayor tiempo posible, debes lavarlos con cuidado. Hazlo con detergente neutro y en agua fría, y en vez de suavizante, utiliza vinagre de vino blanco porque es un fijador de color eficaz y natural, a parte que te costará muy poco dinero.