fachada sagrada familia barcelona

Es gracias al modernismo y a figuras como Gaudí que Barcelona es una ciudad con un carácter y singularidad únicos. La ciudad presume de un aspecto estético original y cautivador, que atrae a miles de turistas. Barcelona es la ciudad más visitada en España y una de las veinte ciudades del mundo que más turistas recibe. Pero ¿quién fue Gaudí? Y ¿cómo consiguió dotar a Barcelona de ese aspecto modernista tan peculiar? Conoce a uno de los diseñadores más populares.

La expansión de la Barcelona modernista con Gaudí como protagonista

A finales del siglo XIX y principios del XX, la segunda revolución industrial impulsaba tiempos de cambios y de modernidad. La pérdida de las últimas colonias dio lugar a la conformación de una nueva burguesía. Esta burguesía volvía de hacer las américas con los bolsillos llenos, con ganas de invertir en cultura, arte y arquitectura y de recuperar su identidad.

Este momento coincidió con la graduación de las primeras generaciones de arquitectos de la recién creada Escuela de Arquitectura de Barcelona. Entre ellos, un joven Antoni Gaudí, procedente de una familia de caldereros de Reus. Gaudí creció entre Reus y Riudoms, un pueblo cercano donde pasó largos periodos en una casa de campo familiar debido a su delicada salud. Allí Gaudí tuvo contacto con lo que sería un gran referente en su obra: la naturaleza, pues esta, según su pensamiento, era la obra suprema de Dios.

Gaudí no fue el más aplicado de la clase, pero ya presentaba indicios de genialidad. “No sé si hemos dado el título a un loco o a un genio, el tiempo lo dirá”, declaró por aquel entonces el director de la escuela Elies Rogent.

Barcelona estaba en pleno crecimiento y, en este contexto, se llevo a cabo el proyecto urbanístico del “Ensanche” de la ciudad. Allí se edificaron algunos de los edificios más emblemáticos de la Barcelona modernista que hoy conocemos. Junto a Gaudí, Lluís Domènech i Montaner, y Josep Puig i Cadafalch fueron los principales responsables de dotar a la ciudad de ese aire modernista que la caracteriza. El modernismo, también conocido como Art Noveau en Francia y Bélgica o Modern Style en Reino Unido, era, sin duda, el movimiento artístico del momento en Europa. Constituía una corriente deseosa de llevar a cabo una renovación artística inspirada en la naturaleza, con materiales derivados de la revolución industrial, que dejase atrás tanto el academicismo, como el realismo y el impresionismo.

Al poco de acabar los estudios, Gaudí se topó con el empresario Eusebi Güell. Éste, admirado por su trabajo, se convirtió en su principal mecenas. No en vano, algunas de las obras más prominentes de Gaudí fueron encargadas por Güell, entre las que destacan el palacio Güell, el Parque Güell y la Cripta de la Colonia Güell, las tres declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Los motivos naturales, las sinuosas formas curvas inspiradas en la naturaleza, la influencia del arte árabe y oriental, el vidrio, el hierro forjado y el famoso mosaico “trencadís”, conformado por fragmentos de azulejos de cerámica, son los principales atributos modernistas de las creaciones de Gaudí. Todo ello, sumado al colorido y al juego de luces hacen de las construcciones de Gaudí auténticas obras de arte.

Inspírate en la obra de Gaudí y dale a tu hogar un aire modernista

Date un repaso por las obras más destacadas de Gaudí para inspirarte y darle a tu hogar un cautivador y sinuoso aire modernista.

Si tienes la oportunidad, no dejes de visitar algunas de las viviendas diseñadas y construidas por Gaudí en Barcelona. Entre ellas encontramos: la Casa Vicens, la casa Calvet, la Casa Batlló, La pedrera o Casa Milà. Tanto en el exterior como en el interior e, incluso, en el mobiliario de algunas de ellas, diseñadas por el propio Gaudí, encontrarás una gran fuente de inspiración si quieres darle a tu hogar, o a una parte de este, un aspecto modernista con aires bucólicos.

Y, por supuesto, no puede faltar una visita a la Sagrada Familia. Gaudí dedicó 40 años de su vida a este templo, todavía a día de hoy en construcción debido a su gran complejidad. Gaudí, un hombre profundamente religioso, pudo desarrollar con la Sagrada Familia su gran vocación: servir a Dios a través de su obra.

Además, para una inmersión completa en el modernismo, os recomendamos “La ruta del modernismo”. Esta ruta es un itinerario para descubrir impresionantes palacios y casas, así como lugares y elementos del espacio público y la vida cotidiana como bancos, farolas, tiendas, farmacias, bares o cafés, los cuales contribuyen al encanto modernista de la Barcelona en la actualidad.