Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Estilos

¿Eres más clásico? ¿Rústico? ¿Te apasiona el minimalismo nórdico? Todos los estilos de decoración tienen su toque único y personal. Si quieres renovar tu casa y no sabes cuál elegir te damos todas las claves para que encuentres tu estilo favorito.

Definir el estilo que llevará nuestra casa no es sencillo, y depende de muchos factores: el espacio, el número de personas, la personalidad, la iluminación… Sin embargo, hay pequeños detalles que pueden facilitarnos concretar los estilos de decoración que más nos gustan. Por ejemplo, si somos amantes de los estampados exóticos nos dejaremos llevar por un look más boho. Si por el contrario preferimos accesorios en tonos pastel y de acabado mate, está claro que nos encanta la esencia escandinava. Cómo ves son los pequeños detalles los mejores indicadores para conocer qué estilos son los que más se identifican con nosotros. Si aún no lo tienes claro, toma nota y descubre cuál de ellos va más contigo.

Estilo nórdico: ambiente escandinavo

El estilo nórdico es uno de los más populares, y a pesar de los años sigue estando en la cúspide del interiorismo. Este estilo convence por su armonía, su calma y su calidez. Los muebles y accesorios del estilo nórdico se caracterizan por su funcionalidad. Eso sí, aunque muchos de los muebles de este estilo tienen líneas muy simples y sencillas, se ha convertido en referencias en el diseño. Una de estas piezas tan emblemáticas es la silla Eames, diseñada en 1950 por dos arquitectos y diseñadores de gran prestigio: Charles y Ray Eames. Esta silla está compuesta por un asiento hecho de plástico (la más popular en color blanco), y unas patas de madera. Es una de las sillas más reconocibles en el mundo de la decoración, y que se ha hecho un hueco en el estilo nórdico, por su sencillez y estilo.

Pero no solo esta silla se ha convertido en un icono del estilo nórdico. Hay otras características muy representativas de este look que te harán reconocerlo al instante. Te damos algunas de ellas:

  • Muebles naturales: la madera es uno de los materiales que más podemos ver en un look nórdico. Es prácticamente el elemento clave a la hora conseguir un estilo nórdico. La madera es un material que aporta mucha calidez, luminosidad y aguanta durante bastante tiempo. Además, este material se caracteriza por tener líneas simples y cero recargadas, algo primordial en un estilo nórdico.
  • Muebles cómodos y prácticos: en este estilo se busca sobre todo piezas funcionales y que sean muy cómodas. Ganan protagonismo las estantería y todos los muebles con bastante almacenaje o doble funcionalidad, con el fin de optimizar el espacio tengas un piso grande o pequeño. En cuanto a los textiles, se apuesta por muebles como sofás tapizados en tela, y no tanto en piel; y textiles gustosos como la lana o las pieles sintéticas.
  • Colores pastel y poco estampado: el invierno es muy largo en los países nórdicos, y las horas de luz son muy pocas. Las casas buscan ser alegres, en calma y sobre todo muy acogedoras. Una forma de conseguirlo es a través de tonos más llamativos, como los colores pasteles. Toda la gama de colores, siempre que sean en pastel están permitidos. Estos colores combinan perfectamente con los colores predominantes, como son el blanco, el negro o el gris. En cuanto a los estampados, no suelen ser algo que predomine en los looks nórdicos. Más bien solemos ver textiles con diseños lisos o texturas, pero poco estampado.
  • Luz: la luz es muy importante para los nórdicos. Tanto que incluso no suelen tener persianas, ya que entre más luz entre a sus casas en la medida de lo posible mejor. Al pasar tantas horas sin luz natural en casa necesitan que los espacios tengan adecuados las zonas de luz con bastantes lámparas de sobremesa, de pie y muchas de techo. La estética de estas luces también es muy sencilla y en colores neutros y materiales como la madera.

 

Estilo shabby chic: toques de feminidad

Uno de los estilos más populares también es el shabby chic. Este estilo destaca por su delicadeza, feminidad y toques románticos. Muchos de los muebles que podrás ver en este look tienen un aire desgastado o líneas mucho más curvas que en el estilo nórdico. También a diferencia del estilo nórdico, el estilo shabby chic destaca por sus estampados florales, y por los muebles de aires vintage. En cuanto a los materiales que más vemos en este look, uno de ellos es la madera. Es un material que combina muy bien y que puede adoptar fácilmente ese aspecto desgastado que se busca tanto en el shabby chic. Además, de la madera hay otros materiales como el cuero, el lino o la piel que también destacan en este look.

 

Estilo rústico: natural y campestre

No hay nada más que nos guste que una casa de campo. Las casas de estilo rústico nos enamoran por su frescura y naturalidad. Y es que este tipo de casas son todo un lujo por su tranquilidad sin ruido de coches, y solo con el suave sonido de los pájaros. ¡Pura tranquilidad! Pero no hace falta que te vayas al campo para disfrutar de un ambiente natural sin salir de casa.

El estilo rústico es uno de los más deseados por su paz, calma y sensación de bienestar. Esto se consigue mezclando materiales de fibras naturales, como mimbre, ratán o yute, con madera, cerámica o lino. Son estos materiales naturales lo que intensifican este aspecto rústico en cualquier interior. Los colores que podemos ver en este look son muy naturales, frescos y luminosos, como los tonos pastel y colores neutros. También existen otros estilos rústicos como el inglés, donde sí que podemos añadir más color como el rojo, con la ayuda de textiles con estampados de cuadros.

Estilo industrial: diseños con materia prima

 

El hierro y la madera son dos de los materiales más representativos del estilo industrial. Este estilo se originó en Estados Unidos en los años 50, y desde entonces no ha parado de crecer.

Aunque se utilizan materiales bastante convencionales en el estilo industrial, estos dan muchas posibilidades a los diseñadores a la hora de crear muebles. Una de las sillas más emblemáticas, y que seguramente te suene es la silla Tolix, diseñada en 1924 por Xavier Pauchard. Esta silla de acero galvanizado se ha convertido en todo un bestseller del interiorismo, y la podrás encontrar en multitud de colores. Por lo que si estás pensando en añadir un estilo industrial, esta silla no puede faltar en tu casa.