candy-bar-pastel

Una parada dulce es perfecta para los bocados más exquisitos en cualquier celebración que se precie, ya sea una fiesta de cumpleaños, una boda, un bautizo… Pero, además, si se trata de una candy bar la ecuación se llena de estilo, energía, vibración y color. Nos encanta este imprescindible para las fiestas y, la buena noticia, es que podrás hacerlo tú mismo con un poco de ingenio y los sencillos trucos que desde Westwing hemos preparado para ti.

Únete a lo grande a la filosofía DIY y prepara una candy bar para la fiesta del año. ¡Será inolvidable!

Candy bar: en busca de la mesa de golosinas perfecta

Como es lógico, el primer paso para preparar nuestra candy bar es elegir la mesa adecuada que ocupará el rincón más dulce de la fiesta.

Normalmente, las candy bar no se preparan sobre mesas de dimensiones excesivas, de lo contrario, el efecto estético no será el que buscamos. Como veremos más adelante, es preferible que a diseñemos aportando alturas, antes de elegir una mesa demasiado grande.

Por supuesto, el tipo de mesa que elijamos debe ir acorde con el tipo de evento y la decoración que se haya elegido para la fiesta. Lo bueno es que las candy bar realmente admiten una gran variedad de posibilidades, desde un mueble vintage único que haya sido recuperado, como un bonito escritorio antiguo, hasta opciones más modernas, frescas y minimalistas, como mesas de efecto colgante, palés o sencillos tableros de madera al natural que quedarán impecables.

Si no quieres que sea la mesa la que cobre protagonismo, entonces haz que tome el relevo el mantel y elige uno con los motivos de la ceremonia: monocromo, con estampados geométricos o en suaves tonos pastel. ¡Y que llegue hasta los pies!

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Candy bar con distintas alturas

Como avanzábamos al inicio, más que dotar de muchos centímetros de superficie a nuestra mesa, para preparar la candy bar perfecta lo preferible es crear alturas y jugar con ellas hasta generar un efecto de armonía y completitud.

Sobre tu mesa, coloca cajas de madera al natural, tarros de cristal tamaño XXL, combinados con otros de distintas dimensiones y añade, por supuesto, elementos ornamentales delicados que ayudarán a sumar color y dar un toque único al conjunto. Los terrarios, las flores y las luces son perfectos para ayudarnos en esta tarea.

Si quieres dar el toque de gracia definitivo, apuesta por algún elemento de lo más original: un soporte único para tus vistosos cupcakes o un dispensador de bebidas.

Una candy bar armónica que rezuma estilo

Para conseguir ese efecto “wow” de las candy bar que saben ser el perfecto acompañamiento de la decoración, debemos elegir una gama cromática acorde al resto del evento. A partir de ahí, todos los elementos que incluyamos en la candy bar deben ir en esa dirección. Algo que nos ayudará a elegir nuestras golosinas: ¡los colores! ¿Te has decantado por una gama de amarillos, blancos y ligeros toques verdes? ¡Pues selecciona solo las gominolas y dulces capaces de proporcionarte este efecto! El resultado dejará prendados a tus invitados.

Candy bar temática para las fiestas más divertidas

Otra opción es una decoración temática. ¿Has preparado una terrorífica fiesta de Halloween en casa? ¡Entonces los naranjas, los blancos y los grises oscuros serán los protagonistas de su candy bar y tus golosinas seleccionadas! Calabazas, velas, telas de araña y murciélagos muy dulces y deliciosos para los bocados más originales. ¿O quizás es la tuya una fiesta psicodélica llena de color vibrante y espirales que se convierten en piruletas? Sea como sea, elige la tuya y que la imaginación vuele. Una candy bar temática te ayudará a marcar la diferencia.

La parte práctica de toda candy bar

Hasta ahora hemos dado rienda suelta a nuestro lado creativo y eso es genial. Pero, además de saber cómo será la decoración, la gama cromática y el tipo de diseño elegido para tu candy bar inolvidable, la logística que pide la preparación de una mesa de golosinas de este tipo nos exige prestar atención a algo muy práctico y que no puede fallar: ¡la lista de la compra!

¿Sabes ya con todo lo que deberás hacerte para preparar la candy bar perfecta? Desde Westwing te traemos algunos elementos que suelen ser un auténtico must. Tenerlo en cuenta, te ayudará también a elaborar un presupuesto realista y plenamente adaptado a las necesidades del evento.

Calcula que lo habitual para una mesa de golosinas en la que contemos con hasta 30 invitados es común necesitar hasta 7 kilos de golosinas de distintos tipos, colores, formas y sabores. ¡Si es que la variedad es uno de los aspectos que más nos conquistas de las candy bar!

Encuentra grandes variedades en golosinas

¿Tienes invitados veganos o celíacos? ¿Quieres montar una fiesta comprometida? ¿Prefieres las golosinas saludables? Golosinas veggie, sin gluten, sin grasas trans, de fabricación europea… Realmente el mercado de las golosinas es un mundo y, antes de seleccionarlas, también deberás prestar atención a las necesidades de tus comensales. Otro criterio de selección más, añadido al temático y al cromático que completan tu decoración.

Golosinas, pasteles, helados y cupcakes, la variedad de dulces nos llena la vista, las expectativas y el paladar. Apostar por una mezcla así suele ser todo un acierto en las candy bar. Otra cuestión de importancia es tener en cuenta los materiales y accesorios, además de las golosinas, que no podrán faltar en tu lista de la compra y que deberás incluir en tu presupuesto global. Jarrones con flores, letras, tarros de cristal, velas XXL, un cartel personalizado, un collage con fotos, una trasera decorativa con tela, abanicos o cintas crepé, guirnaldas decorativas y guirnaldas de luces, caminos de mesa, pajitas de papel, servilletas, botellas, cajas… ¿Has hecho ya tu listado personalizado?

Estamos seguros de que con todas estas recomendaciones que desde Westwing hemos preparado para ti, ya solo queda que dejes volar tu imaginación y disfrutes creando la explosión de color y sabor que toda candy bar debe llevar consigo.