Devoluciones ampliadas hasta el 31 enero 2022

firmando documentos

Lo tenemos claro: tener una vivienda en propiedad nos aporta numerosas ventajas. Pero también resulta evidente que, por su importancia, no es una decisión fácil. No sin tener en cuenta todos los factores y toda la información que debes conocer antes de dar el paso. No te preocupes: en Westwing queremos ayudarte y para ello hemos elaborado esta guía en la que te indicamos qué saber antes de comprar una casa. ¡Toma nota y que no se te escape ningún detalle en el proceso de mudanza!

1. Qué saber antes de comprar una casa : control de presupuesto

Si quieres acertar con esta gran decisión, comienza por formularte las preguntas correctas. Aquí va la primera: ¿manejas un presupuesto realista? Saber de cuánto dinero dispones para comprar una vivienda te dará la medida exacta del tipo de inmueble e hipoteca que más te conviene. Además, para el cálculo exhaustivo de este presupuesto has de tener en cuenta los gastos iniciales que supone tramitar la compra de una nueva casa: gastos de registro y notaría, impuestos de actos jurídicos documentados, gestoría, IVA, ITP, comisiones de apertura y tasación, entre otros.

2. Control de gastos

Una vez calculado el presupuesto real que podemos destinar a la adquisición de una nueva vivienda, llega el momento de calcular el costo que nos supondrá mantenerla. Estimar los gastos totales mensuales de la vivienda es fundamental antes de hacer las maletas.

Cada casa tiene sus particularidades y, por ello, debes ser muy observador para conocer y anticipar las necesidades de tu nuevo hogar. Además de revisar con precisión su estado y la necesidad de posibles reformas, en caso de que no se trate de una vivienda de obra nueva, deberás tener en cuenta una serie de gastos ineludibles mes a mes. El costo de suministros (agua, luz y calefacción) variará notablemente según la eficiencia energética con la que cuente el edificio. Y a su vez, se verá influenciado por el clima del entorno en el que esté ubicada nuestra vivienda (es de suponer que el gasto de calefacción será mayor en casas ubicadas en la mitad norte del país) pero la orientación de la vivienda, su ubicación en el edificio y la calidad de su aislamiento también serán determinantes en este sentido.

No te olvides de calcular el IBI: el Impuesto sobre Bienes Inmuebles es de pago anual obligado y su tendencia es al alza.

3. Calcula la entrada a la vivienda

Poner un pie en tu nueva casa es un ejercicio que lleva asociado un costo de inversión. Aunque financies mediante hipoteca hasta el 80% del valor de la casa, lo cierto es que hay una serie de gastos que dependen de tu capacidad económica inicial. Tenlos en cuenta. Nos referimos no solo a la entrada de la hipoteca, también al costo que puede suponer la comunidad de vecinos, los gastos de caldera, electricidado fontanería, entre otros, así como el seguro de hogar, un imprescindible en la negociación de tu hipoteca y una garantía de tranquilidad para que tus pertenencias estén aseguradas ante cualquier posible accidente o hurto.

4. Conoce el valor real de la vivienda

Asegúrate de que vas a pagar por lo que realmente vale en el mercado tu nueva casa. En el catastro puedes consultarlo: su valor dependerá de la calidad de la construcción y de la zona en la que se encuentre, entre otros criterios.

Conociendo el costo real de la casa, si bien será siempre menor que su precio de salida al mercado, tendremos un buen punto de partida para ajustar nuestra negociación. Y no solo eso: sabrás, también, el valor real de la inversión, en caso de que quieras revenderla en un futuro, y sus posibilidades de alquiler para sacar el máximo rendimiento de tu nueva adquisición.

5. Negociar la hipoteca

Si aún tienes más dudas sobre qué saber antes de comprar una casa, esta parte es imprescindible. Una de las primeras consideraciones para saber qué hipoteca puedes permitirte es calcular tus ingresos totales y asegurarte que no destinas más del 40% al pago de la vivienda.

Los simuladores hipotecarios son una gran herramienta para conocer los costos de entrada, los gastos derivados y las cuotas mensuales, en función de si la hipoteca elegida es de tipo fijo (con un interés constante durante todo el préstamo) o variable (en fluctuación según los tipos de interés).

Lo habitual es que puedas pedir prestada al banco una hipoteca de hasta el 80% del valor de la casa, rara vez la financiación alcanza cuotas más elevadas. Para ello, las entidades tendrán en cuenta tu solvencia económica y el valor real de la vivienda. No te quedes con la primera oferta: conoce tu situación y tus necesidades y, una vez establecidas, coteja y compara distintas posibilidades. Tener más de una oferta sobre la mesa es además una excelente herramienta de negocio.

Como criterios para el análisis de la hipoteca y sus ventajas potenciales, es interesante fijarse en su proyección a futuro y su tipo de interés. Y es que a veces nos dejamos seducir por la posibilidad de pagar mes a mes una cuota más reducida sin tener en cuenta que, quizás, el costo total de la vivienda sea con este sistema mucho más elevado. La visión a largo plazo te ayudará a dar con la opción ganadora.

¡Enhorabuena! Ahora ya tienes claro qué saber antes de comprar una casa. Con tu listado en orden, estarás las mejores condiciones para negociar y lanzarte, incluso, a encontrar una auténtica ganga.

Qué saber antes de comprar una casa : necesitarás muebles ¡inspírate!