Devoluciones ampliadas hasta el 31 enero 2022

Mujer aplicando scrub

Los exfoliantes son un tratamiento muy popular entre los amantes de la belleza. En el mercado puedes encontrar todo tipo de exfoliantes, desde los perfumados hasta los enriquecidos con preciosos aceites vegetales, desde los purificantes hasta los hidratantes. En definitiva, se trata de un producto diseñado para diferentes necesidades, que en un solo paso permite renovar y cuidar la piel. Para una versión aún más personalizada, en esta guía te recomendamos 10 recetas sencillas y naturales para hacer un exfoliante casero tanto para la cara como para el cuerpo.

¿Qué es un exfoliante y para qué se utiliza?

Un exfoliante es un producto cosmético diseñado para eliminar impurezas de la piel y renovar su capa superior, dejándola más brillante, suave y firme. El término “exfoliante” significa literalmente “frotar”, y se refiere precisamente al mecanismo de aplicación del producto, que se masajea sobre el cuerpo o el rostro para eliminar las células muertas. Lo ideal es utilizarlo al menos una vez a la semana para permitir que la piel respire, dejándola radiante y fresca. Es preferible utilizarlo por la noche: de este modo, no se corre el riesgo de estresar la piel exponiéndola a los rayos UV o al estrés oxidativo del smog y la contaminación.

Reglas básicas

La composición de un exfoliante es muy sencilla: debe tener una base cremosa (o aceitosa) y un componente exfoliante. Esta última puede consistir en azúcar, sal, semillas de fruta trituradas o harina de almendra, por ejemplo, pero también en partículas de origen mineral como el silicio.

Para la aplicación, es bueno recordar algunas cosas básicas:

  • Exfoliante facial: preparar la piel con un baño de vapor, para que los poros se abran y puedan purificarse más a fondo. Al masajear el exfoliante, evita el área de los ojos, donde la piel es más fina y delicada, y corres el riesgo de irritarla y enrojecerla.
  • Exfoliante corporal: humedecer la piel antes de la aplicación para conseguir los resultados deseados sin estresar la piel.

Exfoliante corporal casero: 6 recetas

Hacer un exfoliante corporal es realmente muy sencillo: necesitarás muy pocos ingredientes y muy poco tiempo. Veamos 6 recetas de exfoliación corporal casera: ¡una para cada necesidad!

Anticelulítico con café

Sí, incluso la celulitis puede combatirse con un exfoliante de uso personal. La piel de las piernas necesita una mejor circulación sanguínea: para estimularla, el café es un gran aliado porque aumenta el flujo sanguíneo, drena los tejidos y elimina el exceso de líquido responsable del efecto piel de naranja. Toma 2 cucharadas de café en polvo, 2 cucharadas de aceite de almendras y 2 cucharadas de sal y mézclalas hasta que quede una mezcla homogénea. Aplica tu exfoliante masajeándolo cuidadosamente y déjalo reposar en tu piel durante diez minutos.

Hidratante con aceite de coco

Para hidratar la piel a profundidad con un exfoliante, necesitas 200 g de azúcar moreno, 100 ml de aceite de coco y 1 cucharadita de cáscara de tilo. Mezclar los tres ingredientes y aplicar la mezcla sobre la piel húmeda, masajeando suavemente. El azúcar te ayudará a eliminar las células muertas de la piel y el aceite de coco, con sus propiedades calmantes y nutritivas, hidratará la piel en profundidad.

Refrescante con Aloe Vera

Ideal para aplicar en todo el cuerpo si se desea una exfoliación suave. Mezclar 10 cucharadas de gel de aloe vera con una taza de azúcar moreno y mezclar bien. Aplícalo por todo el cuerpo y, si quieres, úsalo también en la cara: es un exfoliante muy delicado, apto también para pieles sensibles.

Exfoliante de miel regenerador

El exfoliante de miel regenerador es adecuado para las pieles sensibles y delicadas. Tome 3 cucharadas de azúcar moreno, 2 cucharadas de aceite de oliva y 1 cucharada de miel. Mezclar los ingredientes hasta obtener una mezcla pastosa. Aplica con movimientos circulares y aclara después de unos minutos.

Con aroma a cacao y coco

El exfoliante casero de cacao y coco es un auténtico mimo perfumado. Verter en un bol 6 cucharadas de aceite de almendras, 6 cucharadas de aceite de oliva, 4 cucharadas de sal, 4 cucharadas de harina de coco, 4 cucharadas de azúcar moreno y 4 cucharadas de cacao amargo. Mezcla todos los ingredientes y disfruta del efecto exfoliante del coco y del envolvente aroma del cacao.

Exfoliación de manos

¿Manos secas y agrietadas? Prueba a preparar un exfoliante con azúcar y aceite de coco. Aplícalo en las manos, masajea y aclara. En pocos segundos habrás eliminado las células muertas y restaurado la hidratación de la piel.

Exfoliante facial casero: 4 recetas

¿Piel seca, grasa o mixta? Cada tipo de piel necesita tratamientos y exfoliantes específicos para realzar su belleza. Y no te olvides de los labios, que a menudo se agrietan por los agentes externos. Veamos 4 exfoliantes faciales caseros para cada tipo de piel.

  1. Pieles secas

    La piel seca suele ser muy fina, propensa a las rojeces y muy delicada. Sugerimos un exfoliante de aceite de oliva delicado y muy nutritivo. Mezclar 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharada de miel y 3 cucharaditas de azúcar moreno. Aplica la mezcla sobre la piel y aclara bien con agua tibia.

  2. Pieles mixtas

    Las pieles mixtas alternan zonas delicadas y secas con otras más brillantes y grasas. Para solucionar este problema, necesitarás 2 cucharadas de gel de aloe vera, 3 cucharadas de azúcar moreno, 3 cucharadas de miel, clara de huevo y limón. Masajea con cuidado y disfruta de los efectos de tu exfoliante casero.

  3. Pieles grasas

    La piel grasa se caracteriza por el exceso de brillo, las manchas y la abundancia de sebo. En este caso, puedes probar con un exfoliante de plátano: tritura medio plátano y añade una cucharadita y media de azúcar moreno, aplícalo en la cara y aclara con agua tibia.

  4. Exfoliante casero para labios

    El exfoliante casero con miel y azúcar, ¡fácil de hacer y súper rico! Mezclar 1 cucharadita de azúcar moreno y 1 cucharadita de miel hasta que la mezcla sea suave. A continuación, aplícalo en los labios con movimientos circulares y déjalo actuar durante unos minutos, después aclara. Sí, sabemos que te lo estás preguntando: ¡hasta puedes comerlo en lugar de removerlo con agua!

Si ya estás ideando una tarde de mimos y spa casero, descubre nuestra guía sobre la rutina de belleza coreana.

Descubre los mejores productos para armar un spa en casa