casa moderna con un sillón de cuero con reposapiés

La correcta climatización de la casa es uno de los logros más destacados de la domótica. No solo se trata de la instalación de sistemas de calefacción o refrigeración automatizados, sino también de impedir o dejar entrar los rayos de sol en casa. Esta función solo está al alcance de los toldos y persianas eléctricas. ¿Aún no sabes las ventajas de disponer de domotizar persianas y toldos? 

Origen de las persianas y los toldos 

Algo tan común en nuestras vidas como es una persiana o un toldo, no ha estado presente siempre. Los primeros en pensar en el concepto de persiana fueron las tribus nómadas que cubrían los espacios abiertos de sus cabañas con hojas húmedas para resguardarse del calor del desierto y refrigerar la estancia. Luego los egipcios crearon la primer proto persiana a través de un sistema de cañas anudadas que se colgaban del marco de las ventanas consiguiendo así que se aislara el calor y el frío. Pero este sistema no se popularizó hasta que en la Edad Media se empezó a comercializar las primeras persianas de tela importadas de Persia (por eso el mote de persianas) que llegaban a Europa a través de Venecia (por eso la categoría de persianas venecianas). No fue hasta 1769 que se empezaron a crear las primeras persianas modernas en Londres. 

En el caso de los toldos, las primeras noticias que se tienen son sobre los velorios, un tipo de lona de vela que se extendía con un sistema de cuerdas que permitía el despliegue y el recogimiento de la tela. Pero el primer toldo como tal fue visto en la Exposición Universal de París de 1889. La empresa A. Fabre fueron los primeros en crear un toldo con brazo.  Su función era proteger a los empleados del sol y disminuir el calor en el interior de las fábricas. 

Diversidad de persianas y toldos 

La funcionalidad de persianas y toldos es básicamente la misma, regular la entrada de luz y aclimatar las estancias. Pero además son un elemento de decoración que hay que tener en cuenta a la hora de escoger la tipología de persianas o tolos que queréis. De persianas podrás encontrar: 

  • Persianas venecianas: horizontales. Las más comunes. Mayoritariamente son de plástico, madera o aluminio. Las láminas que la forman se pliegan o se extienden hacia arriba mediante cordeles o varillas que permiten su apertura graduada, permitiendo que entre la cantidad de luz que deseamos.    
  • Persianas verticales: las tablas están dispuestas verticalmente y rotan como las venecianas permitiendo graduar la luminosidad. Se suelen fabricar en plástico PVC o aluminio. 
  • Persianas térmicas: están formadas por espuma de poliuretano inyectado, material que permite tanto proteger del frío invernal como del calor del verano. 
  • Persianas enrollables: las más comunes, que se enrollan y desenrollan al gusto del consumidor. Bloquean en su totalidad la entra de luz, ideal para aquellos a quienes les gusta dormir en una oscuridad absoluta. Mayoritariamente son de plástico PVC o de madera. 
  • Persianas romanas: sistema que funciona con telas resistentes al polvo y las manchas que cuentan con varillas que recoge la tela según el movimiento del cordón lateral. Un tipo de persiana muy bien valorada por los diseñadores pues permite mucha variabilidad de colores para la decoración. 
  • Persianas japonesas: es más una cortina multifuncional diseñada para cubrir grandes ventanales. Mediante un riel podemos desplazar los paneles de tela de derecha a izquierda (o viceversa) y regular el ingreso de la luz. 

También hay una gran diversidad de toldos, pero estos son los más comunes: 

  • Toldo de brazo extensible: El toldo articulado permite que un brazo mecanizado recoja o extienda el toldo al gusto del consumidor. 
  • Toldo monoblock: también con un brazo articulado, pero que permite una extensión de un toldo de hasta seis metros de línea. Proporciona más robustez sin tener que hacer una gran instalación y fijación. 
  • Toldo cofre: la tela se recoge en un cajón o cofre que lo protege de las inclemencias del tiempo. 
  • Toldo de punto recto: ideal para balcones. Dos brazos laterales permiten graduar la inclinación del toldo respecto al balcón o ventana. Tradicionalmente se acciona mediante una manivela. 

Ventajas de los toldos y persianas eléctricas 

Todos estos tipos de persianas y toldos se adaptan fácilmente a la domótica. Proporcionan un mayor ahorro, más seguridad y eficiencia energética. Estas son algunas de sus ventajas: 

  • Ahorro energético: puede ser que te levantes pronto y te vayas de casa sin haber levantado la persiana. Tranquilamente, des de tu lugar de trabajo podrás abrir la persiana mediante la aplicación de tu smartphone. El control remoto de toldos y persianas eléctricas es una gran ventaja para poder dejar entrar la luz y el calor en tu casa y así no tener que gastar en luz y calefacción. 
  • Comodidad: el control a distancia de tus toldos y persianas lo puedes hacer desde tu casa o desde donde sea y eso te facilita mucho la vida. Además, te ahorrarás el esfuerzo de enrollar y desenrollar la persiana. 
  • Alta seguridad: estando de vacaciones te puede venir la duda de si has bajado o no la persiana o el toldo. Simplemente contrólalo con tu móvil. O súbela si prefieres dejar la persiana abierta para que dé la sensación de ser una casa habitada e impedir el interés de los ladrones. 
  • Facilidad de instalación: la instalación de cualquier persiana o toldo eléctrico es mucho más sencilla de lo que se puede pensar y no requiere de una gran obra.  

Domotizar persianas y toldos significa también programar su apertura o cierre. Tienes varias modalidades: 

  • Modo despertador: la persiana se encargará de despertarte cuando se levante a la hora programada. Mejor que entren los primeros rayos de luz que no que suene el ring atronador de tu despertador. 
  • Modo invierno: programa tus persianas y toldos eléctricos para que cuando el sol de invierno se vaya, se bajen y mantengan el calor de los rayos de sol que ha recibido la casa. 
  • Modo verano: justo al contrario. Programa la bajada de las persianas en las horas donde más incida el sol para que tu casa no se transforme en un horno. 
  • Modo viento: en estos días tan ventosos hay que tener cuidado con los toldos. Habrá toldos que tendrán sensores que darán la orden de recogerse depende de las rachas de viento que lo golpeen. 
  • Modo búnker: hay toldos y persianas eléctricas que incluyen sensores de movimiento. Cuando estos recogen una actividad inusual, sin estar nadie en casa, frente al inmueble, pueden dar el orden de bajar las persianas creando un efecto de casa búnker.  

Busca los muebles de terraza para descansar debajo de tu nuevo toldo: