Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Jarrón negro con flores y vasos de cristal tintado en tons grisáceos

El cristal tintado se ha convertido en los últimos años en un material de tendencia. Cada vez son más los accesorios que podemos ver con este acabado: jarrones, velas, platos, figuras decorativas…Te enseñamos todo lo que debes saber sobre el cristal tintado y cómo puedes decorar tu casa con estas piezas.  

¿Qué es el cristal tintado? 

Se denomina ‘cristal tintado’ a todas aquellas piezas donde el vidrio adquiere un color determinado. Pueden tener un acabado mate y opaco, o en un tono transparente pero oscuro. Los jarrones son quizás las piezas que más podemos ver en cristal tintado. Se trata así de una alternativa al cristal convencional, que ayuda a darle un poco de color a los interiores.  

DIY: cómo hacer tu propio cristal tintado 

Una casa necesita de piezas especiales y únicas. Muchas veces no sabemos cómo darle ese toque de originalidad. Una buena forma de hacerlo es con manualidades. Cambia el aspecto de tus jarrones con este DIY. ¿Cómo hacerlo? Simplemente con pintar el cristal de los jarrones sería más que suficiente. ¡Toma nota! 

  1. Paso

    Aplica un acondicionador para jarrones y déjalo secar.  

  2. Paso

    Mezcla una base de pintura blanca con una del color que más te guste. Es importante que las pinturas sean adecuadas para cerámica y cristal.  

  3. Paso

    Vuelva la pintura dentro del jarrón, y con la ayuda de un pincel vete eliminando el exceso. Al mismo tiempo cubre totalmente el jarrón de pintura.  

  4. Paso

    Cuando ya lo tengas terminado, deja secar la pintura con el jarrón boca abajo sobre un papel de periódico. 

Ideas para decorar con cristal tintado 

Una vez ya tengas hechos tus propias piezas de cristal tintado es hora de añadirlos a los diferentes rincones de la casa. En el baño, incorpora en el mueble principal del lavamanos, un jarrón de cristal tintado. Añade unas flores secas al jarrón y, ¡listo! Lo mismo puedes hacer en otros espacios de la casa, como el recibidor, añadiendo un jarrón de cristal tintado en la consola; en el dormitorio, en la mesilla de noche; o simplemente en el salón, en la mesa de centro. Con estos pequeños detalles conseguirás darle un aire nuevo a diferentes zonas.