Vivimos con mucho estrés, por lo que nuestra casa se convierte en el mejor refugio de desconexión. Aunque las casas urbanas están en ciudades, es posible relajarse y desconectar. Te contamos cómo puedes relajarte nada más llegar a casa con los los mejores consejos y trucos de nuestros expertos.  

Trucos para relajarte en casa 

Con la vida tan ajetreada que llevamos es necesario dedicarnos tiempo a nosotros mismos, y qué lugar mejor que en nuestra propia casa. Las casas urbanas tienen la ventaja de estar en una ciudad pero al mismo tiempo te permiten crear un espacio de desconexión, especialmente si disponemos de un espacio al aire libre. Si llegas a casa cansado del trabajo pero no sabes cómo hacer de tus tardes un momento para la relajación, te proponemos una rutina diaria que te ayudará a acabar el día con una sonrisa.

  1. Enciende una vela nada más llegar

    Intenta que sea tu olor favorito o por lo menos que te relaje. 

  2. Dedícate 15 minutos

    Desconecta del móvil, y mímate. Ponte música relajante. Date una ducha, y luego haz tu rutina de noche de forma tranquila y pausada. Si tienes niños intenta guardar este momento para cuando ya estén durmiendo aunque sea tarde. Verás como te vas a la cama mucho más relajada.  

  3. Coge la libreta y haz una lista

    Prepara una lista con lo que aún tengas pendiente, pero no hablamos de tareas rutinarias sino de sueños o planes que te gustaría hacer. 

  4. Prepara la cena en familia

    Los planes en familia siempre son divertidos. Si tienes niños aprovecha para hacer la cena con ellos. Aprenderá más sobre una buena alimentación, y además pasaréis un buen rato riendo juntos.  

Transforma tu balcón en un oasis urbano 

Si cuentas con una terraza o balcón en tu casa urbana es importante que midas bien el espacio para que puedas disfrutar de un espacio relajante al aire libre.

Lo primero es adecuar el suelo y hacerlo más gustoso. Puedes optar por ejemplo por una alfombra vinílica o de rafia, redonda o rectangular, dependiendo del tamaño del que dispongas. En cuanto a muebles no pueden faltar algunos asientos, y una mesa auxiliar. Los detalles que marcan la diferencia de esta terraza son las plantas y la luz. La iluminación es muy importante para el exterior. Añade algunos farolillos, guirnaldas de luz o apliques de pared serán tus mejores aliados.  

Piensa en verde 

Las plantas son un requisito (casi) indispensable para tu terraza. Proporcionan sombra, frescura, intimidad e incluso algunas te sirven para darle más sabor a tus plantas. Estas son algunas de las plantas de exterior más recomendadas para casas urbanas:  

  • Árboles: no requieren de mucho mantenimiento, pero es cierto que si requieren de un espacio mayor. Las macetas que debemos usar para este tipo de plantas de exterior son de entre 60 y 80 cm. 
  • Trepadoras: son perfectas para la terraza ya que le dan bastante calidez y aumentan la intimidad. Las mejores opciones son las hiedras, los helechos y las buganvillas. Estas últimas son ideales y tienen un color espectacular para el exterior.  
  • Flores: las flores son muy utilizadas en el exterior ya que aportan el color que necesitamos. Las flores perfectas para la terraza son los claveles, los geranios, los crisantemos y los pensamientos.  
  • Tropicales: son una de las plantas de tendencia pero si no vivimos en climas húmedos difícilmente podrán aguantar mucho en la terraza.  
  • Aromáticas: aprovecha la terraza para cultivar tus plantas aromáticas como albahaca, cebollino, perejil, romero…¡Llenarás de sabor tus platos!  Lee nuestro artículo sobre cómo crear un jardín de hierbas aromáticas.
  • Arbustos: no suelen ser muy altos por lo que si no tienes un espacio muy amplio son perfectos. Dan un aspecto bastante frondoso y se pueden plantar en macetas o jardineras. Es importante podar los arbustos con bastante frecuencia y quitar las hojas secas.  

El gran debate: casas urbanas o casas rurales

Pueblo vs. ciudad, ciudad grande vs. ciudad pequeña, pueblo pequeño vs. ciudad grande… ¡tantas preguntas! ¿Cuál es la mejor opción para ti? Aquí tienes algunos de los principales factores que debes tener en cuenta a la hora de tomar una decisión sobre tu gran mudanza:

  1. El coste de la vida: el coste de la vida en las comunidades más pequeñas suele ser mucho menor que en las grandes ciudades. Las casas urbanas tienen el coste de vida más elevado en comparación con las casas rurales.
  2. Mercado de trabajo: en general, hay más puestos de trabajo en una gran ciudad, lo que significa que es más probable que encuentres oportunidades que se ajusten a tus habilidades e intereses. Por lo tanto, aunque tengas que pagar más por el alquiler en las casas urbanas, puede valer la pena en función del trabajo que consigas.
  3. Hacer amigos: una ciudad pequeña es probablemente la mejor opción. Por supuesto, en una gran ciudad también se hacen amigos y se crea una comunidad, pero puede ser más difícil y menos íntima que en un pueblo pequeño.
  4. Naturaleza: en una ciudad pequeña te sentirás más cerca de la naturaleza. Sin embargo, no descartes por completo una gran ciudad. Hay muchas casas urbanas en grandes ciudades que suelen tener parques y zonas de recreo donde puedes disfrutar del aire libre.
  5. Entretenimiento: en las grandes ciudades encontrarás eventos deportivos, teatros, lugares históricos y muchas otras cosas que hacer y ver. Pero eso no quiere decir que no haya nada que hacer en una ciudad pequeña. Muchas ciudades pequeñas tienen teatros, museos, mercados agrícolas, ferias y otras atracciones.

Como ves, las casas urbanas te permiten tener tu propio oasis de paz aunque vivas en una gran ciudad. Solo hay que encontrar la decoración adecuada para evadirte y relajarte tras un largo día de trabajo.

Accesorios perfectos para casas urbanas