Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Mesa navideña con servilletas de Navidad

Las fiestas ya están aquí. Es el momento de pensar en la decoración navideña, en el árbol, las luces, los regalos y cómo no… en qué menú haremos para los nuestros y cómo decoraremos la mesa. Porque no solo es importante lo que comemos sino también cómo lo presentamos. Pondremos la mejor vajilla que tenemos y la mejor cristalería, pero también la mejor mantelería, que no solo decora la mesa por lo bonita que es sino también por el juego que nos dan las servilletas de Navidad.   

Junto al plato, encima de él, dobladas de forma especial, con un servilletero único para la ocasión… Hay mil maneras de presentarlas. Aquí tienes una selección que podrá inspirarte.  

¿Dónde las ponemos? 

  • Junto al plato: el protocolo marca que vayan a la izquierda del plato, pero podemos ponerlas a la derecha con los cubiertos encima o dentro de un servilletero especial.  
  • Bajo los platos: para cada comensal, sobre la mesa colocaríamos un bajoplato; encima, un plato llano; sobre este, la servilleta doblada en un rectángulo cruzando el plato de arriba a abajo, y encima de esta, un plato más pequeño. 
  • Sobre los platos: dobladas de manera curiosa (como un árbol de Navidad, como un bolsillo para poner los cubiertos dentro, etc) o metidas en un servilletero de aire navideño. 

Y ten en cuenta que si las servilletas de Navidad tienen dibujos o bordados, se verán bien cuando las dobles y los dibujos no queden “cortados”. 

Cómo hacer servilletas de árbol de Navidad

Servilleteros DIY con mucho estilo 

Las servilletas de Navidad son un detalle que nos permite ser muy creativos. Podemos doblarlas de forma especial o, si esto del “origami textil” no se nos da muy bien, crear un servilletero con nuestras propias manos y de forma sencilla para la ocasión. ¿Algunas ideas? ¡Son fáciles y quedan perfectas! 

  • Para mesas clásicas: un servilletero realizado con una cinta y un adorno navideño a juego con los del árbol de Navidad o un servilletero realizado con pequeñas cuentas de cristal. 
  • Para mesas rústicas: un servilletero elaborado con una pequeña corona hecha con una rama de abeto y una tarjeta con el nombre del invitado. 
  • Para mesas de estilo nórdico: un servilletero creado con una cinta y una galleta o un bastoncito de caramelo anudados a ella o una servilleta decorada con un cascabel y una rama de abeto. 
  • Para mesas minimal: una pequeña rama de olivo o de canela o una hoja verde (como las del centro de mesa que podría presidir), anudada a la servilleta con un cordel.  

Trucos para cuidar las mantelerías antiguas  

Los manteles y servilletas que se usan en Navidad no suelen ser los mismos que se utilizan el resto del año. Son mantelerías más delicadas y, en muchos casos, antiguas. Por esta razón no todo sirve para su cuidado. ¿Te iría bien una guía exprés de limpieza? Aquí la tienes:  

  1. Paso

    Lava tu mantelería antigua en la lavadora pero utilizando un programa delicado o de lavado a mano. 

  2. Paso

    No uses suavizante porque, como estas mantelerías suelen pasarse la mayor parte del año guardadas, con el tiempo, el suavizante puede decolorar las fibras y, en el caso de las  servilletas de Navidad en particular, puede provocar que pierdan su poder de absorción. 

  3. Paso

    Si descubres una mancha amarillenta (a veces aparecen con el paso del tiempo), échale limón exprimido y sal, y deja que le dé el sol. Antes de que se seque, aclara el tejido con agua fría y vuelve a dejarlo al sol.   

  4. Paso

    Y para plancharlas, es mejor que lo hagas cuando estén todavía algo húmedas, así conseguirás quitarles cualquier arruga del lavado. Hazlo con vapor y a temperatura media. Si son servilletas y manteles de color claro, primero plánchalos del revés y luego del derecho, y si son de color oscuro, solo del revés para no quitarles color. 

¿Cómo es mejor guardarlas?  

Lo ideal es hacerlo bien planchadas dentro de una funda de almohada, porque si las dejas dentro de bolsas de plástico, cajas de cartón o directamente dentro de los cajones, sin una tela que las proteja, pueden aparecer antiestéticas manchas amarillas. 

Tampoco guardes piezas almidonadas junto a otras que no lo estén porque esto también puede provocar manchas amarillentas.  

Y un consejo final de experto: si son mantelerías que solo salen del cajón en Navidad, sácalas dos veces más al año y dóblalas de nuevo al contrario de cómo estaban para evitar arrugas que sean casi imposibles de sacar.