Casa en la playa

Estás dividido entre tus deseos y tus dudas sobre la inversión. Sueñas con una casa frente al mar y no hay nada que te apetezca más que despertarte con el sonido de las olas en un lugar tranquilo. Llevas tiempo dándole vueltas a la idea de comprar casa en la playa, pero realmente no sabes por dónde empezar porque son demasiados los aspectos a tener en cuenta de inversión y mudanza. En Westwing hemos elaborado esta guía con las claves que deberás tener en cuenta a la hora de tomar esta decisión.

1. Comprar casa en la playa: un justo equilibrio entre razón y emoción

Ya avanzaba Pascal aquello de que el corazón tiene razones que la razón no entiende. Seguro que no te faltan motivos para enamorarte de la idea de tener una casa en la playa, pero a la hora de tomar una decisión que implica tanto compromiso como esta es muy importante que sopeses racionalmente pros y contras y que no actúes por mero impulso.

Entusiásmate con la idea y sigue lo que te pida el cuerpo… Pero valora también la zona en la que está ubicada, la necesidad de una reforma, y la demanda de alquiler. ¡Evaluar el contexto te ayudará a acertar seguro!

2. Elige la zona de manera estratégica

La zona litoral más rentable para situar la nueva casa será aquella en la que el clima, el abastecimiento de servicios y el parajeen el que se encuentre ubicada lo conviertan en un atractivo lugar de vacaciones, pero también en una zona en la que exista una buena relación calidad-precioy futuras posibilidades de alquilar la vivienda en caso de que la empleemos solo como segunda residencia.

La costa atlántica andaluza es, por todos estos factores, una de las más codiciadas, junto con las provincias de Alicante y Málaga, para situar nuestro nuevo hogar, con precios cada vez más ajustados desde el fin de la burbuja inmobiliaria.

3. Busca asesoramiento especializado

¿Vas a negociar tú mismo la compra con el vendedor o prefieres elegir una inmobiliaria que ejerza como intermediario? Y una vez cerrado el trato, ¿tienes claro el tipo de hipoteca que más te conviene? Nuestro consejo es que busques siempre asesoramiento experto en todas estas cuestiones para que no se te escape ninguna de las variables que entran en juego a la hora de comprar una nueva vivienda.

4. Conoce el lugar de primera mano

Si estás a punto de dar el paso comprar nueva residencia, ya sea de forma permanente o para tus vacaciones, necesitas conocer el lugar por ti mismo. Pasar un tiempo in situ en la zona que tienes en mente te permitirá comprobar hasta qué punto te encuentras a gusto allí, si verdaderamente te inspira para convertirlo en ese remanso de paz que estabas buscando y valorar los servicios de los que dispone en el día a día.

5. Conoce los gastos de la vivienda

Ya lo tienes: has sopesado pros y contras, te has enamorado de la zona y has elegido la casa de tus sueños. Llegados a este punto, es fundamental que conozcas los detalles concretos sobre la vivienda que pretendes adquirir. Para ello, una buena forma de conseguirlo es acudir al Registro de la Propiedad donde podrán proporcionarte información extra. De este modo, saldrás de dudas sobre si la casa está sometida a algún tipo de carga fiscal, situación de litigio o gasto pendiente.

¡Mucho mejor con las cuentas claras! Recomendamos que si puedes, te hagas una idea de los gastos mensuales que supone trasladarte al nuevo hogar: costos de suministros, de comunidad, así como el importe del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

6. Sopesa las ventajas

Ha llegado la hora de ilusionarse porque hacer realidad nuestros deseos también es un motivo de peso para tomar esta importante decisión: ¡disfruta de todas las ventajas que tiene una casa en la costa!

Si te mudas a un nuevo espacio en el litoral es muy probable que tu vida dé un completo giro: despertarte cada día en un lugar tranquilo y alejado del ruido y del tráfico, con la playa a escasos metros de tu puerta de entrada, disfrutar del mar y de una oferta de ocio distinta a la que estabas acostumbrado son razones más que suficientes para enamorarte de esta idea.

Pero, además, comprar una casa en la playa ahora tiene otros beneficios: la tendencia al descenso de los precios convierte el momento actual en uno de los mejores para dar el paso y las posibilidades de revalorización y amortización de la inversión continúan siendo positivas. La opción de alquilar tu nueva vivienda en la costa siempre va a estar disponible. ¿No es todo un lujo tener un refugio frente al mar para desconectar y cambiar de aire al que puedes escaparte siempre que quieras? En Westwing estamos convencidos de que la decisión de comprar casa en la playa es una apuesta por tu felicidad y la de los tuyos.

Decora tu casa en la playa con estos productos