salón con papel pintado y sofa de terciopelo

Cuando pensamos en decorar las paredes, pensamos en cuadros, espejos, apliques… Pero mucho más importante que todos estos detalles, que siempre podemos cambiar de forma rápida, sencilla y sin mucho coste, es el revestimiento de esas paredes. Hablamos desde la pintura hasta una larga lista de materiales que podemos contemplar para darle carácter a nuestra casa y, a la vez, mejorar no solo su estética sino también su practicidad, su confort –tanto acústico como térmico– y crear espacios más bellos y, si puede ser, más saludables. Hagamos un repaso de nuestros revestimientos para paredes favoritos. Queremos ayudarte a escoger el que encaje mejor con tu estilo. ¡Empezamos!  

Pintura, sí, ¡pero eco! 

La pintura es el primer tipo de revestimiento en el que uno piensa. El más habitual y el que, de una forma u otra, reviste nuestras paredes. Si tienes que renovar la pintura de tu casa, aprovecha para hacerlo utilizando pinturas 100% ecológicas. Piensa que las pinturas tradicionales son sintéticas y suelen contener formaldehído, metales pesados y COVs (compuestos orgánicos volátiles) que van liberándose de las paredes durante un largo tiempo haciendo que las vayamos respirando. Elegir una pintura 100% ecológica (vegetal, de cal, de silicato o de arcilla) te asegura que el revestimiento de paredes que has elegido te está cuidando a ti y al medioambiente porque son biodegradables y 100% sostenibles. Este tipo de pinturas, además, tienen otras ventajas sobre el confort de nuestra casa. Fíjate:  

  • Regulan la humedad de las habitaciones porque son permeables al vapor de agua. 
  • Incrementan el aislamiento térmico. 
  • No atraen ni retienen el polvo porque son antiestáticas. 
  • No provocan fuertes olores. 

6 tipos de revestimiento de paredes más allá de la pintura 

Te contamos cómo puedes incluir el revestimiento de paredes en cualquier habitación de casa y hacer que encaje con tu estilo:

  1. Madera: los paneles o frisos de madera son una opción perfecta como revestimiento de paredes porque aportan, aparte de estilo, belleza y calidez visual, aislamiento tanto acústico como térmico, y además igualan las paredes con desperfectos e irregularidades. ¿Para qué tipo de casas son ideales? Todo depende de su estética: 
  • Paneles lisos de madera en color natural –claro u oscuro–, hablamos de un revestimiento de pared que encajará en pisos de aire contemporáneo.  
  • Si son paneles de lamas verticales u horizontales, en blanco o en madera, pueden encajar tanto en casas de campo como de costa.  
  • Paneles con molduras, son ideales para casas de estilo clásico o vintage. Pisos antiguos recuperados u otros que quieran conseguir un aire sofisticado y chic. 

2. Cerámica: los azulejos son el clásico revestimiento de paredes de cocina y baño. Con el tiempo, los diseños y tamaños han cambiado muchísimo, y ahora, existen modelos de azulejos que imitan, por ejemplo, la madera, de tal manera que puedes alicatar toda una pared con efecto madera pero toda la practicidad de la cerámica. 

3. Piedra: mármol, piedra o pizarra son revestimientos clásicos que aportan belleza, naturalidad y resistencia. El mármol, de tendencia, reviste paredes aportando un aire de clásico a sofisticado. La pizarra siempre quedará perfecta en ambientes rústicos de montaña y la piedra encajará tanto en casas de campo como cerca de la costa.  

4. Ladrillo: el ladrillo visto es ideal para espacios de aire industrial. Lo único que debes tener en cuenta es protegerlo con un producto hidrófugo y antihongos si está en paredes que puedan verse afectadas por humedad.  

5. Papel pintado: una de las grandes ventajas del papel pintado es la amplia variedad de modelos que nos ofrece. De forma fácil, rápida y limpia –sobre todo si optas por papeles adhesivos– puedes cambiar el revestimiento de tus paredes y conseguir un espacio con un estilo completamente distinto al que tenía previamente. Tienes distintos tipos de papel pintado entre los que elegir: 

  • Vinílico: es uno de los más utilizados hoy en día ofrece una gran resistencia tanto a golpes como a la humedad. 
  • Texturados: de tela o vinílicos con relieves, son ideales para paredes que presenten imrregularidades que convenga disimular. 
  • De fibras naturales: suelen estar hechos con fibras de madera o de palmera trenzadas. 
  • Pintables: ideales para los más pequeños. 

6. PVC: este tipo de revestimiento de paredes es perfecto si te gusta la piedra, el ladrillo o la madera pero ni quieres obras ni grandes gastos. Es fácil de colocar porque se trata de paneles adhesivos que te ofrecen la estética de los revestimientos que más te gustan pero la practicidad de los materiales sintéticos. En el mercado existen modelos que funcionan tanto para interior como para exterior. 

Revestimientos de interior vs exterior 

Todos los revestimientos de pared que hemos ido desgranando están especialmente indicados para interiores, aunque, por supuesto, alguno también sería perfecto para exteriores como las piedras o los sintéticos más resistentes. ¿Qué debes tener en cuenta para elegirlos? La situación de tu casa: si hay una gran humedad y cambios meteorológicos constantes o bien una alta incidencia de rayos UV, el revestimiento que se necesitará será distinto. ¿Cuáles son los revestimientos de pared recomendados para exterior? 

  • Piedra, por su sencillez, su naturalidad y su resistencia. 
  • Hormigón, por su funcionalidad y su diseño moderno. 
  • Cerámica, por su resistencia y durabilidad, además, no necesita mantenimiento. El gres porcelánico es especialmente resistente e incluso aguanta el hielo.  
  • Madera: requiere mantenimiento, pero su aspecto es único y, como la piedra, es uno de los revestimientos que encaja mejor en un entorno natural. 

Ahora que ya hemos repasado los mejores revestimientos de paredes para el interior y el exterior de tu casa, ¿con cuál de ellos te quedas?  

¿Quieres probar fotomurales como revestimientos extraordinarios?