pajaros geométricos como vinilos sobre una cómoda beige

Los vinilos decorativos son perfectos para alegrar tus paredes gastando muy poco. Además, como no tienen grosor, no ocupan nada en el espacio, como sí puede hacerlo un cuadro, y son muy fáciles y rápidos de colocar. Hay vinilos de pared para todos los gustos y para todas las estancias: desde recetas que darán un toque distinto a tu cocina hasta coloreables para que a los más pequeños les encante su habitación. ¿Te gustaría conocer las últimas ideas en vinilos de pared para tu casa? ¿saber cuál es la mejor manera de ponerlos… y de quitarlos para renovarlos? Descúbrelo con nosotros. Descúbrelo con Westwing. 

5 tendencias en vinilos de pared 

  1. Patrones como topos de colores, triángulos, hojas, rayos… Son pequeñas figuras, a veces del mismo color a veces de tonos distintos, que podrás enganchar donde más te apetezca creando el dibujo que desees en tus paredes. Puedes hacerlo de forma equilibrada, enganchando los motivos por toda la pared, o bien colocándolos en una sola zona para enmarcar ese espacio en concreto, por ejemplo, el área de juego o de estudio de la habitación de un niño. Lo último son vinilos como si fueran azulejos de distintas formas y con acabados que se asemejan a materiales distintos: desde madera hasta tela. 
  2. Animales geométricos: son otra de las últimas tendencias en vinilos decorativos. Siluetas de animales como ciervos, unicornios, elefantes o leones, con trazos simples y geométricos. Suelen ser monocromáticos, con los perfiles de color negro. Para espacios modernos y minimalistas. 
  3. Plantas: ¿que no quieres tener trabajo u ocupar demasiado espacio de la habitación pero te encantan las plantas? Una solución perfecta son los vinilos de pared con imágenes de plantas: los hay desde simples siluetas monocolor de grandes hojas exóticas o ligeros diente de león, hasta flores coloristas o divertidos cactus. 
  4. Lemas y frases inspiradoras: llegaron a la vez que la moda de los vinilos y no se han ido. Combinando distintas tipografías e incluyendo el tono dorado, son un must para los amantes de los vinilos decorativos
  5. Mapas: siguen siendo también uno de los vinilos de pared con más éxito. Ideales para decorar paredes grandes y habitaciones con mucho espacio. 

Un vinilo para cada habitación 

  • Para el salón: es una zona común así que será ideal decorarla con motivos que nos gusten a todos. Los pequeños motivos geométricos funcionan para decorar toda una pared, sobre todo si quieres destacar un rincón, como podría ser el área que ocupa el comedor para separarlo del resto de la sala. Pero también otras ideas como la silueta de una ciudad o de nuevo, una gran frase que os inspire. 
  • Para la cocina: un vinilo realizado con cuadros negros de pizarra tipo agenda puede ser ideal para escribir el menú de toda la semana. O una receta sencilla en forma de frase que demuestre que en esa cocina los platos se miman.   
  • Para el baño: hay vinilos decorativos para decorar no solo las paredes sino también el espejo o incluso la taza del inodoro. Desde frases que te alegren el día hasta pequeñas ilustraciones como botes, patitos de bañera o graciosos bigotes. 
  • Para la habitación de los niños: deja volar tu imaginación porque las opciones son muchas. Desde topos de colores para estilos modernos de cierto toque skandi, hasta divertidos dibujos infantiles para los más pequeños, mapas mundi para los más mayores, tipo pizarra para que dibujen o incluso vinilos de pared con ilustraciones muy creativas del universo, de selvas o ciudades para que ellos mismos las pinten. Y una idea genial para que no te llenen la pared de “sus creaciones” colgadas de cualquier modo: vinilos de pared magnéticos; con ellos podrás crear una especie de galería de arte en la que concentrar todos sus dibujos, ¡verás qué bien queda! 
  • Para el dormitorio principal: puedes desde crear un cabecero con vinilos decorativos de formas geométricas hasta decorar toda la pared en la que se apoya la cama con un vinilo de pared de grandes dimensiones como puede ser un mapa, ramas con flores o grandes hojas exóticas. 

¿Se pueden limpiar los vinilos de pared?  

Claro. Es tan sencillo como pasarles un paño humedecido en agua. ¡Ojo! que no gotee, que no hace ninguna falta. Es muy importante que utilices solo agua y evites cualquier tipo de producto que lleve química o alcohol, y por supuesto, no lo hagas con toallitas húmedas. A la hora de pasar el paño por tus vinilos de pared, no aprietes ni frotes demasiado. Con una pasada suave conseguirás quitar el polvo o cualquier pequeña mancha a tus vinilos de pared. 

Cómo cambiar vinilos decorativos sin estropear las paredes 

Como con todo, puede llegar el momento que te apetezca cambiar los vinilos de tus paredes para renovarlos o porque has cambiado la decoración de la habitación y le pegaría más otro motivo. ¡No sufras! Puedes retirar los vinilos decorativos que hayas adherido sin estropear las paredes. ¿Cómo? 

Coge un secador de pelo y dale calor a la zona en la que está colocado el vinilo un rato a unos 10 cm de distancia. Cuando empiece a estar caliente, procede a retirar el vinilo. Verás cómo va soltándose de la pared sin dejar rastro y provocar desperfectos. Por supuesto, cuanto más lisa esté la pared, antes y mejor saldrá.  

Si hacía mucho tiempo que el vinilo estaba en tu pared, quizás haya dejado marca justo en la zona que ocupaba, como una silueta. Es normal. La pared se va ensuciando con el paso del tiempo por el polvo y porque los colores de la pintura van cambiando por efecto del sol, y la zona que ha estado cubierta por el vinilo ha quedado protegida. Si este es el caso, no tendrás más remedio que darle una capa de pintura a tu pared. Límpiala antes de polvo pasando un trapo o bien el aspirador y si quedara algún rastro de adhesivo del papel pintado, frota la zona con un paño humedecido en una solución realizada con una parte de lejía por tres de agua. Espera a que se seque bien y luego, pinta. 

¿Ganas de decorar algún rincón de tu casa con vinilos?