Hombre teletrabajando desde casa

Hasta hace muy poco, la oportunidad de trabajar en casa nos parecía una moda pasajera, un sueño imposible, y algunos ni siquiera entendían el concepto. Sin embargo, los tiempos están cambiando rápidamente y hoy cada vez más personas tienen trabajos que se pueden realizar desde casa. Las empresas empiezan a reconocer los beneficios de trabajar desde casa, ya que las personas que trabajan desde casa son tan efectivas como las que trabajan desde la oficina. Sigue leyendo para conocer nuestros consejos, ideas e inspiración.

Oficina en casa: cómo mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada

Sin lugar a duda, el teletrabajo requiere disciplina y organización, además de un lugar cómodo y funcional, desde donde poder trabajar cómodamente. No te pierdas nuestros 7 consejos fundamentales para que el teletrabajo sea efectivo y saludable:

  1. Establece horarios de trabajo regulares y cúmplelos

    Aunque estés teletrabajando en casa, debes tener claros tus horarios de trabajo, cuándo comienza un día laboral y cuándo acaba. Por lo tanto, a la hora programada para empezar la jornada laboral, olvídate de la ropa sucia que hay que echar a lavar o la ropa que hay que tender o doblar. El trabajo es trabajo, tómatelo como si estuvieras en la oficina. Estas pautas claras te ayudarán a mantener el equilibrio necesario entre el trabajo y la vida privada. ¡Cumple con tu plan del día!

  2. Establece un lugar concreto para trabajar

    Si trabajamos en diferentes habitaciones, haciendo llamadas de negocios desde la cocina porque estamos haciendo café, llegará un momento en el que ni siquiera tengamos claro cuál es nuestro lugar de trabajo. Por eso, es importante contar con un despacho en casa o una zona concreta para trabajar donde no nos distraigamos. Otra recomendación importante es vestirse todas las mañanas como si fuéramos a trabajar. Evidentemente, no es necesario que ponerse traje, lo importante es desperezarse, cambiar el pijama y la bata por ropa cómoda y adecuada para trabajar. Además, arreglarnos por las mañanas afecta positivamente a nuestro bienestar.

  3. Mantén una rutina cada día

    Nuestras actividades rutinarias, como una taza de café antes de comenzar a trabajar o un poco de meditación después de salir de la cama, también nos movilizan y apoyan lo que debemos hacer a continuación.

  4. Planifica tu día y tus descansos

    Al igual que en la oficina, sentarse todo el día delante del ordenador es imposible y no es bueno para tu salud mental ni para tu productividad. Por ese motivo, planifica tus descansos cada día y cíñete a ellos.

  5. No te olvides de mantener tu vida privada

    Evita sentarte muchas horas delante del escritorio de oficina. Durante el descanso, podemos hacer llamadas a nuestros seres queridos, compañeros de trabajo o amigos o ventilar la habitación. También es importante hacer ejercicio y estiramientos. Por eso, planifica el día y las tardes libres para poder hacer videollamadas con amigos, un poco de yoga o un baño relajante para sentirnos bien.

  6. Reserva tiempo para las comidas

    Puedes incluso organizar planes de comida por Skype con tus compañeros de trabajo. Sentirse parte del equipo, aún que todos estén trabajando desde casa, es muy importante

  7. Encuentra tu propia manera de terminar el día de trabajo

    Los rituales son muy importantes tanto para comenzar el día como para terminarlo. Para acabar el día, te recomendamos apagar el ordenador, poner tu podcast favorito o un poco de música relajante. ¡Elijas lo que elijas, haz algo que te haga sentir como si acabaras de salir de la oficina!

Organiza tu espacio de trabajo

Lo más recomendable es tener una habitación separada como oficina, con un escritorio y silla de oficina cómoda. Inspírate en las oficinas modernas , ya que cuenta con lo necesario para trabajar y tienen mucho almacenaje. Es mejor si tenemos en estas habitaciones muebles de oficina básicos: un escritorio, un sillón ergonómico, una estantería y documentos. Sobre todo, estos últimos son los que más debemos organizar. Archivar los documentos del trabajo es importante si queremos ser más productivos. También podemos usar un pequeño sofá para relajarnos durante los descansos de las clases. Sin embargo, no todos tienen la posibilidad de trabajar en otra habitación. Aun así, todos podemos (¡y deberíamos!) organizar un espacio de oficina en casa cómodo. La idea es separar ópticamente el espacio de trabajo en una habitación grande.

¿Dónde organizar una oficina en casa?

Muy a menudo, el lugar elegido es el salón, a veces también la cocina o incluso el dormitorio. Por ejemplo, si trabajamos desde la cocina debemos asegurarnos de que desde el ordenador no se pueda ver, si hacemos videollamada, el fregadero con los platos sin lavar o una cama sin hacer que distraiga al resto e incluso también a nosotros. Es mejor organizar una oficina debajo de la ventana, ya que nos proporcionará buena luz durante más horas. También a la hora de hacer videollamadas contaremos con mejor iluminación.

