Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Niño pequeño en cuna blanca sujetado por los brazos por su madre

Cuando está a punto de llegar el bebé debemos disponer de una cuna. La cuna es donde dormirán nuestros recién nacidos, y es importante que esté bien acondicionada. Alrededor de la cuna debemos evitar objetos peligrosos. Te enseñamos todo los esenciales para una cuna de bebé. ¡Apunta! 

Cuna de madera con peluche grande dentro y móvil encima

La cuna de un bebé: ¿qué debe tener? 

Las cunas están diseñadas para bebés recién nacidos y hasta más o menos los 4 años. Dependiendo de la cuna que hayamos comprado, podremos usarla más o menos tiempo. Las cunas son muy importantes en la vida de los bebés ya que les ayuda a comenzar sus rutinas de sueño. Al principio algunos padres, prefieren incorporar cunas más pequeñas, los conocidos moisés para bebés recién nacidos, y luego optan por cambiarlas a las clásicas cunas con barrotes. Estas cunas con protección son fundamentales para que el pequeño no se caiga de la cuna.  

Por lo general, los niños suelen estar en las cunas hasta los 3 o 4 años. Aunque es cierto que esto varía mucho, dependiendo de cada niño.   

Tipos de cunas  

Existen diferentes tipos de cunas, y varían dependiendo de la edad del pequeño, del espacio y si por ejemplo la necesitamos para ir de viaje. Estas son algunas de las cunas más populares:  

  1. Cuna tradicional

    Es el tipo de cuna más popular y utilizada. Son las clásicas cunas de madera que podemos encontrar con mucha facilidad. Este tipo de cunas se pueden usar hasta los 3 años perfectamente, ya que por lo general suelen ser de gran tamaño.

  2. Cuna convertible

    Es una de las cunas que más popularidad ha ido ganando entre los padres. Esto es gracias a que este tipo de cunas pueden usarla durante mucho años ya que se convierte en cama. Es una inversión pero merece la pena.

  3. Cuna transportable o de viaje

    Si sois unos padres viajeros las cunas de viaje deben ser parte de la inversión de los peques. Este tipo de cunas son muy ligeras y se pueden transportar de una forma muy sencilla. Es cierto, que muchos hoteles o apartamentos en el extranjero ya ofrecen cunas en las habitaciones, pero por si no estás seguro siempre es mejor llevarlas.

  4. Cuna con cambiador

    Si cuentas con poco espacio en la habitación de los peques este tipo de cunas te ayudará a ganar metros. En la parte inferior de la cuna cuentan con dos pequeños cajones perfectos para guardar pañales u otros accesorio del bebé.

Requisitos que debe tener la cuna del bebé 

Las cunas deben cumplir siempre con una normativa de producción de modo que sean totalmente seguras para el bebé. Estas son algunas de las recomendaciones que te hacemos para que te fijes a la hora de elegir una cuna:  

  1. La distancia entre los barrotes debe estar dentro del rango: 4,5 y 6,5 cm.  
  2. El barniz y la pintura deben estar libres de tóxicos.  
  3. El colchón debe ser lo suficientemente sólido como para que el bebé no se hunde al acostarse.  
  4. La cuna debe tener la profundidad necesaria para que el bebé esté a gusto.  
  5. Si la barandilla se mueve, debemos encajarla bien cuando se disponga el bebé a dormir.  
  6. Si elegimos una cuna con ruedas, al menos 2 deben poder asegurarse con frenos.  
  7. La cuna debe ser lo más rígida posible. 

Esenciales para una cuna de bebé 

Cuando esperamos la llegada del bebé, preparamos la habitación con una bonita decoración, pero ¿y la cuna? Sin duda, junto con el cambiador y el almacenaje, la cuna es uno de los elementos clave de cualquier dormitorio de un bebé. Por eso, te hemos hablado de los tipos de cuna. Pero, ¿y qué más necesito? Estos son los esenciales para una cuna de bebé que no pueden faltarte.  

  • Ropa de cama para la cuna: es importante que el bebé se sienta arropado en la cuna. Debemos añadir una sábana bajera y una encimera. Tampoco puedes olvidarte de incorporar algunas mantitas para que el bebé esté a gusto. En invierno, podemos añadir unas sábanas de franela y en verano usar lino o algodón, para que el bebé esté más fresco.  
  • Un buen colchón: el bebé pasa mucho tiempo en el colchón, por lo que debe estar bastante adecuado. Se aconseja que mida al menos unos 10 centímetros de alto. Por otro, no te recomendamos que uses uno heredado ya que podría haber adquirido alguna forma perjudicial para el bebé 
  • Saco para dormir: es una de las mejores opciones para que así el bebé no pase frío durante la noche.  
  • Algunos chupetes: si el bebé usa chupete, mejor que tengas unos cuantos alrededor de la cuna.  
  • Luz quitamiedos: es esencial para los niños ya que les ayuda a conciliar mejor el sueño y no tener miedo a la oscuridad.  
  • Humificador: las casas que cuentan con calefacción deben estar mejor acondicionadas. Los humificadores ayudan a conseguir una atmósfera óptima. Incluso en las habitaciones de los bebés es mucho más importante. Muchos de estos humificadores pueden estar toda la noche e incluso vienen con una pequeña luz.