Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

lavannda en maceta de mármol

Una de las plantas y flores más consumidas durante el verano es la lavanda. Además de su fuerte aroma, la lavanda es uno de los remedios naturales más efectivos contra los mosquitos. De esta forma, además de decorar el exterior o incluso el interior de la casa previene la aparición de insectos. Si aún no conoces esta planta o no sabes cómo cuidarla, te damos algunos trucos básicos.  

Propiedades de la lavanda 

La lavanda además de ser un perfecto repelente natural contra los mosquitos, también cuenta con otras propiedades. Entre algunas de las más destacables se encuentra su capacidad regenerativa, cicatrizante y antiinflamatoria. También es una gran aliada para ayudar a conciliar el sueño.   

¿Dónde se puede cultivarla? 

La lavanda se puede plantar en casi cualquier terreno, exceptuando aquellos más rocosos. De resto, lo único que debemos tener presente es que esta planta recibe muy buena luz (al menos 6 horas de luz) y mucha ventilación. En el caso de quieras añadirlas dentro de casa, lo mejor es que las pongas cerca de la ventana como en el salón o en la cocina.  

Otro factor muy importante que debemos tener presente en el cuidado de las lavandas es que no se encharquen de agua. De lo contrario, con el frío podrían helarse y pudrirse muy rápido.  

Cuidados de la lavanda 

Al tratarse de una planta muy resistente podemos cultivar la lavanda tanto en macetas como directamente sobre la tierra. 

Si decidimos plantar la lavanda en una maceta debemos elegir una que cuente con al menos entre 30 y 40 centímetros de diámetro. Otro aspecto fundamental, es que la maceta sea de cerámica o terracota y que esté sin pintar ni esmaltar. También se recomienda que la maceta cuente con agujeros en la parte inferior para que haga un buen drenaje.  

Riego y sustrato 

Para cuidar de las lavandas es recomendable introducir algún fertilizante de absorción lenta cada primavera y verano. En invierno, si hemos decidido plantarlas en macetas, debemos colocar los recipientes sobre una base elevada para que drenen el exceso de agua si lo hubiera.  

Aunque las lavandas resisten muy bien en el exterior, es cierto que cuando bajan las temperaturas deberíamos resguardarlas. En cuanto a plagas, la única más peligrosa es la del escarabajo del romero, ya que ataca directamente a las hojas.  

Cómo podar la lavanda 

Hacer la poda a la lavanda es fundamental si no queremos que desarrollen unos tallos largos y feos. Para evitarlos, debemos mantener la planta compacta, espesa y con las hojas en flor. Si queremos efectuar la poda, lo recomendado es hacerlo a principios de primavera, aunque no podemos dejar los tallos sin hojas completamente ya que luego les costará mucho salir.  

Cómo usarla en casa 

La lavanda es muy habitual usarla en casa para dolores de cabeza o para combatir el insomnio. Sin embargo, también podemos usarla como aceites esenciales:  

  • Aplica aceite puro sobre picaduras o mordeduras de insecto, o añade 10 gotas a 50 ml de agua y utilízalo como loción para quemaduras solares. Para ayudar a conciliar el sueño, coloca un paño con 3-4 gotas de aceite bajo la almohada. 
  • Aceite de masaje. Diluir 2 ml (20 gotas) de aceite esencial en 10 ml de aceite base para aliviar dolores musculares. Frota las sienes y la nuca en caso de jaquecas tensionales o al percibir el menor signo de migraña. 
  • Enjuague capilar. Diluir 20 gotas de aceite esencial en una jarra de agua para obtener un buen enjuague capilar para los piojos. Aplica unas gotas de aceite puro en el peine con el que se eliminan las larvas y las liendres. 

¡Cultiva la lavanda con nuestra ayuda!