alcancía con monedas

Adquirir una residencia y planificar una mudanza es una decisión emocionante con la que acertarás si cuentas con la información que necesitas para . En Westwingnos encanta ayudarte a construir nuevos hogares. Por eso, nos proponemos hacer un repaso sobre los gastos que deberás asumir al comprar una nueva vivienda. Pero no sólo eso: te proporcionamos un método clave con el que sabrás cómo ahorrar para comprar una casa. ¡Allá vamos!

Cómo ahorrar para comprar una casa: calcula los gastos de la inversión

Si hablamos de ahorrar, tenemos que hablar de la contrapartida inevitable: los gastos al comprar una casa. Tenerlos en cuenta y calcular desde el principio todos los que debemos efectuar, nos ayudará con nuestra planificación global y nuestra estrategia de ahorro.

De manera general, si estamos ante la compra de una vivienda de segunda mano, además de los gastos derivados de la mudanza, tendremos que contar con los gastos de la hipoteca, en la mayor parte de los casos, la notaría y el Registro de la Propiedad Intelectual. Si además hemos echado mano de los servicios de un experto inmobiliario, en caso de haber recurrido a una agencia, tendremos también que contar con la comisión.

Es importante conocer bien qué impuestos se pagan al comprar una casa cuando se trata de una vivienda de obra nueva. Y es que además de los gastos anteriores, se deberá abonar el IVA y los actos jurídicos documentados.

Una vez que, calculadora en mano, tenemos claro cuál es el presupuesto inicial con el que debemos contar a la hora de dar el primer paso para la compra de una nueva residencia, ya podemos comenzar a trazar nuestro plan ganador: el de ahorro. Mucho más sencillo cuando nos dirigimos hacia un objetivo claro y sabemos cómo hacerlo. Muy atentos a estas claves que te ayudarán a juntar la cantidad que necesitas si sabes cómo incorporarlas a tus rutinas habituales.

Cómo ahorrar para comprar una casa: 7 claves ganadoras.

Hemos trazado un método de ahorro ganador, combinando consejos que te harán prescindir de gastos cotidianos innecesarios, con otros que buscan la máxima rentabilidad de tus recursos. Te los desvelamos paso a paso.

1. Márcate pequeños objetivos

Aunque nuestra planificación a la hora de comprar una casa sea a largo plazo, en lo que al ahorro se refiere resulta más sencillo que nos marquemos pequeños objetivos semanales o mensuales.

Calcular la cantidad que necesitamos salvar en estos períodos de tiempo no supondrá un gran trastorno para nuestra economía y nos permitirá llevar un mayor control del gasto. ¿No tienes claro cuál debe ser el objetivo? Te recomendamos que, mes a mes, planifiques la cantidad necesaria para, en el período de tiempo que tengas estipulado, consiga llegar al menos al 25% del coste total de la propiedad que quieres adquirir.

2. Separa tus cuentas bancarias

A muchos les sucede: no diferenciar la cuenta bancaria dificulta el ahorro y hace que nos gastemos en el día a día la cantidad que estábamos salvando para el pago de la hipoteca. Destinar una cuenta bancaria exclusiva para el ahorro nos ayudará a tener un lugar de depósito en el que llevar las cuentas fácilmente.

3. Identifica tus hábitos de consumo

Si estás pensado en ahorrar seriamente, comienza por conocerte. Y es que hay una diferencia entre en lo que crees que gastas tu dinero y a lo que realmente lo destinas. Es una buena idea que elabores una hoja de cálculo con tus gastos mensuales para que sepas exactamente en qué inviertes. Conocer tus hábitos de consumo te ayudará a prescindir de caprichos innecesarios que te alejen del ahorro que buscas o a abaratar costes en aquellos servicios por los que estés pagando un precio desorbitado. ¡Con un poquito de orden en tus cuentas mensuales lo conseguirás!

4. Sanea tus finanzas

El ahorro no entiende de gastos fijos innecesarios ni de deudas. Para perseguir tu objetivo económico es muy importante que te plantees sanear las cuentas, abonar deudas antiguas y evitar contraer nuevas deudas. Los préstamos son una ayuda, sí, pero piensa en los intereses a largo plazo. Valora la situación con detenimiento: ¿realmente merece la pena?

5. Sácale partido a tu lado más creativo

Hablamos de evitar gastos innecesarios, pero ahorrar es también ganar dinero extra de una forma que puede ser de lo más divertido. Saca el máximo partido a tus habilidades escondidas y busca ese plus de ingresos haciendo algo que te encante: quizás la repostería, la pintura o pequeñas reparaciones.

6. Empodérate en los consumos

Hay cosas por las que pagas y que podrías hacer por ti mismo. Reparar prendas en mal estado, aprender nociones de jardinería o de costura, cortarte el pelo o cambiar algún elemento deteriorado del hogar. Con un poco de curiosidad y ganas, podrás adquirir nuevas habilidades y ahorrar costes.

7. Vende tu antigua casa

Este punto es uno de los más interesantes para conseguir la cantidad de dinero necesaria con la que debemos contar para la entrada a una nueva vivienda. Y es que, a la hora de pagar impuestos, existe una exención por reinversión en vivienda habitual en estos casos.

Si bien se debe abonar siempre el IRPF en concepto de ganancia patrimonial cuando se vende una casa, este requisito no existe cuando se planea la reinversión en una vivienda habitual. Por lo que, si planeas cambiar de residencia fija y para comprar tu nueva casa pretendes vender la antigua, podrás disfrutar de la gran ventaja de no tener que pagar este impuesto.

¿Ya tienes tu lista con todas las claves sobre cómo ahorrar para comprar una casa? ¡Genial! Es hora de ponerse manos a la obra y lanzarse a la parte más emocionante de este proceso: la de soñar cómo quieres que sea tu vida en ese nuevo hogar. Todo un hito para el que desde Westwing estamos felices de poder ayudarte.

¿Ya sabes cómo vas a decorar tu nuevo hogar? ¡Inspírate con estos productos!