puerta de hierro y madera verde

Hay muchos tipos de puertas. Entre ellas están las puertas de hierro, un tipo muy extendido en la entrada de la casa por su resistencia y su durabilidad. Sin embargo, las puertas de hierro también están ocupando un lugar muy significativo en el interior de las casas. Por eso, si estás dudando sobre qué tipo de puerta de hierro añadir, o si es la mejor opción para la casa, en Westwing queremos darte algunos consejos. Te enseñamos los tipos de puertas de hierro más extendidas y dónde podrás encontrarlas. ¿Te vienes a descubrirlo?

¿Qué son las puertas de hierro?

Las puertas de hierro son unas de las opciones más básicas que podemos encontrar en el mercado. Son puertas robustas, con una estructura definida y de un estilo, podríamos decir, industrial. Existen multitud de tipos entre los que se encuentran las siguientes.

Puertas con rejas

Son las puertas de hierro exterior más utilizadas. Este tipo de puertas están conformadas por una sucesión de barras, que pueden ser de hierro o acero, y que dan lugar a diferentes tipos de diseños. Generalmente, los diseños vienen dados por la forma de unión de las barras. Normalmente encontramos este tipo de puertas en los accesos al jardín, en escaleras de exterior, o incluso en patios interiores. Son puertas coquetas, con un estilo antiguo que nos recuerda siempre al estilo más provenzal.

Además, la ventaja de estas puertas es que a pesar del paso del tiempo siempre mantienen un encanto especial. Para decorar estas puertas podemos añadir alguna enredadera en la puerta.

Puertas de hierro y cristal

Son una de las puertas más populares en los últimos años. Este tipo de puertas suelen estar hechas con uno, dos o más paneles de vidrio, combinados con bastidores de hierro. Normalmente solemos encontrar estas puertas de hierro y cristal en color negro, aunque es cierto que podemos adecuarlas al estilo de la casa y escoger otros colores como el blanco.

¿Dónde se suelen añadir las puertas de hierro y cristal en interiores?

Las puertas de hierro y cristal se suelen usar, sobre todo, en el interior de las casas para dividir espacios como el salón-comedor, o incluso para cerrar por completo cocinas. También podemos ver este tipo de puertas tan elegantes en el dormitorio para dividir la zona de la cama y del vestidor.

Otra ventaja de las puertas de hierro y cristal es que se pueden instalar hasta el techo. Así aprovechamos todo el espacio posible, y tenemos mayor sensación de amplitud. Si además buscamos una imagen limpia de algunas estancias, te recomendamos apostar por puertas de hierro y cristal que sean correderas. Sin duda, son la mejor opción para dividir espacios de forma rápida y práctica sin perder luz natural en la casa.

Puertas de panel

Las puertas de paneles están hechas mediante soldadura. Son puertas con un diseño liso, aunque también podemos encontrarlas con relieve. Este tipo de puertas de panel solemos encontrarlas en exteriores, como puertas de acceso o garajes.

Puertas de hierro entamboradas

Son puertas conformadas por planchas o láminas lisas de hierro. Estas puertas se suelen añadir en interiores, o en las zonas de entradas de apartamentos.

Cómo elegir la pintura para las puertas de hierro

El hierro y el metal son de los materiales más utilizados en la fabricación de puertas, sobre todo los que son específicos de exterior, ya que se trata de materiales muy resistentes a las inclemencias meteorológicas.

Para cuidar el aspecto y prologar la vida útil de ese tipo de elementos metálicos que habitualmente están expuestos a la intemperie y a un mayor desgaste, es imprescindible tratarlos con productos específicos. Así se garantiza una mayor durabilidad y el buen estado de nuestros enseres.

Pintura para puertas de hierro

Fácil de aplicar, la pintura para metales es ideal para dar una segunda vida y un aspecto renovado a unas puertas o portón exterior. Hay diferentes tipos para proporcionarles la protección y la decoración que deseamos:

  • Pinturas o esmaltes al agua o acrílicos. Los productos con formulación al agua se diluyen y limpian con agua. Esto facilita la limpieza de las herramientas usadas para su aplicación, y de tus propias manos si te has manchado al necesitar solamente agua y jabón. Son productos más naturales, sostenibles y ecológicos. Pueden ser una gran elección para aplicar sobre hierro y metal.
  • Pinturas o esmaltes al disolvente. Los productos con formulación a base de resinas y compuesto sintéticos necesitan disolvente o aguarrás para limpiar los restos de pintura de los utensilios para pintar y los que queden en las manos tras su aplicación. Son productos muy duraderos y con una alta resistencia. Aptos para elementos metálicos expuestos especialmente a zonas exteriores.

Cómo proteger las puertas de hierro

Las puertas de hierro, tanto de interior como de exterior, necesitan un mantenimiento. Para que puedas tener tus puertas de hierro como nuevas te damos algunos trucos:

  • Limpiar e inspeccionar el hierro forjado al menos una vez al mes.
  • Limpiar con agua y jabón de forma habitual para eliminar restos de suciedad.
  • Eliminar siempre los restos de agua para evitar que se instale la humedad o se decolore el hierro forjado.

Con estos pequeños y sencillos trucos conseguiremos evitar la formación de óxido en todas las puertas de hierro que tengamos en casa.

Otra opción para proteger las puertas de la oxidación, es apostando por pinturas. Para paliar estos daños existen pinturas antioxidantes que protegen los metales específicamente de la corrosión que se puede aplicar directamente sobre el metal oxidado, sin necesidad de eliminar el óxido antes de aplicar el producto.

Cómo recuperar una puerta oxidada

¿Y si se ha oxidado la puerta de hierro? ¿Se puede recuperar? Hay veces que es casi inevitable que las puertas de hierro se oxiden debido a factores externos como las condiciones climáticas de cada lugar. Por eso, si la puerta de hierro se te ha oxidado aún estás a tiempo de salvarla con estos pasos. ¡Toma nota!

  • Con la ayuda de un cepillo de metal, raspamos la pintura y el óxido de la puerta. No es necesario eliminar toda la pintura, pero sí el óxido.
  • Limpiamos la puerta con un poco de agua y jabón, y secamos bien.
  • Aplicamos una capa de antioxidante en toda la puerta, y nos aseguramos de que todos los lados del hierro forjado estén cubiertos.
  • Una vez que la capa de antioxidante esté seca, aplicamos el color de la pintura del metal.

Consejo: Para garantizar que la puerta de hierro quede en buenas condiciones, deberíamos inspeccionarla regularmente y limpiar el óxido siempre lo antes posible.

Consigue un look industrial a juego con tu puerta con estos muebles