Algunos edificios cuentan con patio interior. A veces este patio pertenece a la comunidad, y en otras ocasiones es parte de una vivienda. Si cuentas con un patio trasero, y tienes suficiente espacio para decorar, pero no sabes por donde empezar, estás en el sitio correcto. En Westwing sabemos cómo sacar partido a tu patio trasero con los mejores trucos de experto. Tómate un café, siéntate muy tranquila, y disfruta de estos trucos para poner a punto tu patio, y convertirlo en un oasis perfecto dentro de la ciudad. ¿Comenzamos?

¿Qué hago con mi patio trasero?

Si te ha tocado un patio trasero, estás de suerte. Estos patios cuentan con multitud de posibilidades, aunque no lo creamos. Suelen ser espaciosos, con bastante luz, y perfectos para añadir desde una mesa de comedor, hasta una zona chill out.

  1. Añade un jardín vertical

Es uno de los elementos más cómodos, y prácticos para añadir a las terrazas de ciudad. Puedes montar hasta tu propio huerto ecológico con tan solo un jardín vertical. Hay muchas marcas que hacen este tipo de jardines verticales en toda la pared, o por maceteros. Luego podrás preparar una comida con amigos con tus propias verduras.

  1. Una pequeña zona de relax

Crea una pequeña zona de descanso en este patio trasero. Puedes cambiar los clásicos muebles de metal, y añadir unos que sean algo más cómodos y acolchados. Hay muchas opciones: sofás chaise longue, en forma de ‘L’, algún puf, o sillones reclinables. La clave es que busquemos opciones que sean estilosas para el patio, pero que al mismo tiempo nos permitan estar cómodamente disfrutando de esta zona de exterior.

  1. Buena luz

La luz es muy importante en todos los patios, y también en los traseros. En este tipo de patios nos gusta ver luces tenues. Podemos repartir estas luces por la pared, o con guirnaldas a lo largo de una mesa auxiliar, por ejemplo. Un truco: si el patio recibe mucha luz, aprovéchala y añade una luz solar.

  1. Pérgola parcial

Los patios traseros suelen tener un claro inconveniente, poca privacidad. Si quieres darle algo más de intimidad, te recomendamos apostar por pérgolas que sean parciales o que se puedan mover fácilmente. De esta forma conseguimos un ambiente más privado, a pesar de vivir en un edificio; y por otro lado, se protege del sol, y de la lluvia la zona del patio trasero. La pregunta es: ¿dónde añadirla? Pues te recomendamos que lo hagas en la zona donde creas que vas a pasar más tiempo, ya sea en la de descanso, o en el comedor.

  1. Una mini piscina

Los patios traseros suelen estar casi en la planta más baja del edificio, por lo que podrás añadir sin problema una pequeña piscina hinchable. Son una opción cómoda, asequible, y perfecta para disfrutar del verano en la ciudad. Además, la ventaja es que cuando sea la temporada de otoño-invierno, podrás quitarla sin problema y aprovechar ese hueco para plantas, o lo que prefieras.

  1. Una zona para barbacoa

¿Se puede tener una barbacoa en el patio trasero? Se puede, y además, hay opciones que son casi libre de humos. Te recomendamos apostar por una barbacoa pequeña, que sea compacta y que además sea fácil de limpiar. De esta manera, podremos hacer comidas con amigos, y preparar nuestros platos preferidos casi sin ensuciar la zona del exterior.

  1. Un rincón verde

Antes te hablábamos del jardín vertical, pero hay más opciones. Podemos crear en el patio trasero, un pequeño rincón verde con algunas de nuestras plantas favoritas. Lo único que debemos tener en cuenta es el tipo de clima, y la luz solar que tenemos en el patio trasero antes de elegir las plantas. Te recomendamos que optes por plantas de hoja verde, son más duraderas, resistentes a la intemperie, y además, aptas para principiantes en jardinería.

Ilumina tu patio trasero con estas guirnaldas de exterior