Comedor decorado con ramas secas en blanco y negro

La naturaleza es bella incluso cuando ya no hay hojas verdes ni frutos o flores de colores vistosos. El mundo de la decoración lo ha sabido ver y ha conseguido convertir elementos naturales que antes se hubieran quemado en una chimenea, en maravillosas piezas decorativas. Hablamos de la decoración con ramas y troncos. Nada más original y eco-friendly.  

Madera en bruto, el nuevo diamante natural  

Atrás han quedado las maderas lisas y perfectamente barnizadas. Hoy, se llevan las superficies raw, la madera en bruto. Porque la imperfección es bella. Y original, ya que no hay dos piezas de madera natural iguales. Además, la madera, es un material vivo. Con el tiempo va cambiando, como nosotros, y embellece más y más. Sus nudos hablan de su historia; su color, de todo lo que ha vivido, y su forma, de un crecimiento libre.  

Tanta personalidad se traslada a cada pieza que se crea con madera en bruto. Así, por ejemplo, nada tiene que ver una mesa de centro de madera pulida, de líneas rectas y bien barnizada, con una hecha con un tronco auténtico, con sus nudos, sus anillas y su superficie rugosa. Calidez extrema y sumo carácter. 

Del bosque a casa 

Tú mismo puedes crear las piezas decorativas más originales con troncos de madera y ramas secas. Eso sí, tendrás que limpiarlos antes. Lo ideal es quitar las partes secas de la corteza para que no se vaya desprendiendo y ensuciando así el suelo. En el caso de las ramas, lo mejor es dejar la rama limpia de hojas y otras pequeñas ramas, quitarle la corteza y dejarla “desnuda”. En cuanto a su textura final, puedes aceitarla o dejarla natural, como la encontrarías en el bosque. A partir de aquí, ¡imaginación al poder! 

Del estilo industrial al boho-chic  

Las casas y hoteles más chic se han hecho eco de esta moda y han llenado sus espacios con troncos de madera y ramas secas. Y no necesariamente son espacios rústicos. Para nada. De hecho, las piezas realizadas con estos elementos naturales quedan muy bien en ambientes de corte industrial, junto a muebles y complementos de metal y color negro; o en espacios de estilo nórdico, combinados con textiles cálidos, de tacto furry, y colores grises y blancos; o en otros ambientes de corte bohemio, donde la decoración ecléctica domina con una mezcla divertida de colores y materiales.  

Decorar con ramas y troncos: un DIY muy cozy  

¿Necesitas ideas para decorar con ellos? Vamos a por ellas. Te proponemos 5 para cada elemento.  

Con troncos:  

  1. Como mesa de centro. ¿Que te da miedo su peso? Ponle unas ruedecillas y lo podrás mover donde quieras con el mínimo esfuerzo.  
  2. Como mesilla de noche. Su complemento ideal, una lámpara que cuelgue del techo por si la superficie del tronco es demasiado pequeña. 
  3. Como elemento decorativo. Ideal para troncos de forma irregular. Resultan esculturas naturales que pueden dar carácter y originalidad a cualquier espacio de la casa. 
  4. Cortados transversales. Se convierten en tableros perfectos como balda, como consola (con unas patas de metal), como banco o incluso como mesa de comedor uniendo varios troncos para crear una superficie amplia. 
  5. Un pequeño tronco convertido en pie de lámpara. Una pantalla en lino de color claro será su pareja ideal porque le aportará más luz y suavidad. 

Con ramas: 

  1. Un colgador sencillo y decorativo. Una simple rama puede convertirse en un improvisado colgador en tu recibidor o en tu dormitorio si a cada extremo le anudas unas cuerdas y las cuelgas del techo. 
  2. Un cabecero muy natural. Crea una estructura con distintas ramas para proteger la pared de tu cama con ellas y a la vez, dar estilo eco a tu dormitorio. 
  3. Una escalera para el baño. De nuevo, esta se puede hacer con ramas secas, del mismo modo que puedes hacer un cabecero. 
  4. Una lámpara de techo. Apto solo para los muy manitas. Hazte con varias bombillas tipo Edison y anúdalas a la rama de tal manera que caigan creando un racimo. Luego, cuelga la rama del techo por los extremos.  
  5. Como barra de cocina. Unos ganchos te ayudarán a colgar espátulas, coladores e incluso sartenes con mucho estilazo. ¡Y di adiós a las frías barras magnéticas de metal!