Devoluciones ampliadas hasta el 31 enero 2022

mujer soriendo

El movimiento ayuda a nuestros músculos y los de la cara no son la excepción, mover los músculos faciales ayuda a mantener el rostro joven, siempre que se haga de forma armoniosa, sin ceder a la ansiedad y la tensión. ¿Sabías que, contra la fuerza de la gravedad, la gimnasia facial hace más milagros que el botox? Así lo demuestra el yoga facial, una tendencia de belleza que goza de gran éxito. Tan popular que se ha ganado el apodo de “yotox”: una alternativa natural al bisturí, centrada en la relajación y los movimientos suaves. Descubre con nosotros los mejores ejercicios de yoga facial ¡es fácil!

Yoga facial: qué significa y qué hace

El yoga facial es un tipo de entrenamiento de los músculos faciales. Vitaliza la piel, contrarresta las arrugas y favorece la circulación sanguínea, además de aportar una sensación de relajación. Sólo unos minutos al día prometen un efecto antiedad visible. Incluso tiene un efecto similar al de la neurotoxina Botox/toxina botulínica. Los músculos se inmovilizan y, por tanto, se relajan. Con el Face Yoga, la relajación duradera se produce de forma natural.

Los beneficios también tienen un efecto psicológico. Porque cuando se acaricia la piel y se le dan golpecitos, se liberan hormonas del bienestar. De este modo, se alivia el estrés o incluso la ansiedad y se refuerza el sistema inmune.

No sólo los estudios demuestran la eficacia del Face Yoga, también hay muchas estrellas de Hollywood como seguidores en los que se pueden admirar los efectos. Por cierto, una mujer japonesa es considerada la “inventora”: Fumiko Takatsu aplicó los principios del Hatha Yoga a los músculos faciales. Quería compensar los daños causados a su cara en un accidente. Así que también puedes ver los efectos del yoga facial en ella.

Beneficios del yoga facial

¿Qué resultados se pueden conseguir con el yoga facial? Los beneficios son numerosos: esta sencilla técnica mejora la microcirculación, la oxigenación y el tono de los tejidos, entrenando incluso los músculos más “perezosos” del rostro. El entrenamiento combina ejercicios de tonificación con los beneficios del masaje, la relajación y la respiración profunda: de este modo se consigue un efecto lifting natural y se contrarrestan las tensiones que suelen acumularse en la frente, alrededor de los ojos y en la zona de los labios y la mandíbula.

A nivel estético, puede esperar una tez más radiante, una mirada más abierta y relajada, una piel más suave y elástica y un aumento natural del volumen de las mejillas, los labios y los pómulos. Sin duda vale la pena probarlo.

Cuándo hacer face yoga

Lo bueno del yoga facial es que se puede hacer en cualquier momento, sin coste alguno y sin necesidad de esterilla, equipo o mucho espacio. Todo lo que necesitas son tus dedos y un poco de concentración para realizar los movimientos correctamente. También se puede hacer gimnasia facial en el coche, frente al ordenador, mientras se camina o frente al televisor, pero lo ideal es “entrenar” frente a un espejo.

Si puedes elegir el momento del día, te recomendamos que lo hagas por la mañana para “despertar” suavemente tu rostro. El ejercicio nocturno antes de acostarse es menos adecuado: es mejor dejar descansar los tejidos que “activarlos” a última hora del día. Antes de empezar la sesión de yoga facial, puedes aplicar un poco de crema o aceite hidratante, sobre todo donde la piel es más fina, es decir, alrededor de los ojos: en cuanto a los sérums u otros tratamientos específicos, lo ideal es posponer su aplicación después del yoga facial, para mejorar la absorción de los ingredientes activos que contiene el producto.

En cuanto a la duración del “entrenamiento”, unos diez minutos al día son suficientes. Al cabo de unas semanas -un mes aproximadamente- debería empezar a ver los primeros resultados: un rostro más tonificado, una tez más luminosa y, en el mejor de los casos, una reducción de las pequeñas líneas de expresión.

Los mejores ejercicios de yoga facial

¿Has decidido llevar tu rostro al “gimnasio” para mantenerlo joven? A continuación, te presentamos unos sencillos ejercicios de yoga facial que puedes hacer en casa.

Miniestiramiento facial

¿Qué tal un rápido estiramiento con efectos de lifting facial?

  • Levanta el brazo derecho a 45 grados, manteniéndolo en línea con el cuerpo
  • Extiende el otro brazo hacia el techo y dobla el codo alrededor de la cabeza
  • Coloca los dedos anular y mayor entre la punta exterior de la ceja y el ojo derecho y tira suavemente de la piel hacia arriba
  • Inhala y dobla la cabeza hacia la izquierda, teniendo cuidado de no levantar los hombros
  • Mantén la posición durante unos segundos y luego baja los brazos exhalando
  • Cambia de lado y repite el ejercicio, relajándote unos segundos – preferiblemente con los ojos cerrados – entre cada repetición.

Un cuello elegante

¿Sientes alguna tensión extraña en el cuello, debido al ordenador, al teléfono móvil o a unos hábitos demasiado sedentarios? Intenta contrarrestarlos con este ejercicio.

  • Entrelaza las manos y estira los brazos frente a ti
  • Gira la cara hacia la derecha e inclínala 45 grados hacia arriba, frunciendo los labios como si estuviera soplando un beso
  • Vuelve a llevar la cara al centro y repite el ejercicio hacia la izquierda.

Rostro de retoño

Sonreír es bueno para ti. ¿Te has olvidado de hacerlo últimamente? ¡Puedes compensarlo con el yoga facial!

  • Frente al espejo, abre la boca como si estuvieras sonriendo, con los labios hacia arriba
  • Coloca los dedos índices a los lados de la boca para “corregir” cualquier asimetría
  • Piensa en algo muy sabroso y levanta la lengua hacia la derecha y luego hacia la izquierda. El efecto de bienestar es inmediato.

Un último consejo: no ejerzas demasiada presión sobre el rostro y no “estires” la piel bruscamente con los dedos. Recuerda que los tejidos faciales son delicados, ¡aunque hayan sido “entrenados” por el yoga facial!

Crea el perfecto ambiente de relejación con estos productos