Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Puente diseñado por Norman Foster

Norman Foster es uno de los más grandes arquitectos del siglo XX. Ha reinventado la arquitectura con su estilo high-tech elegante aplicado a obras de grandes dimensiones y ha creado maravillas por todo el mundo como la cúpula del Reichstag en Berlín, los aeropuertos de Hong Kong y Pekín o el acueducto de Milleau en Francia. Una carrera por la que ha sido galardonado con el Premio Pritzker, considerado el Nobel de la arquitectura.   

De panadero a arquitecto

Norman Foster llegó tarde a la arquitectura. Llegó cuando otros acababan la carrera, a los 22 años. Y es que no lo tuvo nada fácil. Nacido en 1935 en una familia humilde de Manchester, Norman Foster era hijo único. Su madre era camarera y su padre, dueño de una tienda de empeños y pintor de brocha gorda. No tenía muchos amigos, se sentía distinto. Cuando tuvo la edad de empezar a trabajar, lo hizo de panadero, portero de discoteca y mecánico, hasta que consiguió un puesto de administrativo en el ayuntamiento de su ciudad. Luego llegó el servicio militar y después, encontrar otro empleo. Norman Foster acabó trabajando como contable en un estudio de arquitectura y allí se despertó su vocación: de noche, copiaba los dibujos que sus compañeros realizaban, así que finalmente, empezó a estudiar arquitectura y acabó pidiendo una beca en Yale (EEUU) para continuar su formación.  

Sir Norman Foster

En Yale, Norman Foster conoció al arquitecto Richard Rogers, se hicieron amigos y acabaron siendo socios, ya que, junto a la primera mujer de Norman, Wendy Chessman y la hermana de esta, Georgie, y Su Brumwell fundaron en Londres el estudio de arquitectura Team Four en 1963 y se dedicaron a la arquitectura industrial.  

En 1979, Norman Foster dio con su gran oportunidad: ganó el concurso para diseñar el Hong Kong and Shanghai Bank, una obra magnífica que le dio fama mundial. En 1986, la obra terminaba y tres años más tarde, Wendy moría víctima de un cáncer, dejando a Norman viudo con tres hijos adolescentes. Pero, a pesar del duro golpe, Norman Foster siguió trabajando y se convirtió en el más elegante de los arquitectos y diseñadores 

 high-tech británicos. Y por si fuera poco, en 1990 recibió el título de Sir y más tarde, el título nobiliario vitalicio de Barón Foster de Thames Bank. 

Hoy, Sir Norman Foster vive en Suiza junto a su tercera mujer, la psicóloga, editora y comisaria de arte contemporáneo española Elena Ochoa, y sus dos hijos. 

Sus 12 obras magníficas

Entre sus grandes obras, aparte del Hong Kong and Shanghai Bank, destacamos doce imprescindibles:  

  • La casa Creek Vean, diseñada por Norman Foster y Richard Rogers en 1966. 
  • La cúpula del Reichstag, en Berlín (1993). 
  • El Carré d’Art, en la ciudad francesa de Nimes (1993), un edificio que alberga el Musero de Arte Contemporáneo y la Biblioteca Municipal Clasificada. 
  • La Torre Commerzbank (1994), el edificio más alto de Alemania y de toda Europa occidental. 
  • El Aeropuerto Internacional de Hong Kong (1998), situado en una isla artificial.  
  • El controvertido Puente Millenium (1998), sobre el río Támesis, en Londres.  
  • El edificio 30 St Mary Axe, en el distrito financiero de Londres, de 180 m de alto y conocido como “el pepinillo”. 
  • El ayuntamiento de Londres (2002). 
  • Chesa Futura, en la localidad suiza de St Moritz (2004). 
  • La ampliación del Aeropuerto Internacional de Beijing (2008), con su figura de dragón. 
  • La Torre Hearst, en Manhattan (2008). 
  • Masdar City (2007-2014), una metrópolis ecológica construida en Abu Dhabi (EAU) que resulta ser la primera ciudad 100% ecológica del mundo.  

Norman Foster es, quizás, el arquitecto más internacional. El mundo entero cuenta con obras firmadas por Foster pero su rastro no solo es arquitectónico. A través de la fundación que lleva su nombre y que tiene sede en Madrid, Norman Foster reflexiona sobre el futuro de las ciudades, la sostenibilidad del planeta y el poder transformador de la tecnología y la arquitectura.