Cómo hacer una videollamada correctamente

Cómo hacer una videollamada no siempre es fácil. Por eso, como las videollamadas se han convertido en todo un habitual para trabajar desde casa, te damos algunos consejos:

  • Cuida la ubicación. Es importante cuidar el espacio desde el que hacemos la videollamada.
  • Comprueba la conexión. Sin una buena conexión, la videollamada será un auténtico desastre. Así que es mejor que nos aseguremos de que el sonido y la imagen llegan bien. También es importante tener un enchufe cerca para cuando nos quedemos sin batería, ya que a veces las videollamadas se alargan.
  • Cuenta con buena iluminación. La luz es fundamental, por eso te aconsejamos buscar una zona de trabajo cerca de la ventana. También debemos evitar a toda costa el contraluz. No podemos poner la fuente de luz a nuestra espalda ya que solo se vería una mancha negra en la pantalla. Lo mejor es que la luz nos ilumine el rostro, y si es posible, los dos puntos de luz, uno frontal y otro lateral.

Un espacio de trabajo acogedor y profesional.

Al organizar la zona de trabajo, deberíamos el estilo de decoración de nuestra casa. Es vital adoptar una decoración de oficina cálida y acogedora. El mueble más importante para teletrabajar es la mesa escritorio, que se convertirá en nuestro nuevo accesorio de trabajo. También es muy importante cuidar la iluminación, de manera que no dañemos la vista, así como una silla de trabajo cómoda, para no acabar teniendo problemas de espalda o cuello.

Para dar más calidez a esta habitación, podemos añadir plantas para la oficina ya que aportan alegría y mucho confort.

Colores de oficina en casa

Hay colores que facilitan la concentración, como los tonos cálidos y pastel. Como color base de la oficina en casa, los tonos tierra, beige y blancos rotos son elegantes y además, te transmitirán paz y tranquilidad para poder concentrarte mejor.

Un color que siempre acierta es el azul. Este color fresco evoca agradables asociaciones con el cielo, el agua y los espacios abiertos, proporcionando calma. El azul combina bien con los tonos tierra que hemos mencionado antes, así como con colores vivos que acaben con la monotonía. Eso si, te recomendamos evitar los tonos rojizos, ya que provocan ansiedad y mayor nivel de estrés.

Otro punto importante son las plantas, ya que no solo purifican el aire, si no que está demostrado que nos relajan. Combina macetas con plantas y jarrones con flores para darle un toque vegetal a tu hogar.

¿Qué necesitas tener para trabajar desde casa?

Una mesa de trabajo

Al elegir el escritorio de casa, debemos prestar atención no solo a la longitud y al ancho de la mesa, sino también a la altura y profundidad de los muebles. El escritorio debe estar a una altura de aproximadamente 72-75 cm. La profundidad, es decir, el espacio debajo de la encimera debe ser de al menos 70 cm; esto es todo lo que necesitamos para sentarnos y poder estirar las piernas. La distancia ideal entre los ojos y el monitor está en el rango de 40-75 cm. Te recomendamos elegir un escritorio que además tenga espacio de almacenamiento.

Otras opciones en caso de no tener escritorio son la mesa de la cocina o del salón, simplemente debemos organizarnos de manera que tengamos disponible un espacio cómodo para trabajar con el portátil.

Una silla cómoda

Trabajar desde casa puede afectar a la salud de nuestra espalda. Una silla ergonómica de oficina sería lo ideal, ya que tiene altura y respaldo regulables. En caso de no tener una silla de oficina, te recomendamos escoger una silla cómoda donde tener una postura correcta a la hora de trabajar, evitando así dolores de espalda y cervicales.

Iluminación y lámparas

La iluminación juega un papel muy importante en el rincón del trabajo. La lámpara de sobremesa debe tener una pantalla ajustable y una fuente de luz agradable a la vista. Nuestra recomendación son las lámparas LED, ya que ahorran energía y no se calientan. Para el trabajo y el estudio, es mejor elegir una luz que sea similar en color a la luz del día, es decir, que esté en el rango de 3000-4000 K.

Teletrabajar: consejos y trucos

Si tu trabajo te lo permite o si quieres empezar a trabajar desde casa, te recomendamos lo siguiente:

  • Si te interesa conocer aún más sobre el teletrabajo de la mano de expertos, puedes utilizar libros como “Rework” de Jason Fried, o “Trabajar de forma remota, la oficina es innecesaria “, de Jason Fried.
  • También existen aplicaciones que facilitan que el rendimiento sea lo más eficiente posible. Por ejemplo, el método del tomate, muy simple pero efectivo (técnica de pomodoro): pon el temporizador en el teléfono u ordenador durante 25 minutos y durante ese tiempo solo podrás realizar actividades relacionadas con el trabajo. Después, descansa durante 5 o 10 minutos, tiempo en el que puedes comprobar tus emails. 
  • Al comienzo del día, es una buena idea planificar tus propias tareas. Aplicaciones como Asana, Google Keep, Wunderlist, Todoist o Nozbe son útiles en esto.
  • Vale la pena comenzar cada día con una conversación de 10-15 minutos con colegas del trabajo. La idea es interesarse los unos por los otros y así sentirse acompañados. Te recomendamos herramientas como Slack, Microsoft Teams o Skype.
  • Cada empleado debe saber a qué horas está disponible. Por ejemplo, cambia tu estado de Slack cuando vayas a comer o cuando estés en un meeting para que el resto del equipo sepa cuándo estás disponible.

Esperamos que nuestros consejos para teletrabajar desde casa te resulten útiles. ¡Regístrate en Westwing para no perderte nuestras ideas de decoración, muebles de oficina y mucho más!