rostro de mujer

Si estás luchando contra los puntos negros, los brillos y las erupciones en todo el rostro, quizá sea el momento de cambiar tu rutina de belleza. El primer paso para mejorar la piel grasa, que normalmente se asocia a estos problemas, es reevaluar su rutina de belleza, pero no sólo eso. Hemos elaborado una pequeña guía para ayudarte en el camino: lee nuestros consejos para interpretar las señales que te envía tu piel, descubre algunos remedios de belleza súper naturales para la piel grasa y los pequeños actos diarios que marcan la diferencia.

Características de la piel grasa

Antes de probar los remedios, es importante averiguar si realmente tienes este tipo de piel. Hemos recopilado algunas de las claves que debes tener en cuenta si buscas una respuesta a tu tipo de piel.

  • Tu rostro siempre parece brillante, incluso unas horas después de tu rutina matutina de cuidado de la piel.
  • El maquillaje no dura mucho y hay que hacer varios retoques a lo largo del día.
  • La zona T, es decir, frente + barbilla + nariz, es más problemática, con puntos negros, poros dilatados y granos.
  • También tienes sarpullidos e impurezas en el resto de la cara.

A menudo es una cuestión de genética: si tu piel es grasa, lo más probable es que sea del mismo tipo que la de tus padres. Pero no siempre es así: el exceso de sebo también puede ser el resultado de niveles elevados de hormonas, por ejemplo, durante la pubertad, en el momento del ciclo menstrual, pero también durante el embarazo y la menopausia, cuando las glándulas sebáceas se vuelven más activas.

Nuestro consejo: siempre es recomendable consultar a un dermatólogo, sobre todo si las impurezas y las erupciones en la cara afectan tu vida cotidiana.

Remedios naturales

Si tienes piel grasa no te desesperes. Prueba algunos sencillos remedios naturales recomendados por nuestros expertos en belleza.

  • Mascarilla de arcilla: para eliminar las impurezas, haz una pasta con un par de cucharadas de polvo de arcilla (blanca o verde) y agua suficiente para crear una mezcla espesa y suave. Dejar actuar durante 10 minutos y retirar con abundante agua.
  • Mascarilla astringente: para purificar la piel y reducir los poros dilatados, disuelve un cubo de levadura de cerveza fresca en un par de cucharadas de agua de rosas. Deje la mezcla en su cara durante 15 minutos y luego enjuague.
  • Mascarilla de avena y yogur: mezcla yogur blanco sin azúcar con dos cucharadas de avena. Aplicar sobre el rostro, dejar actuar durante veinte minutos y retirar con agua. Ambos ingredientes ayudan a equilibrar el exceso de sebo y a refrescar.
  • Gel de aloe vera: utilizado a menudo como remedio para las quemaduras solares, el gel de aloe también es estupendo para matificar la piel.
  • Pack de pepino: para un efecto astringente y refrescante, corta un pepino fresco en rodajas y déjalo sobre todo el rostro.
  • Tónico de agua de arroz: ¿Has hervido el arroz blanco? No tires el agua de cocción. Si no es salada, utilízala como tónico para reducir los brillos.

Pieles grasas y nutrición

Una dieta adecuada puede ser el remedio más eficaz para la piel grasa. Los estudios indican que ciertos alimentos pueden afectar a la belleza y la salud de la epidermis. Por ejemplo, los niveles bajos de vitaminas C y E, zinc, selenio y carotenoides pueden contribuir a la piel grasa. Estos nutrientes ayudan a combatir los radicales libres y estimulan la producción de colágeno. Pero veamos con más detalle qué incluir y qué evitar en las comidas cotidianas.

Sí a las frutas y verduras de temporada, que son ricas en vitaminas y minerales. Opta por los cereales integrales y los alimentos ricos en omega 3, como el pescado y los frutos secos. No tienes que renunciar al chocolate: elige el chocolate negro.

Limita el consumo de carnes rojas, frituras, embutidos y salchichas, grasas animales, harinas y azúcares refinados. También hay que evitar el exceso de alcohol.

8 pequeños hábitos que cambian tu piel

La piel grasa no es tu enemigo, al contrario, está de tu lado en la lucha contra las arrugas, ya que su sebo ayuda a proteger la epidermis. Sigue siendo importante mantener a raya las imperfecciones, pero unos pocos gestos diarios pueden ser suficientes para borrarlas o reducirlas.

  1. Lava tu cara por la mañana y por la noche o después de hacer deporte con un limpiador suave y espumoso, evitando frotar en exceso.
  2. Elije productos ligeros y no comedogénicos que no obstruyan los poros.
  3. No utilices limpiadores que contengan aceite o alcohol, que pueden irritar la piel o resecarla demasiado.
  4. Aplica un gel hidratante todos los días: aunque tengas la piel grasa, es importante mantenerla hidratada. Si tienes poco tiempo, elige un producto que también contenga FPS 30 o superior (sí, incluso en invierno). Para prevenir los granos y las erupciones, busca protectores solares que contengan óxido de zinc y dióxido de titanio.
  5. Utiliza maquillaje a base de agua y sin aceites y desmaquíllate siempre antes de acostarte.
  6. Evita tocarte constantemente la cara durante el día, ya que esto puede transferir la suciedad y las bacterias de las manos a la cara.
  7. Evita el tabaquismo activo y pasivo, ya que obstruye los poros.
  8. No apliques en exceso mascarillas, exfoliantes o remedios para la piel grasa.

Si has disfrutado esta lista de consejos y remedios, te recomendamos nuestra guía para eliminar las ojeras y bolsas y lograr la piel perfecta soñada.

Descubre los productos que ayudarán tu rutina de cuidado facial