2 copas con cerveza

Una terracita acogedora, buen tiempo y una rica cerveza bien fría. Los pequeños grandes placeres de la vida, mejor si se sirven con gusto. ¿Sabías que cada tipo de cerveza tiene su vaso apropiado? Algunos de ellos están diseñados claramente para ayudar a preservar la corona de espuma, mientras que otros están pensados para mejorar su color. Te presentamos la pasarela de vasos de cerveza más completa, para que puedas degustar tus preferidas en el recipiente más adecuado y sacarle todo su jugo. Si eres amante de esta refrescante bebida, resalta los sabores, colores y aromas con estos consejos. 

El top 10 de los tipos de vasos de cerveza 

Existen distintos factores a tener en cuenta cuando se trata de escoger vasos de cerveza. El grosor del cristal, el soporte de espuma que ofrece o el control de la temperatura, dado por el hecho de cuanto más toquemos el vaso, más rápidamente se calentará la cerveza por contacto, algo que no pasa con las copas, son algunos de ellos. Otro menos evidente puede ser su historia y origen, tanto geográfico como cultural. 

  1. Pinta o shaker: para ser exactos, el vaso de pinta no es uno, sino dos: el Tumbler americano de 475 ml de capacidad (el más común) o el Nonic, de casi 600, con un pequeño ensanchamiento en la parte superior que hace que sea más fácil tanto cogerlo como almacenarlo, pensado para cervezas con más espuma. Es uno de los vasos icónicos de los pubs ingleses, ya favorece que se forme la espuma espesa y consistente, mientras provoca el efecto contrario en las de espuma más ligera 
  2. Jarra: este tipo de vasos de cerveza con asa pueden estar hechos de cerámica o de cristal. La primera versión tiene una apariencia muy elegante y además incluye grabados decorativos que las hacen auténticas. Las más conocidas de esta categoría son las jarras Stein, equipadas con una tapa con bisagras y una palanca para que el pulgar la abra fácilmente. Pueden ser de gres, peltre hasta de plata. Por su parte, las de cristal están pensadas para que la cerveza no se caliente. Son robustas y capaces de contener mucha cerveza, por su amplia capacidad, aunque existen en varios tamaños. Prost! 
  3. Cáliz: es una copa ancha, de gran capacidad y con paredes gruesas y resistentes. Ideal para cervezas espesas y de sabor más intenso, facilita que su contenido se oxigene, lo que hace que los aromas se potencien. Su forma permite que se forme una espuma que sube por encima del borde, para después bajar y posarse lentamente. Esta recomendada para ales belgas, cervezas trapenses y de abadía, Berliner Weisse y bock alemanas. En esta tipología podemos añadir la copa Snifter, habitualmente usada para probar el coñac o el brandy, aunque pocos saben que es excelente para enriquecer los aromas de la cerveza. Resérvala para las cervezas más fuertes y potentes de sabor.  
  4. Vaso Pilsner: es un buen comodín para tomar diferentes tipos de cervezas suaves y ligeras, ya que su forma cónica no deja escapar la carbonatación, permite retener la espuma y ayuda a disfrutar de la claridad y los colores de las lager y las Pilsen. Cuando este tipo de vaso tiene pie, se le conoce como ‘pokal’.  
  5. Vaso de trigo: también conocido como ‘weizen’ (que significa ‘trigo’ en alemán),  es fácil de adivinar qué tipos de cerveza son los ideales para este vaso. Su forma alargada permite disfrutar del color, controlar la abundante espuma de las cervezas de trigo y atrapar su aroma. La mayoría suelen ser de 500 ml con variaciones mínimas. 
  6. Copa de tulipa: diseñada para atrapar y mantener la corona de espuma, esta copa ayuda a mejorar el sabor y los aromas del lúpulo. Este tipo de vasos de cerveza tienen un tallo y pie pequeños, con un cuenco tipo tulipa cuto borde se curva hacia fuera. Solo para auténticos sibaritas de la cerveza.  
  7. Vaso Stange o de tubo: es un vaso de origen alemán, cuya forma destaca el brillo de la cerveza, facilita la formación de espuma, potencia la malta y el lúpulo y concentra el sabor, lo que lo hace ideal para degustar cervezas delicadas como las lager, altbier, bock, pilsener checa, kolsh. 
  8. Copa Teku: se parece mucho a una copa de vino, pero con un borde cuadrado que incida a abrir bien la boca para que la cerveza fluya de regreso a la parte posterior de la lengua, donde muchas cervezas tienden a revelar su sabor con más intensidad. Se afirma que es un vaso idóneo para cualquier cerveza, pero especialmente para las afrutadas, saison, lambic y ácidas.  
  9. Vaso Spiegelau IPA: las cervezas más populares suelen ser las lupuladas y una buena parte de la cerveza artesanal proviene de la familia IPA. Así que la empresa alemana Spiegelau se asoció para fabricar este tipo de vaso especialmente para la IPA (siglas de India Pale Ale). Su parte superior es redondeada, con una boca ancha pero con un fondo estrecho y acanalado para mantener fresca la cerveza.  
  10. Vasos de degustación: se trata de vasos de cata que pueden encontrarse en múltiples formas y tamaños. Suelen contener una fracción de la cantidad total de un vaso de cerveza (entre 80 y 150 ml). Están diseñados para probar varios tipos de variedades, especialmente de barril. Si has comprado varias cervezas raras, difíciles de encontrar o caras y quieres probarlas con amigos, estos son tus vasos.  

Sugerencias para una cata de cervezas en casa 

Organiza una divertida tarde de cata de cervezas casera con amigos, con los siguientes ingredientes: 

  • Crea el ambiente adecuado: si tienes terraza en casa, prepara una mesa con mantel y todas las variedades expuestas, con sus respectivos vasos. Decórala con un ramo de flores frescas grande, velas y servilletas.  
  • Pon una barra para las birras: las botellas de cerveza cada vez presentan una imagen más sofisticada, tanto en diseño, forma como gráfica. Pon un mantel de lino sobre la mesa y dispón las botellas en orden de degustación, de las más frescas y ligeras a las más intensas y fuertes. Coloca un par de abridores y los vasos de cata o, en su defecto, jarras, copas cáliz o vasos de tubo, en fila.  
  • Cómo disponer los diferentes vasos de cerveza: si quieres hacerlo como un auténtico profesional, pon las botellas de cada cerveza junto a sus vasos respectivos.  
  • La comida para acompañar: para no hacer la cata “a palo seco”, prepara unas bandejas con comida para ir cambiando de sabor con las diferentes opciones de maridaje. Patatas fritas con distintas salsas saludables caseras, nachos con guacamole fresco, una tabla de quesos y embutidos, pescados fritos y verduras en tempura pueden ser el mejor acompañamiento.  
  • Riégalo con música: que no falte la buena música. Crea tu lista de reproducción para amenizar la velada.  

Y un último secreto: según los expertos cerveceros, en esto de los vasos de cerveza se puede aplicar la máxima del ‘menos es más’, ya que los formatos más pequeños son ideales para apreciar más la cerveza. 

¡Brinda con nosotros!