microfono y vasos

Los libros de firmas para boda, la decoración, la organización de las mesas… Todos estos elementos son importantes a la hora de organizar una boda, pero ¿y los discursos de los novios? Los discursos de boda son muy populares y comunes en las bodas. Los novios durante el momento de la ceremonia de boda se dedican unas palabras, que es lo que se conoce como discurso de boda. Para muchos este momento es muy incómodo. Por eso, para que puedas disfrutar del día de tu boda y expresar lo que sientes te damos algunos consejos.  

Cómo escribir el discurso de boda 

El discurso de boda requiere de tiempo y reflexión, por lo que te aconsejamos que no lo escribas el mismo día o dos días antes. Lo primero para hacer un buen discurso de boda es ir añadiendo en un borrador, tus sentimientos, pero de manera aleatoria. Luego en otro papel iremos conectando ideas y organizando qué cosas queremos decir antes o después.  

Una vez tengamos claro qué vamos a decir, es el momento de pensar en el tono. Podemos optar por un tono más de humor, más emotivo o combinar ambos. A partir de aquí ya podemos ponernos a elaborar detenidamente el discurso de boda. Si vemos que no sabemos cómo estructurarlo, podemos pedir ayuda a alguna persona de confianza que sepamos que escribe bastante bien.  

¿Es buena idea acudir al humor? 

Sí, pero siempre debemos hacerlo desde el respeto y sin contar intimidades delante de los invitados. Se trata más bien de una herramienta para romper el hielo y sentirnos a gusto al leer el discurso. Te aconsejamos que el resto del discurso de boda sea más bien emotivo.  

Tener presente a los invitados y a los que no están 

Es importante que en el discurso hagamos mención a los invitados. Agradecer a los que han venido, a personas señaladas en nuestra vida y por supuesto a aquellos que no están y se han ido antes de tiempo. Tampoco debemos llevar el discurso al drama, simplemente hacer una especial mención.  

Discursos breves y con un lenguaje entendible 

Los discursos de boda deben ser bastante concretos y sin excederse demasiado, si no podemos caer en el error de aburrir a nuestros invitados. Otro factor que debemos tener en cuenta es la utilización de un lenguaje estandarizado para que todo el mundo pueda entenderlo. En el caso de que a la boda acudan personas extranjeras con otros idiomas, deberíamos hacer otro discurso o que alguien lo pueda reproducir en ese idioma para que todo el mundo de sienta cómodo.  

Ensaya el discurso para que disfrutes de la boda 

Una boda es una celebración muy especial para los novios, por lo que es imprescindible que se sienta cómodos, incluso en sus discursos de boda. Por eso, practica bastante antes de ir a la boda y siempre lee un discurso con el que te sientas cómodo y seguro. Un consejo: es mejor que seamos breves y estemos a gusto, a que leamos un discurso muy largo y estemos demasiado nerviosos.  

¿De qué hablo en el discurso de boda? 

Intenta ser lo más sincero posible sin caer en intimidades, temas muy polémicos, política o humor que no siente bien a todos. Al final, los discursos de boda son meramente un pequeño texto que simboliza el amor de la pareja en la ceremonia.  

Si no tienes muchas ideas sobre a qué recurrir para escribir el discurso de boda te damos algunas ideas:  

  • Libros: busca textos bonitos o fragmentos en algunos de vuestros libros favoritos.  
  • Canciones: todas las parejas tienen una canción con la que se sienten representados, ya sea porque se conocieron escuchándola; porque les trae recuerdos de algún viaje juntos o simplemente porque se sienten identificados con el texto.  
  • Viajes: si algún país os ha marcado en vuestra relación, puedes hacer un discurso basado en eso.  

Consejos para evitar los nervios en el discurso de boda  

  1. Fija la mirada en tu pareja: esto es un truco muy sencillo y que suele tranquilizar a los novios. Mientras lees, piensa que es la única persona en la sala, y así podrás leer el discurso de boda mucho más relajado.  
  2. Lo importante es disfrutar: esto es vital para poder disfrutar del momento de la boda desde el principio, incluso al leer el discurso de boda.  
  3. Habla lento y pausado: cuando estamos nerviosos, nos bloqueamos y solemos equivocarnos con más frecuencia. Para que esto no te suceda, aunque estés nervioso, lee pausadamente y con el tiempo que necesites. Por eso, se recomienda que los textos no sean demasiado extensos.  
  4. Alza la copa al terminar el discurso: es un símbolo de que se ha terminado el discurso, y una buena manera de acabar con el silencio en la sala.  

Si quieres saber más sobre cómo organizar una boda, tienes que leer los artículos que te hemos preparado en Westwing. Mucha decoración, ideas sobre las invitaciones y mucho más, ¿te animas a descubrirlo?