¿LISTO? ¡CONSIGUE HASTA UN 70% EN EL CYBER MONDAY SALE DE WESTWINGNOW!

Cuando pensamos en casas de campo nuestra mente viaja a ese lugar tradicional, donde la madera y el mobiliario rústico son los protagonistas. Sin embargo, hacer de estas viviendas una referencia de diseño moderno es posible si sabemos reformarla y conjugar actualidad y tradición. Esta fusión que en Westwing nos encanta está llamada a convertirse en tendencia. Nuestros interioristas te cuentan cuáles son las claves conservan el carácter de estos espacios. Descubre las casas de campo modernas.

Casas de campo modernas: un codiciado escape de paz

Las casas de campo están en auge. No es ningún secreto. Cada vez, en medio del frenético ritmo de vida de la ciudad, nos apetece más contar con ese oasis de tranquilidad y calma.

Por eso, los esfuerzos por reformar estas viviendas, ya sean casas de campo muy pequeñas y sencillas u otras de mayores dimensiones, son también más intensos. En respuesta a esta necesidad, el country glamour está en boga. Un estilo que busca mantener la esencia natural, la paz de lo rústico y la calidez de las casas de pueblo, con lo último en diseño moderno. Y es que, si tenemos previsto pasar cada vez más fines de semana y vacaciones o, incluso, convertir la casa de campo en nuestra primera residencia, también el mimo para cuidar de este espacio y hacer que coincida totalmente con nuestro gusto se incrementa. Atento a todos los consejos que nuestros interioristas han preparado para ti.

Todo está en el estilo

El primer paso para triunfar en la reforma de tu casa de campo es pensar a estética general que quieres que tenga.

Para que es estilo que vayamos a aplicar triunfe, debemos hacer que el interior y el exterior de la casa dialoguen. Para ello, emplear los mismos materiales y la misma gama cromática es una gran idea que nos ayudará a unificar los espacios, tal y como necesitamos y mantener la continuidad visual.

Los colores, en lo que a casas de campo modernas se refiere, son de lo más variado, si bien siempre es buena idea combinar los que más nos conectan con el estilo rústico, como los verdes oliva, con contrastes más actuales y urbanos en grises y añadir detalles que resalten la calidez que toda casa de campo ha de tener. Para ello, el blanco, la madera natural y el cobre resultan perfectos.

Casas de campo modernas: fusión de tradición y estilo urbano

Atrevernos con esta combinación puede resultarnos abrumador en un inicio si no sabemos cómo empezar. El segundo punto que debemos tener claro es que la idea no es transformar por completo el espacio, sino potenciar la esencia de lo rústico que tanto nos gusta y actualizarla con las últimas tendencias de diseño para que no se quede anclada en el pasado.

Las vetas de madera al natural nos encantan en una casa de campo: ¡haz que luzcan orgullosas! Y prueba a combinar ese toque rústico con otros materiales que aportan carácter y textura, como las paredes en blanco y los suelos de piedra.

Los tejidos y los materiales naturales, como la madera, los blancos encalados en la pared y el mimbre en accesorios, son perfectos tanto para el mobiliario como para los pequeños detalles. Para ofrecer un contraste lleno de modernidad, haremos que dialoguen con otros como el hierro u el hormigón. El resultado será un espacio cálido y bucólico, como toda casa de campo debe ser, en el que se respira, no obstante, una atmósfera moderna.

Reactualizar las estancias es, en muchas ocasiones, una cuestión de combinar materiales: mosaicos hidráulicos en el suelo, un techo de madera o paredes empedradas son siempre ganadores.

Si tenemos grandes espacios en el exterior, debemos acondicionarlos con el mobiliario apropiado. Conjuntos de jardín con mesa y sillas, barbacoas y hasta hamacas de madera serán los elementos fetiche que nos inviten a disfrutar del paisaje y de la tranquilidad que se respira en el ambiente durante horas.

Modernas y amplias

Si hay un motivo por el que las casas de campo suponen un auténtico regalo, además de por el privilegiado entorno, es la amplitud que caracteriza a muchas de ellas. Y es que, a diferencia de lo que suele suceder en los pequeños apartamentos urbanos, en los que la decoración resulta todo un rompecabezas, las casas de campo suelen ostentar suficientes metros.

Debemos potenciar la posibilidad de contar con grandes espacios haciendo que luzcan en todo su esplendor. No dudes en instalar grandes ventanales con los que disfrutar del potente baño de luz que llegue desde el exterior, junto con una vista privilegiada de la vegetación. Además, los ventanales de suelo a techo son todo un icono de estilo moderno y el elemento perfecto para actualizar tu casa de campo.

Casas de campo con mucha historia

Otro de los elementos que nos fascinan de las casas de campo en Westwing y que las diferencian de los grandes enjambres urbanos, son las historias que las acompañan. Conservar su esencia en lo que a atmósfera y mobiliario se refiere, implica también muchas veces acunar estas vidas anteriores cuidando piezas antiguas.

Darle un nuevo uso a los muebles vintage, como a las antiguas máquinas de coser o baúles, será una forma muy potente de imprimir carácter en la vivienda y reivindicar su tradición. No puede gustarnos más la combinación de estos elementos antiguos con las líneas rectas y la propuesta cromática del estilo más urbano.

Ahora que ya sabes cómo darle una nueva vida a tu vivienda y hacer de ella una de esas casas de campo modernas que se han convertido en tendencia, ¡solo queda disfrutar de toda la paz que proporciona un retiro en la montaña!

¿Madera glam o vintage? Encuentra el mobiliario ideal