Edificio con hiedra y plantas en la fachada

Biomimética. ¡Qué palabreja, ¿verdad?! Puede que te suene algo extraña o pienses que es algún invento de nueva creación, pero para nada es así. El genial arquitecto Antoni Gaudí ya vaticinó hace un siglo: “el arquitecto del futuro se basará en la imitación de la naturaleza, porque es la forma más racional, duradera y económica de todos los métodos”. En esto consiste la biomimética: diseñar y aplicar estrategias sostenibles inspiradas en la propia naturaleza. Para saber más sobre este “nuevo-viejo” concepto, Carlos Sáez, de Biomimicry Iberia, nos explica las claves de la biomimética. Un camino hacia la innovación con el medio ambiente como protagonista. 

La sabia Naturaleza 

La biomimética es obtener soluciones a cualquier problema técnico siguiendo las estrategias probadas y optimizadas por la Naturaleza a lo largo de 3.800 millones de años de evolución. La Naturaleza es sabia y cuenta con un sinfín de estrategias sostenibles, como la utilización eficiente de los recursos naturales, los procesos cíclicos en los que nada se desperdicia, la capacidad de adaptarse a un entorno cambiante, etc. Entonces, ¿por qué no aprender de ella aplicándola a nuestras casas y objetos? Leonardo Da Vinci ya lo hizo en su día al crear artilugios voladores imitando las alas de los pájaros, por ejemplo, y hoy en día, la biomimética sigue aplicándose por todos aquellos creadores que persiguen la máxima sostenibilidad a través del ecodiseño

¿Cuándo surge el concepto de biomimética? 

A pesar de existir numerosos ejemplos de bioinspiración a lo largo de los últimos 200 años, la disciplina de Biomimicry (Biomimética en castellano) surge aproximadamente hace 20 años, cuando Janine Benyus (Montana, EE.UU.) escribe el primer libro sobre Biomímesis y, junto con Dayna Baumeister, desarrollan una metodología aplicada al diseño sostenible de productos y procesos. A partir de aquel día, se multiplicaron los estudios y consultorías sobre innovación y biomimética, un movimiento que no para de captar adeptos a lo largo y ancho de todo el planeta.

Biomimicry Iberia forma parte de este movimiento. Carlos Sáez nos cuenta que es Biomimicry Iberia: “Se trata de una red de profesionales innovadores con un objetivo común: promover la naturaleza como modelo y fuente de inspiración en nuevas tecnologías e innovación sostenible para resolver los retos que se nos presentan, a través de nuestros colaboradores (biólogos, arquitectos, diseñadores, ingenieros…) y los servicios profesionales de innovación, consultoría y educación que ofrecemos.  

Edificios biomiméticos famosos 

  • El Eastgate Centre, en Harare (Zimbabwe), está inspirado en el funcionamiento de los nidos de termitas situados en el desierto, que utilizan sistemas de túneles subterráneos para enfriar el aire sin necesidad de energía y, de esta forma, mantener una temperatura adecuada en el nido.  
  • La basílica de la Sagrada Familia y el edificio de La Pedrera, en Barcelona (España), son dos buenos ejemplos de cómo el arquitecto Antoni Gaudí replicó formas inspiradas por la naturaleza en sus espacios. Otro ejemplo es el ático de la Casa Batlló, cuyo techo está inspirado en las vértebras de una serpiente, lo cual da mayor flexibilidad para no limitarse a las líneas rectas y esquinas, según nos cuenta Carlos Sáez. 
  • El edificio Chicago Spire, en Chicago (Estados Unidos), se basa en la torsión de un torso para conseguir muy buenos resultados frente a vientos fuertes. 
  • El Estadio Nacional de Pekín también se construyó según la biomimética con una estructura de acero que asemeja los nidos de los pájaros. 

10 gestos para aplicar la biomimética en casa 

  1. Implementar soluciones y mecanismos que nos permitan utilizar los recursos disponibles (agua, radiación solar, viento…) de una forma optimizada y razonable. Suministrar la casa con energías renovables  es un básico de la biomimética.   
  2. Generar el mínimo de residuos y que, a su vez, estos sirvan como recursos para otros procesos (compostaje, reciclaje selectivo de residuos…).  
  3. Elegir materiales eco. La biomimética sigue el sistema de la Naturaleza, que crea materiales de forma aditiva, mezclando recursos disponibles localmente a través de procesos químicos no tóxicos, no como la industria, que generalmente se basa en procesos substractivos en los que buscamos separar o transformar elementos utilizando energía (por lo general recursos fósiles) o productos tóxicos, algo que lógicamente no es sostenible. 
  4. ¿Sabías que hay patrones y formas más biomiméticos que otros? Por ejemplo, las rayas blancas y negras, que en la Naturaleza permiten una mejor gestión del calor corporal en las cebras. O las espirales, que optimizan la distribución de elementos en un cierto espacio, como lo hacen las semillas en una flor de girasol. 
  5. Dale larga vida a tus objetos y reutilízalos tanto como puedas. ¿Un ejemplo? Los muebles con palets. Y si debes comprar objetos nuevos, apuesta por piezas que tengan materiales reciclables.
  6. Persigue una casa ecológica donde minimices el uso de plásticos, porque no hay plásticos en la Naturaleza. Cámbialos por otros materiales naturales como pueden ser los textiles orgánicos, el barro, etc. 
  7. Apuesta por hacer tu vida más natural pero también la de tu familia y amigos regalándoles objetos eco. Cuantos más protejamos e imitemos la Naturaleza, más cuidaremos nuestro planeta, nuestra vida y nuestro bolsillo. 
  8. Olvídate de coches y camina. Busca el nivel 0 de contaminación. Los beneficios que obtendrás son inmejorables. ¿Y si debes ir muy lejos? La respuesta es única y clara: apuesta por la movilidad sostenible
  9. Apuesta por el mobiliario inspirado en la naturaleza. ¿Un ejemplo? Sillas como la del diseñador Joris Laarman, que creó asientos con una estructura basada en el diseño óseo para que fueran livianas pero muy resistentes y cómodas.  
  10. Elegir mobiliario de líneas curvas porque en la Naturaleza no hay líneas rectas. Evitarás golpes, ganarás espacio, armonía y además… está de moda. 

Las últimas tendencias apuestan por un estilo de vida más eco friendly. Por ello, no es extraño que la biomimética tenga cada día más adeptos, ¿verdad? Es un concepto muy relacionado con el sentimiento natural de las personas de sentirse parte del entorno y de la comunidad a la que pertenecen. Y no existe mayor comunidad que nos conecte a todos los seres vivos que la propia Naturaleza. 

¡Déjate inspirar por la naturaleza!