Tazas de té artesanales Addison, 3 uds.

Si eres de los muy cafeteros, en tu menaje del hogar no puede faltar un buen juego de tazas de café, completo, práctico y con estilo. No se trata de tener tazas al tuntún, sin ningún criterio, sino de reciclar las que no usas y contar con un set que incluya tazas para todo tipo de cafés, mínimo para 6 personas (por si tienes invitados) y con un diseño decorativo. Esta es la guía para crear tu juego de café justo y necesario.  

En primer lugar, tienes dos opciones al respecto: comprar juegos de tazas de café completos y a conjunto, o bien tazas sueltas para crear tu miscelánea con las piezas según tus gustos y necesidades, más personalizada. En este segundo caso, puedes optar por tazas de distintos diseños y así obtener un pack ecléctico, al más puro estilo boho-effortless-chic.  

Qué tipo de tazas servir según el café 

Café solo, con leche, capuccino… Existen muchos tipos de cafés y cada uno se debería servir en su taza o vaso indicado. No hace falta tener un arsenal, ya que diferentes tipos de café pueden servirse en las mismas tazas. Estas son las indispensables: 

  1. Espresso: una taza pequeña de porcelana o loza, con una capacidad de entre 40 y 60 ml. Si optas por una de cristal se puede apreciar perfectamente la cremosidad de un espresso y la intensidad de color de un buen café solo. Si el café es cortado, según la cantidad de leche, la taza puede llegar a los 120 ml. 
  2. Café con leche o capuccino: las tazas de café con leche deben poseer una capacidad para 200 ml, para contener bien la leche o crema. En el caso de la taza ideal para capuccino, debe ser grande, de porcelana y con una abertura generosa, para una buena visibilidad de la parte superior, donde se trazan dibujos con la crema. Para el café con leche también puedes utilizar vaso de vidrio o mug.  
  3. Café americano: al ser un café largo, la taza para servirlo debe ser tipo mug, con paredes gruesas para mantener la temperatura durante más tiempo, asa para mayor comodidad y de cerámica, como las de las películas americanas. 
  4. Café helado o frappé: los vasos altos, de unos 200 o 250 ml de capacidad, son la mejor opción para los cafés con hielo, con nata o helado y las bebidas tipo frapuccino. La transparencia permite apreciar la mezcla de colores y texturas y la altura posibilita beberlo con pajitas, que mejor si son lavables de metal, cristal o de materiales compostables, como el bambú. 
  5. Café irlandés: es de gran tamaño, tipo copa con asa y de vidrio, perfecta para que se puedan ver todas las capas. Su capacidad es de 230 ml. 

El tamaño importa 

El tamaño de la taza de café dependerá del líquido que deba contener. Las medidas más comunes son: el tamaño espresso, de alrededor de 60 ml, ideal para cafés solos; taza para cortado de 125 ml; y el tamaño cappuccino de entre 150 y 200 ml, adecuado para cafés dobles. 

Los materiales más adecuados para tus tazas de café 

La taza de porcelana o cerámica es probablemente el material más indicado para esta clase de infusión, porque neutraliza olores y sabores, al tiempo que ayuda a mantener la temperatura de la bebida. 

Otro material idóneo es el vidrio, sobre todo para preparaciones especiales como el cappuccino, café irlandés o bombón. Las tazas de vidrio permiten ver el contenido, cosa especialmente importante en los tipos de café por fases, con distintas capas. Algunas tazas de vidrio se fabrican con una doble pared, lo que ayuda a mantener el café a buena temperatura sin que resulten calientes al tacto. El borosilicato, además, es un material muy resistente tanto al calor como a los golpes. 

También encontrarás tazas metálicas en las vajillas esmaltadas. Están de moda y son muy resistentes, pero ten en cuenta que pierden temperatura más rápido que las de porcelana, por ejemplo.  

Quizás tú seas de los que tiene su taza o vaso favorito para tomar café y no lo cambias por nada, pero lo más lógico es emplear un recipiente adecuado según el tipo de café que vayamos a tomar. En general, las tazas son más apropiadas cuando el café se toma caliente, porque permiten cogerse del asa sin quemarse, mientras que los vasos son ideales para cafés que se toman tibios o fríos. 

Café take away 

Si te gusta prepararte el café en casa y llevártelo para el camino a la oficina o al gimnasio, deberás contar con vasos con tapa, de cristal, plástico, cartón o metal térmico. La tapa es importante, ya que evitará accidentes en forma de manchas o quemaduras. 

Como has podido comprobar, como pasa con las  copas de vino y los vasos de cerveza, hay una taza para cada tipo de café. 

Cómo organizar las tazas en la cocina 

Si no quieres colocar las tazas una encima de otra, puedes colgarlas en ganchos, de modo que resaltarás las piezas, ganarás espacio, seguridad, ergonomía y parecerá que están más ordenadas. 

Otra forma de guárdalas es en vitrinas, para protegerlas del polvo en un mueble o armario con puertas. 

¿Cuántas tazas necesitas? Con dos por cada miembro de la familia será más que suficiente. Aunque guarda un juego completo estándar por si tienes invitados. Los más básicos incluyen seis tazas con sus platillos.  

Consejo de orden: si todas las tazas son iguales o en tonos y estilos similares, tu alacena parecerá más armónica. Así no crearás ‘ruido visual’; así llaman las expertas en orden al exceso de información que nos resulta molesta a la vista. Tazas con mensajes, dibujos y colores muy variados generan ruido visual y desorden. Limita su cantidad. 

¡Tenemos unas tazas de café perfectas para ti!