casa de campo rustica de piedra

Los encantos de las casas de campo rústicas son bien conocidos y anhelados. Ahora, en Westwing, de la mano de nuestros interioristas, te traemos los mejores consejos de diseño para que potencies el lado más cálido y chic de tu vivienda rústica y disfrutes al máximo de un retiro a la última.

Casas de campo rústicas: ¡los materiales!

Para poder tener una casa de campo de película es necesario que contemos con los materiales para decoración adecuados y que nos lleven a ese espacio de relajación rustico que respira mas naturaleza y menos ajetreo de la ciudad. Veamos los materiales esenciales de la casa de campo rústica.

Madera

Nos encanta la madera como material en casa cualquier vivienda, pero en una casa de campo es directamente imprescindible. Madera en el techo, en el suelo, en las paredes, madera al natural, madera envejecida, en tonos claros u oscuros… ¡Sus posibilidades son infinitas y sus resultados inimitables! Ningún material como la madera tiene la capacidad de rodearnos de calidez y fusionarse con el entorno natural.

Los textiles

Lino, lana, algodón, pelo. Las pieles, las grandes alfombras de pelo que dividen espacios, las mantas con las que arroparnos en el sofá mientras leemos o disfrutamos del crepitar de la chimenea, los cojines de crochet, los cabeceros, los suelos forrados con moqueta o cálidos textiles que abrigan la cama…

Las texturas muy pero que muy abrigadas son absolutas protagonistas de las casas de campo rústicas. Su sola visión transforma el espacio en un lugar de lo más acogedor y son perfectas para resaltar, aún más, la calidez de la madera.

Casas de campo rústicas a dos alturas

El hecho de contar con suficiente espacio de vertical es una de las grandes ventajas de las casas de campo. Para aprovecharlo al máximo, en Westwing somos cien por cien partidarios de un diseño a dos alturas.

Construir el salón contando con una gran altura hacia el techo, abrir un enorme ventanal XL a través del que sentirse parte del entorno natural y dejar que entre la luz u optar por un clásico dúplex, aprovechando como espacio decorativo el lugar alojado bajo la escalera, son algunas de las posibilidades que podemos conjugar.

Ventanales en el techo

Esta es sin duda otra de las posibilidades que nos fascinan de las casas de campo. No era de lo más común hasta hace unos años, pero, sin duda, ahora se ha convertido en tendencia.

Abrir un ventanal en el techo abuhardillado de cualquier estancia nos ofrece grandes oportunidades: un baño bajo las estrellas si lo instalamos encima de la ducha o un despertar con vistas a la montaña si lo instalamos en el dormitorio, son solo algunas de ellas.

Harás que la vivienda cuente con una mayor entrada de luz natural, mejores condiciones de ventilación y un inmenso valor añadido en lo que se refiere a experiencia.

Casas de campo rústicas llenas de calidez

Si tienes ocasión, no lo dudes: instala una chimenea en tu casa de campo. Desde las soluciones más tradicionales, a modernas chimeneas encastradas para un punto más moderno, el crepitar del fuego será el elemento protagonista de tu salón.

Para convertirlo en el punto focal que merece, te recomendamos que diseñes el mobiliario y la distribución espacial en función de la chimenea, como elemento principal. Si quieres colocar también un televisor, una gran solución es situar la pantalla justo encima de la chimenea. De esta forma, con los sofás y algún cómodo sillón de lectura orientados hacia ella, conseguirás la calidad que el salón requiere. Una auténtica invitación a disfrutar de este espacio y su confort durante horas.

Casas de campo rústicas en todos los tamaños

Lo ideal es siempre contar con una vivienda amplia, que nos regale generosamente suficientes metros cuadrados en cada estancia, sí. Pero lo cierto es que no tenemos por qué renunciar a todo el encanto de una casa de campo salida de un cuento si nuestra vivienda es pequeña y muy sencilla.

Algunos trucos de decoración, como el concepto de diseño abierto que apuesta por espacios diáfanos en los que las delimitaciones son sutiles y se dejan al buen hacer de cerramientos acristalados, biombos o, incluso, elementos decorativos como alfombras, son ideales para diseñar paso a paso una casa de campo pequeña a la que, no obstante, no le falte de nada.

Y es que para rentabilizar al máximo los metros cuadrados, ¡nada mejor que eliminar divisiones innecesarias! El mobiliario funcional y a medida, así como un juego de luces y una apuesta por elementos que dejen entrar la luz natural, son otros de los trucos infalibles para hacer que tu casa de campo de pequeñas dimensiones sea ese lugar bucólico con el que habías soñado.

Casas de campo rústicas en antiguas construcciones

La versatilidad a la hora de emprender una reforma es otra de las características que más nos conquistan de las casas de campo. Pues resultan instalables prácticamente en cualquier lugar.

Esto implica que esa construcción que tienes en mente en mitad del campo pueda convertirse en la vivienda de tus sueños. Desde un antiguo pajar, pasando por una granja en desuso a una masía pueden servir de estructuras que rediseñar y otorgar una nueva vida llena de glamour.

Casas de campo rústicas con porche

¡Otra opción ganadora si contamos con un pequeño terreno en el exterior! Instalar un porche con vistas al horizonte hará que cuentes, de inmediato, con un lugar favorito para pasar las largas noches de verano en la montaña.

¿Nuestro consejo? No dudes en ubicar aquí una zona chill out de lo más rústica: sofás, chaise longue con base de madera y mesas auxiliares, arropadas por el toque cálido y suave de los textiles. ¡Nos encanta! ¿Nos invitas?

Techo en blanco

Si los techos abuhardillados, tan característicos de las casas de campo, sientes que te asfixian y que consumen demasiado espacio en la vivienda, un buen truco para “aligerarlos” visualmente es optar por pintarlos de blanco o revestirlos de maderas muy claras.

La combinación de tonos neutros y blancos hará que esas casas de campo rústicas tengan el plus de calidez que estabas buscando.

Descubre el mobiliario perfecto para tu casa de campo