Mona lisa en el museo

Arquitecto, ingeniero, inventor, científico, anatomista, naturalista, pintor, escultor, músico, poeta, filósofo y escritor. Leonardo da Vinci era un genio del Renacimiento. Un hombre con una curiosidad sin límites y una creatividad desmesurada que ideó muchas de las máquinas que hoy en día utilizamos, aunque ninguna se construyó en su momento. Un visionario único que fascina por su talento, su inmensa capacidad y un conjunto de obras que, en la actualidad, siguen dejándonos con la boca abierta. Nos adentramos en el túnel del tiempo para viajar hasta el siglo XV y descubrir las mayores obras e inventos de Leonardo da Vinci, uno de los mayores diseñadores de la Historia.  

El código da Vinci

¿Sabías que se conservan más de 6.000 páginas de los cuadernos donde Leonardo da Vinci escribía las notas que luego se convertirían en sus estudios científicos y artísticos? Pero no son notas fáciles de leer. En absoluto. Son hojas que contienen miles de dibujos –de un detallismo y perspectiva asombrosos– y gráficos junto a textos crípticos para evitar ser descubiertos fácilmente; algunos de ellos, por ejemplo, están escritos de derecha a izquierda, de tal modo que hay que leerlos con la ayuda de un espejo. No hay un único custodio de los cuadernos de Leonardo da Vinci; se encuentran por toda Europa y algunos de ellos han reaparecido casi, casi gracias a un milagro, como los códices que aparecieron en la Biblioteca Nacional de Madrid, en 1965. Por ello, Leonardo da Vinci es una figura tan estudiada como aun sorprendente.  

Da Vinci, el hijo ilegítimo

Leonardo di ser Piero da Vinci nació en 1452 en Anchiano, un pueblo del municipio de Vinci, cerca de Florencia, en Italia. Era el hijo ilegítimo de messer Piero Fruosino di Antonio, notario, canciller y embajador de la República de Florencia, y Caterina, una humilde joven de familia campesina. Mantuvo su vida privada en secreto, pero sí se sabe que tuvo una estrecha amistad con Nicolás Maquiavelo, que conocía a su gran rival, Miguel Ángel, y que, sentimentalmente, se le relacionó con sus alumnos Salai y Francesco Melzi. 

Un observador revolucionario

Leonardo da Vinci buscaba la perfección desde todos los puntos de vista. Tanto es así, que sus dibujos realistas, por ejemplo, los dibujaba con los contornos difuminados cuando quería mostrarlos como los veían nuestros ojos, pero con los contornos nítidos cuando quería ilustrar procesos naturales, como el movimiento del agua, que le fascinaba. De sus observaciones de la naturaleza descubrió, por ejemplo: que los anillos del tronco de los árboles determinan su edad y si cada uno de los años fue más húmedo o más seco dependiendo de su grosor, o que las plantas tienen una forma determinada en función de la gravedad y que cambian su orientación teniendo en cuenta el sol. 

Leonardo da Vinci también fue un revolucionario en el campo de la medicina. Sus observaciones anatómicas dinamitaban las teorías que habían dominado hasta el momento. El genio descubrió, por ejemplo, que el corazón tenía cuatro cavidades y no dos y vio también su correcto funcionamiento observando las válvulas cardíacas.  

5 inventos de Leonardo da Vinci extraordinarios

Junto a Herón de Alejandría, da Vinci fue un precursor de muchas máquinas modernas: desde el helicóptero hasta el coche. Ninguno de los inventos de Leonardo da Vinci pudo llevarse a cabo, de hecho, se especula que el genio introdujo en sus notas algunos errores a propósito para que nadie pudiera realizarlos. Pero, por fortuna, años más tarde pudimos disponer de ellos. Estos son 5 de los grandes inventos de Leonardo da Vinci:    

  1. La máquina voladora: el tornillo aéreo fue el precursor de la aeronave. 
  2. El compás: surgió al desarrollar un sistema para medir distancias en las cartas náuticas. 
  3. La bicicleta: aunque se atribuye la invención de la bicicleta al barón Karl Drais, en 1785, lo cierto es que Da Vinci ya recreaba bocetos de vehículos con ruedas accionados por pedales. 
  4. La escafandra: Leonardo da Vinci inventó un traje de buceo realizado en cuero con un sistema que salía de la superficie para permitir que el buceador respirara. 
  5. El paracaídas: aquel invento de Leonardo tenía una base cuadrada, una estructura piramidal y una altura de siete metros. 

4 magníficas de Leonardo da Vinci

De la pintura a la arquitectura, las obras de Leonardo da Vinci son exquisitas. Como arquitecto, no se le atribuye ninguna construcción, sin embargo, sus bocetos sí que sirvieron para dar respuesta a problemáticas constructivas de la época y, como urbanista, llegó a proyectar su ciudad ideal. Sin embargo, sí nos dejó obras pictóricas maravillosas. Estas 4 siguen fascinando por su belleza y perfecta ejecución: 

  • El Hombre de Vitruvio (1490): es un estudio que el genio hizo del cuerpo humano basado en los textos del arquitecto de la antigua Roma Vitruvio. Se encuentra en la Galería de la Academia, de Venecia, en Italia, aunque, difícilmente se exhibe por motivos de conservación. 
  • La Dama del Armiño (1490): solo hay cuatro retratos femeninos de da Vinci y este es uno de ellos. La mujer es Cecilia Gallerani, amante de Ludovico Sforza, duque de Milán, y se expone en el Museo Czartoryski, en Cracovia, Polonia. 
  • La Última Cena (1495-1498): se la considera una de las obras más magníficas de la historia y se encuentra en el convento dominico de Santa Maria delle Grazie, en Milán, Italia. 
  • La Gioconda o la Mona Lisa (1503-1519): su obra icono. Retrató a Lisa Gherardini con la técnica del sfumato, muy característica de su obra. Se expone en el Louvre de París, en Francia. 

Leonardo da Vinci murió a los 67 años, en Amboise, Francia, y fue enterrado en la capilla de Saint-Hubert, dejando un inmenso legado de descubrimientos, obras e inventos que siguen fascinándonos. Leonardo fue un genio del Renacimiento, y seis siglos más tarde sigue siéndolo.