mujer aplicando rimel con mascarilla

¿Recuerdas los días en que una mascarilla parecía un objeto extraño? Hace tiempo que desaparecieron: ahora las llevamos con facilidad, interpretándolas a veces como un accesorio de moda. Sin embargo, su uso diario y prolongado puede causar algunas molestias en la piel, sobre todo a las personas con piel sensible. ¿Qué es el acné de mascarilla -el llamado maskne– y cómo se puede combatir? Descúbrelo en esta guía de consejos de belleza.

Maskne: qué es y qué lo provoca

La mascarilla se ha consolidado como una herramienta esencial para prevenir la infección por Covid-19. Sin embargo, este dispositivo no es ciertamente una pócima para la piel de la cara, sino todo lo contrario: en muchos casos puede ser una fuente de irritación, erupciones cutáneas y manifestaciones similares al acné. Este fenómeno tiene un nombre preciso: maskne, un neologismo que combina las palabras “acné” y “máscara”. ¿Cuáles son las causas del acné de máscara? El primer elemento es la fricción del tejido contra la cara, que puede causar descamación de la piel y pequeñas abrasiones, incluso en la banda elástica, es decir, detrás de la oreja. La mala oxigenación de la piel también crea un entorno ideal para la propagación de bacterias, lo que provoca la obstrucción de los poros y la acumulación de sebo en forma de granos y puntos negros. Los rincones favoritos de estas manchas son la barbilla, los labios y la nariz. El maskne también se debe a la respiración dentro de la mascarilla y al resultante aumento de la temperatura y la humedad: una situación que puede provocar una alteración del pH y la sequedad y sensibilización de la piel.

Remedios contra el maskne

Como puedes imaginar, las personas con pieles reactivas, muy grasas o con tendencia al acné son más propensas al maskne.  ¿Cuáles son los remedios y consejos para prevenir la aparición de granos de la máscara y la irritación?

  • Oxigenar la piel: si es posible, retira la mascarilla de vez en cuando por unos segundos. Esto permitirá que la piel se seque y recupere el confort. Si lo deseas, puedes utilizar una toallita refrescante o rociar un poco de agua termal.
  • Cuidar la higiene de la mascarilla: cuando te quites la mascarilla, ten cuidado con el lugar donde la pones. Todos cometemos errores, como colocarla en la mesa de café. No es una buena idea: las superficies pueden albergar bacterias y suciedad, que están en contacto directo con la piel y las mucosas una vez colocada la mascarilla.
  • Mejorar tu rutina de la piel: recuerda limpiar bien tu piel por la mañana y por la noche y elegir bien tu crema hidratante. Un producto demasiado cremoso y nutritivo corre el riesgo de obstruir los poros y favorecer la acumulación de sebo y otras impurezas. Elije siempre cosméticos no comedogénicos para evitar exponer su piel a las alergias.

¿Qué mascarilla utilizar para evitar el maskne?

Los granos y las irritaciones no son los únicos efectos posibles de la mascarilla. En algunos casos, pueden producirse dermatitis de contacto y otros problemas que no deben subestimarse. En este caso, es aconsejable cambiar de mascarilla y elegir productos más sensibles para la piel. Lo ideal es elegir mascarillas fabricadas con materiales de alta calidad para reducir el riesgo de irritación. Si no es estrictamente necesario el uso de FFP2 o de dispositivos de alta protección, es mejor preferir productos más ligeros, al menos en exteriores y en todas las situaciones de bajo riesgo. No olvides que la mascarilla no debe utilizarse durante demasiadas horas seguidas, especialmente durante la actividad física. Si utilizas una mascarilla de tejido lavable, límpiala a fondo después de cada uso y póntela sólo cuando esté completamente seca.

Tratamientos contra el maskne

¿Tu piel está harta de la mascarilla y ésta se ha convertido en una presencia constante? Es hora de pasar a la acción. He aquí algunos consejos para aliviar la irritación de la piel. 

  1. No subestimes la importancia de la dieta. Evita el exceso de productos lácteos, el azúcar, el chocolate y los alimentos que puedan crear alergias e inflamación. Intenta llevar una dieta equilibrada y rica en vitaminas.
  2. Apóyate en productos naturales para aliviar tu piel, como el aloe vera, que es muy eficaz para tratar pequeñas lesiones cutáneas. El aceite del árbol del té también puede ser útil por su efecto antimicrobiano, al igual que la hierba de San Juan y el aceite de onagra, que tienen efectos antiinflamatorios y antienvejecimiento, y los productos calmantes formulados con caléndula.
  3. Utiliza limpiadores y cosméticos sin alcohol, como el jabón de Alepo, para la limpieza facial diaria. También utilizar un tónico ligero a base de agua para purificar la piel sin alterar la película hidrolipídica. Y, por supuesto, puedes utilizar productos específicos para pieles grasas y con tendencia al acné. La exfoliación también es útil, siempre que sea suave: no te excedas con los exfoliantes, que pueden tener un efecto demasiado agresivo en una piel ya irritada.

Si estos cambios en los hábitos no son suficientes para reducir el maskne o la irritación recomendamos consultar con un dermatólogo.

Encuentra todo lo que necesitas para tu rincón de belleza en casa