Encimera de madera para el baño con vela y ambientador

El baño, como la cocina, ha dejado de ser el gran olvidado de la casa y ha vivido una metamorfosis espectacular. Así como la cocina se ha transformado en el verdadero corazón del hogar, donde todo se cuece literalmente, e incluso ha derribado sus muros para abrirse al salón, el baño también ha dejado de ser un lugar “de paso” para convertirse en un baño moderno y de lujo, en un spa personal en el que relajarnos y reponernos del a menudo estresante día a día. 

Un baño único para cada uno 

Un baño de lujo no es un baño abarrotado de gente donde tengas que hacer cola o donde no haya espacio para tus cosas y sí para las mil del otro. Un baño de lujo es un espacio donde relajarte y encontrar todo lo que necesitas de forma fácil y sin pestañear. ¿Qué podemos hacer para conseguirlo? Si tienes espacio en casa, lo ideal es “separarse”. Nos explicamos: lo ideal es tener un baño para ti y tu pareja, por ejemplo, y otro para los niños. Así, hay más espacio para las cosas de cada uno y se gana confort.  

Dos lavamanos 

Si sois dos en casa, no hay nada mejor. Un lavamanos para cada uno hará que las mañanas sean más relajadas porque ganarás tiempo. Y si hay dos lavamanos, que haya espacio doble para guardar. Un mueble bajolavabo es indispensable en un baño de lujo. Porque en un baño se almacena, y mucho. Cajones 100% extraíbles te permitirán tenerlo todo a la vista sin rebuscar y sin posturas forzadas. Por otro lado, dentro de cada cajón, nada debe estar a merced del caos. Cestos, bandejas y separadores serán tus aliados infalibles. 

Inodoro separado 

La intimidad regala confort en el baño, de ahí que un baño de lujo deba contar con la posibilidad de separar el inodoro. Esto no significa tenerlo a parte del resto del baño en otra estancia, sino darle su propio espacio mediante una puerta que puede ser de cristal opaco o sencillamente tras un murete.  

Encimera de madera con vela aromatizada y perfume

Una ducha de placer 

Cuanto más amplia, mejor. Hoy, las bañeras no tienen nada que envidiar a las duchas porque estas pueden ser sencillamente maravillosas: 

  • Cambiar una bañera por una ducha permite ganar comodidad de paso y mucho espacio para moverte dentro de la ducha. Y la posibilidad de poner una mampara fija de cristal transparente permite que el baño crezca unos centímetros al no representar un obstáculo visual. 
  • Enrasar el plato también aporta más confort y si el plato de la ducha es del mismo material y color que el resto del suelo del baño, generará una continuidad visual que hará que el espacio se perciba mucho más amplio.   
  • Instalar griferías empotradas también regalará comodidad a la hora de moverse dentro de la ducha. 
  • Y un gran rociador con distintos sistemas de caída de agua permitirá disfrutar de diferentes sensaciones sobre la piel y con ello, ganar máximo bienestar. 
  • La cromoterapia también entra en juego aquí. Hay rociadores que la incorporan y además de disfrutar de distintos chorros de agua, uno puede beneficiarse de las buenas vibraciones que transmite el color. 
  • En los baños más modernos no faltan tampoco las duchas que se conectan mediante bluetooth a dispositivos electrónicos que permiten escuchar música mientras te das un baño relajante. 

Las toallas, prioritarias 

Olvídate de toallas rasposas. Si tienes un montón de estas en casa, ha llegado el momento de jubilarlas y comprarte toallas nuevas, a poder ser grandes, suaves y esponjosas. Un baño de lujo es un baño que te cuida y las toallas, con su tacto, también deben hacerlo.  

La luz también es importante 

Si tienes luz natural, tendrás un tesoro. Pero si no, un baño moderno y de lujo debe contar con una iluminación que se adapte a cada uso y momento. A parte de una luz general neutra o fría (igual o mayor a 4000k), es importante iluminar la zona del espejo bien para que no genere sombras y podáis arreglaros sin problema. Pero también es ideal contar con LEDs cálidos (una tira que recorra un murete por ejemplo) e incluso con velas para darte la posibilidad de relajarte totalmente durante el baño. Porque un baño de lujo es un baño que se adapta a ti en todos los momentos del día.