Devoluciones ampliadas hasta el 31 enero 2022

bote de aceite y petalos

El uso de aceite de ricino para el pelo es un remedio clásico de la abuela del que todos hemos oído hablar al menos una vez en la vida. Pero, ¿funciona realmente? Hemos pedido a nuestros expertos en belleza que nos revelen todos los secretos de este ingrediente especial, que se utiliza en muchos productos cosméticos: descubre cuáles son sus beneficios, para qué se recomienda y también los pros y los contras. Y no olvides los consejos para utilizarlo correctamente.

Aceite de ricino: qué es y sus propiedades

Coge uno de tus productos de belleza diarios y echa un vistazo a la lista de ingredientes: es casi seguro que encontrarás aceite de ricino en él. También llamado aceite de semilla de ricinus communis, es un aceite vegetal rico en nutrientes que procede de las semillas de ricino. Aunque se originó en el África oriental tropical, hoy se produce principalmente en la India y tiene una larga historia en la industria cosmética. El aceite de ricino es rico en vitamina E, ácidos grasos y minerales, por lo que es ideal para diversas aplicaciones de belleza y curación.

  • Debido a sus propiedades emolientes y acondicionadoras, es un ingrediente muy común para los tratamientos faciales, y las mascarillas capilares hidratantes.
  • Se utiliza para tratar la piel irritada, el exceso de sebo y la caspa gracias a sus cualidades antiinflamatorias y antimicrobianas.
  • Aporta brillo al cabello porque recubre el tallo capilar con una capa protectora y tiene poder antioxidante.
  • En el cabello, las cejas y las pestañas, el aceite de ricino para el pelo también está indicado por su capacidad para estimular el crecimiento.

Aceite de ricino para el pelo -¡y más!-

Aunque no existen pruebas científicas sólidas sobre los beneficios del aceite de ricino para el pelo, es ciertamente popular en la industria de la belleza. ¿Quién tiene razón? Veamos

El 90% del aceite de ricino está compuesto por ácido ricinoleico, un ácido graso insaturado conocido por su capacidad para estimular la síntesis de prostaglandinas y, por tanto, la dilatación de los vasos sanguíneos. Aplicado sobre el cuero cabelludo, las cejas y las pestañas, el aceite de ricino favorece el flujo sanguíneo hacia el folículo, aportando oxígeno y nutrientes. Si lo utilizas con cuidado, es decir, sin que te entre en los ojos y sin excederte, es un remedio completamente natural que no tiene ninguna contraindicación particular, aparte de las intolerancias específicas.

A diferencia de otros ingredientes naturales como el romero y la vitamina B5, cuyos beneficios en el crecimiento del cabello están respaldados por estudios, hay una falta de evidencia científica sobre el aceite de ricino. Por lo tanto, no hay garantía de que el aceite de ricino haga crecer más rápido el cabello, las pestañas y las cejas, aunque es un excelente suero hidratante. Sin embargo, ten en cuenta que en ningún caso el crecimiento se produce de la noche a la mañana, independientemente de los productos o tratamientos que estés utilizando.

El punto medio

En conclusión, el aceite de ricino tiene ciertamente muchos beneficios probados, aunque la ciencia aún no ha dicho la última palabra sobre su capacidad para hacer crecer el cabello, las pestañas y las cejas. En el caso de problemas graves de caída del cabello, siempre es aconsejable consultar a un dermatólogo que pueda recomendar un tratamiento principal para complementar este remedio totalmente natural. También es una buena idea limitar los tratamientos de belleza agresivos que debilitan el cabello y más.

5 consejos pare el uso del aceite de ricino

Ahora que ya sabes todo o casi todo sobre cómo funciona el aceite de ricino para el pelo sigue nuestros consejos para una aplicación ideal.

  1. Para el pelo: el aceite de ricino puede mezclarse con otro aceite, como el de jojoba, coco u oliva. Para utilizar la mezcla, calienta el aceite en tus manos antes de pasarlo por las raíces del cabello y cepillarlo hacia las puntas. Déjalo actuar durante al menos 20 minutos y luego lávate bien el pelo. También puedes mojar tu cabello previamente para que se absorba mejor.
  2. Para las pestañas y las cejas: el aceite de ricino debe dosificarse con más cuidado. Sumerge un cepillo de rímel bien lavado en el aceite (¡no lo tires cuando se acabe el producto!) y cepilla suavemente.
  3. Tratamiento profundo: puedes añadir al aceite de ricino unas gotas de aceites esenciales de lavanda o geranio, conocidos por sus propiedades antibacterianas y antimicrobianas. Prepara una loción preparada para nutrir el cuero cabelludo, equilibrar la producción de sebo y favorecer el crecimiento del cabello.
  4. Para restaurar: si utilizas extensiones y pestañas postizas, procura tomarte un descanso durante el periodo de tratamiento y deja que tu cuero cabelludo y tus pestañas “respiren”.
  5. Haz la prueba: como con cualquier producto de su rutina de belleza, antes de empezar un tratamiento, prueba una pequeña zona de su cuerpo para comprobar tu sensibilidad.

Sigue leyendo: si has disfrutado este artículo descubre otros tratamientos naturales caseros, maravillosos para el cuidado y rutina de belleza en casa.

Almacena tu aceite milagroso y su aplicador con estos botes