Salón con cuadro enmarcado en pared blanca

La decoración de nuestras casas refleja perfectamente quiénes somos y cuál es nuestra personalidad. Sin embargo, nos ocurre muchas veces que, aunque queramos plasmar nuestro carácter en nuestro hogar, no podemos hacerlo por falta de espacio para colocar nuevos objetos como mesillas, lámparas, plantas o estantes. Tampoco podemos modificar constantemente los colores de cada habitación (imagina cuánto tardarías enadaptar los tonos de tu casa a los colores de cada estación del año…). En este sentido, la decoración con cuadros es muy versátil, ya que puede darle un aire distinto a tu hogar, más elegante o más moderno, según gustemos,y ocupando muy poco espacio.Una adecuada selección de cuadros hará las delicias de tus invitados. Además, existen diversos marcos, materiales y motivos que pueden ir a juego con tu mobiliario y que podrás cambiar si deseas reinventar una zona de tu casa.

Tu dormitorio es, precisamente, un espacio que puede cambiar notablemente añadiendouno o varios cuadros. ¿Tienes alguna lámina a la que le tengas especial cariño? ¿Obras de arte de calidad?¿Pintas tus propios lienzos? Dales el lugar que se merecen y déjalos brillar. Sea cuál sea tu predilección, las siguientes cinco ideas te permitirán convertir tu habitación en una galería artística, personal e intransferible. Eso sí, antes de coger martillo y clavos, fíjate en la estructura del dormitorio y concíbela como un todo: la propia estancia, el tipo de paredes, o la cama y otros muebles son fundamentales para lograr un efecto u otro. También debes pensar en colocar los cuadros lejos de ventanas o puertas.

Tu galería personal: 5 ideas diferentes de decoración con cuadros para dormitorios

  1. Filas

    Como si fuera la galería de un museo, la colocación de cuadros suspendidos en fila aportará una linealidad, horizontal o vertical, a tu dormitorio. El contraste entre los cuadros y el resto de elementos provocará efectos visuales de mayor amplitud o simetría. Para ello, solamente debes alinearlos con los bordes del
    marco o siguiendo una línea imaginaria; los cuadros pueden ser de diferentes tamaños si quieres jugar con la imagen final.

  2. Borde colgante

    Especialmente recomendada para dormitorios con paredes más
    bajas, esta disposición añade pequeños espacios entre cuadros, lo que genera un efecto de más altura. Lo conseguirás dejando un pequeño espacio, que siempre debe ser el mismo, entre los cuadros que añadas a tu colección, aunque su colocación puede variar entre horizontal y vertical sin problemas.

  3. Cuadrícula

    Este es el método perfecto si te gustan los patrones geométricos
    entre cuadros del mismo tamaño. Las imágenes se colocan en horizontal y vertical una al lado de la otra. Por supuesto, asegúrate de que la cantidad de cuadros que escojas sea par y que la distancia en todos los lados sea la misma, u obtendrás una visión irregular que puede resultarte incluso molesta.

  4. Suspensión de Petersburgo

    Al contrario de la anterior, esta colocación de cuadros muestra un punto caótico al colocarse muy juntos entre sí. Aunque dentro de este caos debe existir un sutil orden: es importante mantener un elemento coherente entre las imágenes, algo que puedes conseguir aplicando motivos similares o utilizando
    marcos uniformes (del mismo color y material, por
    ejemplo).

  5. Circular

     Esta última disposición a la hora de colgar cuadros no es tan frecuente, pero da lugar a un resultado muy original. Se llama circular porque los cuadros seleccionados se colocan alrededor de un objeto decorativo más importante, central, como un espejo, lámparas, o una estantería en la pared. De nuevo, la distancia entre los cuadros que rodean ese elemento central no debe ser muy grande; de lo contrario, perderías el efecto circular que buscas y las imágenes parecen estar colocadas sin orden ni concierto

Decoración con un único cuadro

También puedes decantarte por la decoración con un solo cuadro. Suele colocarse, sobre todo, en dormitorios pequeños. Si tus paredes son grandes, puedes optar por cuadros tamaño XXL, ya que los pequeños parecen perderse en una superficie tan amplia y generan una sensación de vacío. Estos últimos son, además, una tendencia decorativa bastante utilizada en los últimos años: puedes regalárselos a familiares y amigos para recordar momentos especiales, como nacimientos de niños o bodas. Dan un toque de color y mucho brillo a la habitación, y puedes también cambiar marcos y cristales para que el aspecto sea distinto

Decoración con cuadros en estantes

Si deseas embellecer tu dormitorio con cuadros decorativos sin taladrar ni clavar, los estantes para cuadros son una gran idea. Por supuesto, también hay que fijarlos a la pared. Pero esto te da la oportunidad de actualizar tus cuadros para dormitorios cuantas veces quieras sin tener que taladrar agujeros. Las imágenes se colocan en una barra de imágenes, creando una composición hermosa y ofrecen flexibilidad a la hora de volver a decorar. Además de los cuadros, también se pueden colocar otros objetos decorativos en los estantes.

Trucos extra: cuadros para otras habitaciones

Puedes trasladar estas ideas a otras habitaciones de la casa. Evita que tus paredesparezcan desnudas colocando más cuadros. Dependiendo de la estancia queselecciones, deberías decantarte por un tipo u otro: un cuadro que recree una playa ouna cabeza de Buda suelen encajar bien en un cuarto de baño, y el salón pide a gritosmotivos florales y dibujos más abstractos. Toma nota:

  • Cocina:  bodegones, dichos o elementos culinarios.
  • Baño: playas, mares y paisajes naturales.
  • Salón: Motivos paisajísticos en general.
  • Estudio: representaciones abstractas o frases motivacionales que puedencombinar con otros elementos decorativos, como las cajas de madera con letrasy luz.

En definitiva, dale un toque distintivo (y distinguido) a tu dormitorio y, en general, a tu hogar gracias a la decoración con cuadros. Su estilo y disposición marcarán la diferencia cada día.