letrero bauhaus alemania

Walter Gropius es, sin duda, uno de los padres de la arquitectura moderna. En una época, a principios del siglo XX, en la que la arquitectura todavía se caracterizaba por la ornamentación, Gropius fue uno de los diseñadores precursores en introducir las líneas depuradas, las formas cúbicas y los espacios amplios sin excesivo mobiliario, que apuntaban al minimalismo. Introdujo nuevos materiales como el vidrio y el acero, con líneas limpias y simples, a la par que elegantes, generando una moda o tendencia que sigue vigente a día de hoy.

Una de las obras considerada pionera de la arquitectura moderna es la fábrica Fagus (Baja Sajonia, Alemania). Gropius la diseñó en 1911 en colaboración con el arquitecto Adolf Meyer. Por primera vez, una fábrica presentaba una fachada acristalada. Este modelo que se incorporó años más tarde a rascacielos, museos, edificios residenciales y a tantos otros espacios de la vida pública.

Bauhaus, la primera escuela de diseño del mundo

escuela bauhaus en alemania

Tras la primera guerra mundial, en la que Walter Gropius participó, el artista se adhirió al Grupo de Noviembre. Este grupo estaba compuesto por un conjunto de artistas alemanes unidos para impulsar la revolución en el arte tras la guerra.

En aquel entonces Gropius dirigía la Escuela de Artes y Oficios de Weimar. Éste se fusionó con la Academia de Bellas Artes y dio lugar a la conocida Escuela Bauhaus. La nueva escuela pretendía servir de puente entre el arte y la industria, uniendo a artistas y a artesanos en el diseño de elementos y obras que combinaran arte, técnica, estética y funcionalidad.

Pese a que “Bau” significa “construcción” y “haus” significa “casa” en alemán, en sus comienzos la Bauhaus no disponía de un departamento específico de arquitectura. En esta escuela, donde se formaron algunos de los artistas más prestigios de Alemania, surgieron las figuras de diseñador gráfico y de diseñador industrial, dos roles profesionales que hasta entonces no habían existido propiamente. La Bauhaus constituye así la primera escuela de diseño del mundo.

Una mirada a la obra Walter Gropius, una mirada a la actualidad

Aunque Walter Gropius (1883-1969) es un artista adscrito a otra época, si hacemos un repaso por algunos de sus edificios más emblemáticos, éstos parecen más un producto de la actualidad que de los años en los que se erigieron.  A continuación, descubre algunos ejemplos de esos diseños que retratan a Gropius como un artista adelantado a su tiempo.

  • La casa Sommelferd (Berlín, 1920-1921): una obra diseñada por Gropius y Meyer, encargada por el empresario Adolf Sommerfeld, constructor y propietario de un aserradero. En su diseño y construcción participaron todas las áreas de la escuela Bauhaus: arquitectos, diseñadores de muebles, carpinteros, escultores…
  • Edificio de la Bauhaus en Dessau (Dessau, 1925-1926): en 1925 la sede de la Bauhaus se trasladó desde Weimar hasta Dessau, donde Gropius pudo diseñar un edificio que cubriese todas las necesidades de la escuela. Este elegante y estiloso edificio constituyó todo un icono de los comienzos del movimiento moderno, también conocido como estilo internacional. Una obra de arte arquitectónico que ha transcendido en el tiempo hasta nuestros días.
  • Casa Gropius (Lincoln, Massachusetts, Estados Unidos, 1937-1938): Gropius abandonó Alemania por la disminución de los encargos, debida a sus discrepancias políticas con el gobierno, y se instaló en Estados Unidos en 1937. Allí fue profesor en la escuela de diseño de Harvard. Diseñó y construyó su propia casa en colaboración con el arquitecto Marcel Breuer. La casa siguió los preceptos de la Bauhaus y adoptó algunas características de la arquitectura de la zona. Las líneas bellas y simples, el orden y algún juego geométrico le dan un toque elegante y distinguido a esta casa. Gropius también incorporó nuevos materiales de tendencia en Estados Unidos en aquella época como el yeso o los muros de laminado de vidrio.
  • Bloque de viviendas en la Interbau (Berlín, 1956): este edificio forma parte de un conjunto que se construyó para la reconstrucción del barrio de Hansaviertel, al este de Berlín, devastado por la segunda guerra mundial. En el proyecto urbanístico participaron otros 52 arquitectos de renombre, como Le Corbusier, Oscar Niemeyer o Alvar Aalto. La fachada tiene una forma cóncava y algunos toques de color en los balcones, realizados estos en chapa de acero esmaltada.
  • Edificio MetLife (Nueva York, 1960 – 1963): este rascacielos incorpora el diseño de fachada con grandes ventanales concebido por Gropius desde los inicios de su carrera. Con 59 plantas y 292 000 m2, en el momento de su inauguración constituía el edificio de oficinas más grande del mundo. En sus primeros años el edificio fue conocido como Pan Am, pues fue adquirido por la aerolínea Pan Am para albergar sus oficinas.
  • Museo archivo Bauhaus (1976-1979): fue diseñado por Gropius, aunque construido años después de su muerte. El archivo adquiere un aire muy moderno gracias a sus líneas simples y a un original conjunto de torres. Éstas se asemejan a chimeneas industriales, unidas entre sí formando un edificio único en forma de hache.