Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Pájaros alrededor de una tarta de frutas del bosque

La habitación de los niños tiene algo especial, quizás magia. Un espacio lleno de ilusión, inocencia y peluches que nos encanta decorar. Consigue darle un toque único en la pared del dormitorio con cuadros para los niños. Te enseñamos cómo hacer paso a paso unos cuadros para niños de lo más originales y bonitos.

¿Qué colores usar en la habitación de los niños? 

A la hora de decorar un espacio, el color es fundamental y más si hablamos de la habitación de los niños. Los niños pasan mucho más tiempo que los adultos en los dormitorios, sobre todo si son más pequeños. Al final en muchas casas la zona del dormitorio, por cuestiones de espacio, es la misma que la zona de juegos. Por eso, para que los niños se sientan a gusto y al mismo tiempo tranquilos y protegidos lo ideal es apostar por colores muy suaves. Los colores que más se recomiendan son estos: 

  • Blanco: Los colores neutros aumentan su creatividad e imaginación. Ayudan a que la habitación sea mucho más amplia, luminosa y que se sientan más relajados. Si te parece una habitación demasiada monocromática puedes optar por decorarlas con cuadros o papeles pintados con estampados muy sutiles. 
  • Verde: Los verdes suaves, como verde menta o salvia son colores adecuados para las habitaciones infantiles. Estos colores simbolizan seguridad y mucha generosidad. Además, los tonos verdes se asocian con la naturaleza por lo que los peques se sentirán mucho más cómodos en su particular jungla infantil. 
  • Amarillo: Es uno de los colores más utilizados en los últimos años en las habitaciones infantiles, pero tonos pastel. Este color fomenta la actividad mental y ayuda a mejorar la creatividad. Además, es una muy buena opción si no te convence el tono blanco. El amarillo da mucha calidez y alegría. 

Tipos de cuadros para niños

En la habitación de los peques podemos añadir una amplia variedad de objetos divertidos y originales para ellos. Desde mantas, tipis para niños, hasta cuadros en la pared. Pero, ¿cómo podemos elegir el cuadro más adecuado? Y, sobre todo, ¿qué tipos de cuadros para niños podemos incluir? Si no sabes aún cuál elegir te enseñamos algunas de las opciones que más están triunfando en la habitación de los peques.

  • Vinilos de pared: Son muy comunes en las habitaciones de los peques. Podemos añadir un vinilo en la pared y sustituirlo por el clásico cuadro. No hace falta que cubra por completo la pared. Puede ser una frase que te inspire o el nombre del niño.
  • Dibujos para niños: La personalización permite a las habitaciones tener un toque mucho más especial. Puedes hacerlo por encargo, por ejemplo, con dibujos que a ellos les gustan, un recuerdo especial de su infancia, un paisaje o incluso un retrato.
  • Láminas infantiles: Existen diferentes tipos de láminas y algunas están enfocadas para los peques. Elige las láminas que más te gusten dependiendo del estilo de la habitación. Puedes combinar diferentes modelos y hacer un mosaico con tus favoritas en la pared.
  • Formas geométricas: Hay veces que no sabemos que añadir en la pared. Pues bien, las láminas con figuras geométricas también son una buena idea, incluso en la habitación de los peques.

¿Cómo ayudar a los niños a hacer manualidades? 

Decorar la habitación de los niños no solo debe ser cosa de adultos. Debemos involucrar a los niños, sobre todo cuando van cogiendo más conciencia en que sean partícipes de diferentes actividades incluida la decoración de su habitación. Al final es el espacio donde ellos duermen y muchas veces juegan por lo que deben sentirse cómodos. Una buena idea es hacer con ellos alguna decoración para la pared con cuadros. Además, es una buena forma de hacer actividades para niños y que se involucren fácilmente. Ayúdalos a crear un bonito mural en la pared con los colores y diseños que ellos elijan. Les encantará la idea y así podrás pasar más tiempo con ellos. 

Cómo hacer un cuadro para la habitación de los niños paso a paso 

Hacer un cuadro con los niños es muy sencillo. Lo importante es pasarlo bien con ellos y que se diviertan haciéndolo y decorando al mismo tiempo su habitación. Te damos una idea muy sencilla para que puedas hacerla en casa: 

  1. Pintar y dejar secar

    Pon el lienzo sobre una superficie cubierta con papel de periódico o un mantel lavable. Pinta el lienzo por completo y luego deja secar unas horas. Elige un color que acompañe con la decoración de la habitación de los niños.  

  2. Personalizar

    Una vez que ya se haya secado el lienzo, pon la mano del niño llena de pintura previamente sobre el lienzo. Dile que apriete unos segundos y luego retira la mano. Si aún no sabe escribir, pon justo debajo de la mano su nombre y la fecha. 

  3. Colgar

    Hora de colgar en la pared de la habitación de los niños. Haz un pequeño agujero en la pared y luego añade un colgador para que puedas añadir el cuadro. Si lo prefieres y no te apetece hacer agujeros en la pared, puedes colocar el lienzo sobre la consola o su mesilla de noche, y ¡listo! 

Consejos para colocar cuadros en las habitaciones de los niños

Todo lo que vayamos a añadir en la habitación de los peques debe ser seguro. Esto quiere decir que antes de añadir cualquier mueble o incluso colgar los cuadros en la pared, debemos asegurarnos que cumplen con las medidas de seguridad esenciales. Los niños suelen pasar mucho tiempo en sus habitaciones y más si es en esta donde tienen la zona de juegos. Por eso, debemos asegurarnos que todo lo que rodea a la habitación es seguro para ellos. En el caso de los cuadros te damos algunos consejos:

  • Establece una altura de seguridad. Cuando los niños son pequeños tienden a tocar todo lo que les rodea. Intenta que a la hora de colgar los cuadros ellos no puedan llegar para que no se hagan daño.
  • Cuelga bien los cuadros. Asegúrate que los cuadros están bien sujetos y que no hay peligro de que se caigan.
  • Lejos de la zona de dormir. No añadas un cuadro encima de la cuna o de la cama donde es más probable que se pueda caer.
  • Nada de cuadros por el suelo. Ahora está de moda dejar cuadros por el suelo a modo decorativo. Olvídate de esta opción en la habitación de los niños.