En las películas americanas cuando los personajes van a pasar las vacaciones a la montaña para esquiar, se suelen alojar en hoteles o bungalows con sofás de cuero, abrigadas mantas de lana y chimeneas. Lo que más envidia nos da de este idílico escenario es poder tumbarnos en el sofá tras un largo día de invierno, la estación romántica, y dejarnos arropar por el calor de la lumbre. En Westwing te queremos presentar el comedor con chimenea, ya que no solamente en las películas se puede disfrutar del calor en las noches de invierno. Descubre todo lo que debes saber sobre cómo decorar un comedor con chimenea. ¡Déjate inspirar por los consejos de nuestros mejores expertos en decoración de interiores!

Salón comedor con chimenea: la decoración ideal paso a paso

Aunque el clima de nuestro país no sea excesivamente frío hay zonas en las que la nieve cubre las calles con su blanco manto y las temperaturas no suben de cero en invierno. Si vives en estas frías regiones o simplemente quieres colocar una chimenea a modo de elemento decorativo en tu comedor, descubre cómo decorar tu comedor con chimenea.

Unifica espacios

Una de las posibilidades a la hora de instalar una chimenea en nuestra casa es hacerlo en el salón comedor, el espacio en el que pasamos la mayor parte del tiempo. Un salón comedor con chimenea nos permite disfrutar del calor de las brasas tanto si estamos comiendo con nuestra familia y amigos, como si queremos ver una película tumbados en el sofá.

Esta solución es de lo más acogedor y de lo más funcional al mismo tiempo. Ideal cuando no disponemos en nuestro hogar de todo el espacio que nos gustaría. Pero es que, además, la chimenea ejerce en este caso como elemento de separación perfecto entre estancias abiertas entre sí, si así lo deseamos.

No te olvides de la repisa

Si en tu salón comedor luces una de esas chimeneas clásicas provistas de una buena repisa, no desaproveches la oportunidad de darle protagonismo.

Una manera para decorar la repisa de nuestro salón comedor con chimenea es colocando velas de distintos tamaños, formas y alturas, de modo que, cuando apaguemos las luces, podamos disfrutar de la luz de las llamas de la chimenea y de las velas al mismo tiempo. Nos gustan tanto las velas porque aportan sensación de movimiento frente a la tradicional geometría de la chimenea. Para romper ese efecto de cuadratura, los jarrones de formas redondeadas y ovaladas también son una excelente opción que colocar sobre la repisa y, en cerámica o porcelana, una, además, muy elegante.

Otra idea para decorar la repisa es elegir un elemento central que queramos que destaque. Los espejos y las piezas de arte suelen ser las opciones más habituales. Elige un espejo si quieres agrandar visualmente la estancia y dotarla de mayor profundidad. Si te decantas por un cuadro o una escultura con mucha personalidad, el efecto será estupendo pero, eso sí, no olvides que debe combinar con las tonalidades de tu chimenea para que la combinación sea ganadora.

Para los nostálgicos y los amantes del recuerdo familiar, un collage con fotos enmarcadas es otra excelente opción para coronar la repisa. Por otra parte, los libros en forma de torre son una alternativa excelente para complementar la decoración. Eso sí, cuidado con el exceso, pues solo queremos acompañar, en ningún caso queremos robarle a la chimenea el protagonismo que merece.

Cuando se acerca la Navidad, además, la chimenea se vuelve, más que nunca, el elemento central. Su decoración en estas fechas tan especiales es, directamente, imprescindibles. La guirnalda de muérdago, las plantas de navidad o las velas son aquí una clave absoluta.

Diseña un rincón de lectura

Vamos a ser muy claros: tener un salón comedor con chimenea sin una buena zona de lectura nos parece, poco menos, que un pecado. ¿No tienes en mente, acaso, la muy apetecible estampa de una mecedora, una buena manta y una lectura prolongada durante horas frente al fuego?

Regálate el disfrute que mereces diseñando un rincón de lectura en este espacio. Reserva un hueco frente al fuego para instalar un cómodo chaiselong, una butaca reclinable o una mecedora en fibras naturales, según tus preferencias. Las alfombras, las mantas y los cojines sumarán calidez y una buena iluminación cenital, con una lámpara de pie o con un foco dirigido, será básica para guiar tu lectura. Todo un homenaje al relax en el hogar.

Cómo elegir la chimenea perfecta en tu salón comedor

No podemos descuidar el elemento clave para que la decoración funcione en esta estancia. Por lo que debes decantarte por un tipo u otro de chimenea según el espacio que quieras componer.

Una chimenea tradicional, de hierro fundido, enmarcada en mármol o piedra, con gran poder calorífico, será ideal en salones comedores rústicos.

Si buscas algo más práctico, que apenas requiera obra para su instalación, y de gran versatilidad, puedes colocar una estufa que funcione con gas o con combustibles ecológicos. Por otra parte, las estufas eléctricas cuentan cada vez con más aceptación y admiten diseños de lo más chic. A su vez, las chimeneas de bioetanol son estupendas para quienes buscan una solución sostenible que no precisa salida de humos.

Por último, si eres un gran amante de lo clásico y piensas en la lumbre como un elemento más tradicional, prueba con una estufa de leña y haz que gane protagonismo situándola en el centro del salón comedor. Una oda para nostálgicos que llenará tu hogar de calidez.

Vale, ¿todo lo que te estamos contando no encaja contigo porque eres un auténtico rupturista? ¿Tu idea de chimenea es infinitamente más moderna y buscar inspiración en líneas rectas y en aires contemporáneos? Lo tenemos: una chimenea cúbica es ideal para ti. Aporta ese toque de geometría en tu salón comedor con una chimenea muy original. ¡Lucirá como una auténtica obra de arte!

Por último, para quienes buscan convertir su salón comedor con chimenea en un auténtico refugio, desde Westwing proponemos una chimenea de piedra con techo de madera. Dos acabados de lo más acogedor para este invierno.