Cuando se habla de mudanza esta es una de las estrategias más recurrentes para contar con el capital suficiente de entrada a una nueva vivienda. Vender nuestra antigua casa nos asegura, en muchas ocasiones, tener de inmediato el presupuesto necesario para dar este importante paso. Pero no solo eso: vender y comprar casa al mismo tiempo trae consigo muchas otras ventajas. Vamos a conocerlas.

Tres pasos para vender y comprar casa al mismo tiempo

Desde Westwing te proponemos un sencillo método en tres pasos para que sepas cómo vender y comprar casa al mismo tiempo sin olvidarte de ningún detalle imprescindible. Observar, analizar, reinvertir y negociar serán las claves sobre las que se asiente tu estrategia de éxito.

1. Conoce el mercado y analiza

Conocer bien el mercado inmobiliario es un paso imprescindible si quieres vender y comprar tu casa a la vez. La razón es lógica: necesitas conocer cuál es el precio real de tu antigua vivienda y cuál será el valor de tu nuevo hogar.

Antes de elegir una nueva zona en la que afincarte, analiza cómo ha sido la evolución del precio de la vivienda en los últimos años. Los barrios con tendencias alcistas son en muchas ocasiones una garantía de inversión, tanto para revender como para alquilar nuestra nueva vivienda en un futuro.

Pero, si quieres hacer una verdadera apuesta en relación coste-beneficio, lo tuyo son las zonas en expansión. Esas áreas que en el presente no resultan tan atractivas pero que todo apunta a que lo sean muy pronto. Los costes de adquisición de una nueva vivienda en una de estas zonas serán mucho más baratos y su rentabilidad a futuro será máxima. Para detectar estas regiones, presta atención al crecimiento de infraestructuras y servicios. Suelen ser los primeros indicadores de un barrio con tendencia expansiva.

2. Consolida tu capital

El orden de los factores altera el producto en este caso: primero debemos vender, luego, comprar. Esto es fundamental para que puedas liquidar previamente tu hipoteca y disponer del capital necesario con el que realizar la inversión. De lo contrario, la concesión de una nueva hipoteca por parte del banco sería realmente difícil. Además, conocer el importe final real por el que hemos vendido nuestra vivienda nos da la medida exacta del presupuesto con el que contamos para realizar la compra de la nueva y rectificar y buscar otra vivienda en caso de que fuese necesario.

3. Tómate tu tiempo para negociar

No te quedes con la primera oferta que veas. Una vez que conoces tus prioridades, tu presupuesto y el valor real de la nueva vivienda es el momento de iniciar la negociación con el vendedor. Sin embargo, en un caso excepcional como es el vender y comprar casa al mismo tiempo, hay otro detalle de la negociación entre las partes que debemos tener muy presente: el tiempo pactado en el contrato de arras.

Negocia con tu comprador el tiempo que necesites para cuadrar ambos plazos, el de venta y el de compra del nuevo inmueble. Nuestra recomendación es que solicites, al menos, un plazo de seis meses. Tiempo suficiente para hacerte con una nueva vivienda a tu medida y realizar en ella los cambios y reformas oportunos.

Por qué vender y comprar casa al mismo tiempo

Además de suponer una inyección económica fundamental en muchos casos para la adquisición de un nuevo inmueble, vender y comprar casa al mismo tiempo es una maniobra que conlleva importantes ventajas fiscales. Una de las más notables es la exención por reinversión en vivienda habitual, a la que podremos acogernos en caso de que tengamos pensando hacer de la nueva casa nuestra primera residencia.

De manera general, cuando se produce la venta de una vivienda es necesario abonar el impuesto IRPF correspondiente a la ganancia patrimonial adquirida. Pero, en el caso de invertir en una nueva casa no tendremos que hacerlo. Ante Hacienda tendremos que justificar que la casa que hemos vendido era nuestra residencia habitual (para lo que debemos de haber vivido en ella, al menos, tres años consecutivos, siempre que los motivos para abandonar la residencia no hayan sido por divorcio, traslado laboral, matrimonio y otras excepciones aceptadas por la Administración pública).

Aquí van otros puntos claves

  • La nueva vivienda para la que queremos aplicar el mencionado beneficio fiscal debe ser también nuestra residencia habitual. La manera que tendremos de probarlo será realizando nuestra mudanza en el plazo de un año desde que se produce la compra del inmueble o desde que haya sido finalizada su construcción.
  • La exención por reinversión en vivienda es apta para quienes vayan a adquirir, como hemos dicho, una nueva residencia habitual vendiendo la anterior y para quienes destinen el dinero recibido por la venta de la antigua residencia a la rehabilitación de un nuevo inmueble, siempre que ésta afecte a una reforma estructural.
  • Llegados a este punto, surge la duda más habitual: ¿puedo acogerme a la exención por reinversión en vivienda si la casa ya era mía, producto, por ejemplo, de una herenciay no he tenido que invertir en ella? La respuesta es sí: puedes destinar el dinero recibido por su venta a su rehabilitación, aunque la casa a adquirir sea el resultado de una donación. Toda una ventaja para que hacer de ese nuevo lugar un hogar a nuestra medida esté cada vez más cerca.

Como has podido comprobar son muchos los beneficios que supone vender y comprar casa al mismo tiempo. Un privilegio al alcance de solo unos cuantos afortunados, ya que no todos tienen la suerte de ser ya propietarios de un inmueble con el que poder trazar una atinada estrategia de reinversión. Así que, si este es tu caso, no lo dudes. Aprovecha la gran oportunidad que esta situación te brinda y que nada te detenga en tu afán por conseguir la casa de tus sueños.

Encuentra los productos que te ayudarán a transformar tu nuevo hogar