casa blanca con piscina y pérgola de madera

¿Te imaginas poder disfrutar durante todo el año y sin importar el clima del relax de un buen baño en una piscina? ¿Y si este placer estuviese a tu alcance nada menos que en el interior de tu hogar? Nos encanta cuando el diseño de nuestra casa consigue hacernos disfrutar y convertirse en ese remanso de paz y desconexión que buscamos cada vez que cruzamos la puerta de entrada. Por ello, desde Westwing te traemos las mejores ideas para que te lances a la aventura de montar tu propia piscina cubierta. Repasamos sus beneficios y sus posibles inconvenientes para que puedas elegir con total libertad. ¡A por ello!

En qué consiste una piscina cubierta

Quizás te estés preguntando cómo son las piscinas interiores que podemos instalar en nuestra casa, qué tipos de obras son necesarias y cómo es su mantenimiento.

Lo cierto es que las piscinas cubiertas se caracterizan por una total flexibilidad según el gusto y las necesidades de los habitantes. Hay distintos tipos de pisinas. Hay quienes buscan convertirlas en un cómodo jacuzzi y espacio para la relajación y quienes pretenden tener acceso a una zona de nado todo el año para practicar deporte sin salir de casa. Por ello, su temperatura, su forma, su diseño y su mantenimiento varía notablemente según el uso que queramos darle.

Para las zonas más calurosas, la piscina cubierta puede estar formada de una sencilla bomba de calor. Sus dependencias dependen, como decimos, de la función que queramos darle: desde una clásica piscina para largos baños a una auténtica zona de spa con baño turco, sauna y jacuzzi. ¿Ya tienes claro cuál va a ser la tuya?

5 Ventajas de una piscina cubierta en tu hogar

No te vamos a engañar: para nosotros el balance está claro. Una piscina cubierta cuenta con muchas más ventajas que inconvenientes. Veamos algunos de sus grandes beneficios.

1. Disfruta de un baño en cualquier estación

¿Quién dijo que las piscinas eran cosa del verano? Si te gusta romper las normas, hazlo a lo grande con una piscina cubierta. Con total independencia del clima, se acabó eso de estar mirando al cielo para saber si vas a poder disfrutar de un baño en la intimidad de tu hogar.

2. Tú eliges la temperatura del agua

¡Ay, esto sí que es un lujo! Si eres de los frioleros reticentes a los chapuzones porque siempre encuentras el agua demasiado fría… vas a gozar en una piscina climatizada en la que la temperatura del agua puede ser regulable a tu antojo.

3. Una garantía de salud

Quizás no sea uno de los beneficios que acuden a nuestra mente cuando pensamos en una piscina de interior, pero es un hecho que contar con un lugar en el que toda la familia pueda nadar durante todo el año es una garantía de salud colectiva.

Sabido es que el deporte nos ayuda a mantener la mente sana en un cuerpo sano y la natación es uno de los ejercicios más recomendados para personas de todas las edades. ¿El motivo? Aporta grandes beneficios para fortalecer todos los grupos musculares.

Contar con una piscina cubierta en tu hogar y tener la posibilidad de nadar cada día, además de divertido y estimulante, es de lo más saludable.

Esta actividad favorece el desarrollo del sistema motriz en los niños, ayuda a relajar las contracturas musculares en adultos, tan comunes después de largas jornadas de trabajo y favorece la circulación de los mayores de la familia.

Además, para quienes buscan practicar deporte de una manera más suave, sin las aglomeraciones ni los accidentes más comunes en piscinas exteriores colectivas, poder hacerlo en la tranquilidad de la piscina de tu casa no tiene precio.

Y no te vamos a decir nada de los beneficios psicológicos de la natación… ¿O sí? ¡Es buenísima para combatir la vida sedentaria, socializar mientras hacemos deporte y mantener nuestra mente activa!

4. Hidroterapia sin salir de casa

Los griegos, los romanos y los árabes lo sabían muy bien… ¡Qué lujo es poder relajarse en los baños con las múltiples propiedades del agua termal! Y es que la hidroterapia es una de las ciencias más antiguas que se cultiva hasta nuestros días. ¿Y qué tal si incorporamos el confort de esos grandes balnearios a nuestro propio hogar?

Si te lo propones, una piscina cubierta puede convertirse en una auténtica zona wellness en la que el estrés está prohibido. Imagínate llegar del trabajo y disfrutar de un baño con burbujas en agua tibia o del efecto sedante de una sauna… ¿Apetece, no es verdad?

5. Mantenimiento sencillo

En contra de lo que cabría esperar, el mantenimiento de las piscinas que tenemos en el interior de nuestro hogar, cuando son climatizadas y están cubiertas, es sencillo, ya que, a diferencia de las piscinas exteriores, no cuentan con elementos externos como insectos u hojas que debemos extraer de manera periódica.

Los inconvenientes de una piscina cubierta interior

No todo iban a ser ventajas. Contar con el lujo de una piscina cubierta interior en el hogar tiene algunos inconvenientes, aunque, para ser exactos, sería más preciso considerarlo dificultades de planificación.

  • Instalar una piscina cubierta en casa requiere un esquema técnico preciso que tenga en cuenta, además del habitual circuito de filtración de agua y desinfección de toda piscina, sus necesidades de climatización (y decidir con él si el calor se aporta a través de una caldera convencional de energías limpias, de biomasa o de combustibles fósiles).
  • El conocimiento transversal que necesita para poder ser instalada. Una obra de estas características requiere de distintos trabajos especializados que deben ser coordinados entre sí: aislamiento e impermeabilización, fontanería y electricidad, obra civil, climatización y calefacción, conocimientos en energías renovables y eficiencia energética y automatización y control, entre otros.

De todos modos, con la ayuda del personal técnico especializado, tanto en la construcción como en el diseño de tu piscina cubierta, hacer posible la piscina que tienes en mente está a tu alcance.

En Westwing lo tenemos claro: una piscina cubierta es un lujo que, si contamos en casa con el suficiente espacio para instalarla, nos trasladará a la comodidad de unas vacaciones cada vez que llegamos a nuestro hogar.

Relájate en tu nueva piscina cubierta