Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Flores

Si amas las flores durante todo el año o si, al menos, cuando llega la primavera, te gusta adecuarte a estación, te encantará saber que las guirnaldas de flores son una novedad que viene para quedarse. Colores brillantes, tonos sutiles y, sobre todo, muy buena energía y alegría. Eso representan las flores. Combinar las guirnaldas de flores con bonitas luces creará un efecto brutal en tu jardín, sobre todo si tienes pensado organizar una fiesta. ¡Flores, flores para todo el mundo!

Guirnaldas festivas

Según la temática de tu fiesta, podrás optar por un tipo de guirnalda u otro: fiesta ibicenca, hawaiana o japonesa. ¡Tú eliges!

  • Guirnaldas para una fiesta ibicenca. Precisamente porque las fiestas ibicencas siempre se asocian al mar, al verano y a la frescura, las guirnaldas de flores blancas, como margaritas o rosas blancas, son ideales. Para darle un punto de color, puedes añadir más guirnaldas hechas con flores de otros colores, pero, eso sí, sin olvidarte de que el blanco tiene que ser el predominante en estas fiestas.
  • Guirnaldas para una fiesta hawaiana. Justo al contrario de la ibicenca, la fiesta hawaiana busca ensalzar mucho los colores, no solo el blanco. Coloca manteles y servilletas de colores para las mesas, hamacas y pequeños sofás o pufs, y muchas guirnaldas multicolor por las sillas. Junto con los collares que podrán llevar tus invitados, clavarás el look.
  • Guirnaldas de flores para un carnaval japonés. Las fiestas japonesas suelen incluir guirnaldas hechas a base de flores de almendro, que van muy bien con jarrones y maceteros con hortensias.

Además de en las fiestas, puedes añadir guirnaldas en la celebración de una boda. Las flores siempre juegan un papel fundamental en estos eventos; ten en cuenta que la decoración nupcial suele reproducir tonos claros. Sin embargo, unas guirnaldas nunca desentonarán. Si celebras tu boda en el jardín, podrás colgarlas en las ramas de los árboles, en la entrada, en el patio, etc.

Como ves, son muchas las opciones para conseguir guirnaldas decorativas. ¿Quieres saber cómo hacerlas con tus propias manos? Pues aquí te lo explicamos.

mano coloca una flor artificial en ramo

Guirnaldas paso a paso

Para hacerlas, además de flores necesitarás bastante habilidad. Inténtalo. Si no la tienes, aplica estos pasos.

  1. Utiliza hojas o ramas pequeñas como base. Luego, envuelve estos elementos con flores naturales o artificiales y únelos con alambres.
  2. Corta los tallos más largos de las flores que has añadido con unas tijeras.
  3. Envuelve flores y hojas juntas. En este momento, es crucial que sujetes bien la flores para que no se caigan de la guirnalda una vez esté terminada.
  4. Alinea las flores en una misma dirección para que su organización sea estética.
  5. Envuelve también el alambre de la guirnalda para que no sobresalga; queda bastante feo dejarlo al descubierto y, así, también evitarás lastimar a nadie.
  6. Tienes la posibilidad de hacer guirnaldas con papel. Para ello, necesitarás cartulinas en tiras alargadas. Simplemente, haz pliegues, como si fuera un acordeón, consigue formas de abanico, une con pegamento y repite la operación. Cuando tengas muchas, las unes también con hilo. ¿A que suena bien?

¿Cuáles son las flores más adecuadas?

No todas las flores son óptimas para hacer una guirnalda. Si quieres que te duren bastante tiempo, rosas, lavanda o dalias son perfectas, junto con el eucalipto. Piensa también en si quieres que sean naturales o artificiales. Las artificiales durarán, evidentemente, mucho tiempo, y se parecen mucho a las flores de verdad gracias a los buenos materiales con los que están hechas. En una ocasión especial, como una boda, sí que deberías utilizar flores naturales: son más hermosas y dejarán un aroma inconfundible.

Combinación de guirnaldas y estilos

Por último, queremos darte algunas claves de los estilos que mejor encajan con las guirnaldas, las coloques en la mesa, entre árboles, en el techo o en paredes.

  1. Estilo Boho

    Como los interiores bohemios son una mezcla de un estilo hippie y étnico, las guirnaldas les van de maravilla. Si las colocas con unos cojines con fundas muy vivas, colchas o mantas estampadas, crearás un espacio muy alegre.

  2. Estilo country

    Para las tardes de verano de calor, una guirnalda de flores frescas, como la lavanda, será un soplo de ventilación. El color de la lavanda, el púrpura, va muy bien con casas de estilo country a la francsa, por ejemplo, y en jardines, con muebles de madera y ratán. En interiores, utilízalas con tejidos de lino y algodón.

Así que ya sabes: florea tu vida con las guirnaldas, olvida los centros de mesa aburridos y cambia el chip. Tanto tus invitados como tú, en tu casa, notaréis cómo cambia vuestro estado anímico.